Qué es el CIES, el instituto de analistas del fútbol que dice que Mason Mount vale más que Messi

Yahoo Deportes
Sede del CIES en el palacio Peyrou de Neuchâtel, Suiza. Foto: Twitter @sportCIES
Sede del CIES en el palacio Peyrou de Neuchâtel, Suiza. Foto: Twitter @sportCIES

Al oír el nombre, puede que lo primero que te venga a la mente son las bellísimas islas gallegas de playas paradisiacas frente a la costa de Vigo a las que posiblemente hayas ido alguna vez de vacaciones (y si no, deberías). Pero no tiene nada que ver: CIES son las siglas del Centro Internacional de Estudios del Deporte; la S es porque está en francés, ya que tiene la sede en Neuchâtel, en la parte occidental de Suiza. Aunque se ocupan también de otras actividades, es su Observatorio del Fútbol la sección que, sin duda, les da más trabajo y fama.

De hecho, una de sus actividades más destacadas es la publicación, dos veces al año, del listado en el que estiman el valor de mercado de los 100 futbolistas más cotizados de las cinco grandes ligas europeas. En general tiene bastante prestigio porque se le considera una aproximación a la realidad muy fiable e imparcial a partir de la investigación sobre los hechos recientes. Pero en su última clasificación, publicada a principios de esta misma semana, aparecen datos que, aunque si se evalúan fríamente tienen sentido, resultan como mínimo sorprendentes.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Mosquea, por ejemplo, que Cristiano Ronaldo aparezca tan abajo como en el puesto 70º, aunque sus 35 años parecen justificar los aparentemente escasos 62,8 millones de euros en que lo valoran. También extraña que Leo Messi esté en el lugar 22º, por detrás de figuras emergentes como Mason Mount, el centrocampista del Chelsea al que ya comparan con Lampard pero que, a sus 21 años, aún no ha tenido tiempo de hacer gran cosa. Pero claro, el crack argentino pasa ya de los 32 y además está en su último año de contrato en el Barça, por lo que parece poco probable que nadie quisiera pagar ahora mismo más que los 100,1 millones que cotiza.

Otros datos del listado llaman también la atención, pero menos. Como por ejemplo que el jugador más valioso sea Kylian Mbappé, por quien el PSG podría aprovechar que aún es jovencísimo y que le queda contrato hasta 2023 para llevarse casi 260 millones si le vendiera ahora. O que para encontrar un español haya que bajar hasta el puesto 21º en el que está Rodrigo Hernández, por quien el City podría sacar algo más de 100 millones. O que el primero de nuestra Liga (y octavo del total) sea el azulgrana Antoine Griezmann, quien pese a su campaña más bien discreta parece haberse revalorizado y ahora, si se marchara, dejaría en las arcas culés 136 kilos.

¿Quién está detrás de todas estas cifras? Analicemos a los analistas. El CIES se fundó en 1995 tras un acuerdo entre la FIFA, la Universidad de Neuchâtel y las autoridades del municipio y del cantón que lo rodea. Se define como una fundación dedicada a la investigación y a la educación sobre el mundo del deporte, que también ofrece servicios de consultoría. En principio, el toque académico y el hecho de que esté respaldado por las autoridades helvéticas, neutrales por definición, le da ciertas garantías. También ayuda que su sede esté en una ciudad que cuenta con un equipo, el Xamax, de cierta importancia histórica pero actualmente venido a menos y lejos de los grandes de Suiza, no digamos de Europa.

En la división futbolística son cuatro gatos. Literalmente. Raffaele Poli, Roger Besson, Loïc Ravene y Andrea Pessina son los especialistas que se encargan de elaborar los informes, si bien es cierto que reciben ayuda del resto del personal. Curiosamente, ninguno de los cuatro proceden del mundo del fútbol: los tres primeros son doctores universitarios en campos como la geografía o las ciencias sociales que se han encargado de desarrollar la metodología, mientras que el cuarto es el gestor de la base de datos a partir de la cual se obtienen los resultados concretos.

Su tarea, aseguran, es puramente estadística. La definen como “el análisis demográfico del mercado laboral de los futbolistas, el análisis técnico de su rendimiento y la estimación científica del valor de los traspasos”. En cualquier caso, por si quedan dudas sobre su transparencia, no tienen reparos en exponer públicamente los criterios que utilizan. Para estimar el valor de un jugador tienen en cuenta variables abundantes, algunas de las cuales afectan al propio deportista (edad, duración del contrato, estatus de internacional, rendimiento reciente...), otras al club en el que juega (situación económica y deportiva en las últimas temporadas) y otras al contexto global de la economía, considerando factores como la inflación. Teniendo todo esto en cuenta, aseguran tener una tasa de acierto de en torno al 85 % con respecto al desembolso en los fichajes que luego se han producido en la realidad.

Por eso, los datos que generan y publican son muy valiosos y pueden llegar a condicionar negociaciones tanto de compraventa de futbolistas como de renovación de contratos, o yendo más allá, para operaciones más complejas: gestiones de seguros, cambios de propietario de clubes, etcétera. No obstante, insisten en que su objetivo es reflejar la realidad, no influir en ella. No tienen detrás a nadie presionando para que salgan unos resultados concretos, aunque no niegan que en ocasiones han trabajado como asesores de la propia FIFA, la UEFA y algunos clubes de renombre, incluyendo el Chelsea, el City, el Benfica... y el Atlético de Madrid. De hecho, presumen de ello, ya que lo consideran una muestra de la fiabilidad de sus datos que les da más prestigio.

Por supuesto, como todo el mundo, el CIES y su sistema también reciben críticas. La más obvia es una consecuencia clara de sus virtudes: presenta una cantidad ingente de datos bastante objetivos... pero se limita a eso, mostrándolos en bruto, sin dar una interpretación de su significado ni tan siquiera pautas para entenderlos. Por otra parte, también se señala como defecto que está centrado exclusivamente en las cinco grandes ligas de Europa, que ciertamente son las de mayor poderío del mundo... pero dejan fuera todas las demás, con la posibilidad de que pase desapercibida alguna estrella emergente, pongamos el próximo crack sudamericano, capaz de romper el mercado.

En cualquier caso, por ahora el Observatorio es una de las herramientas más eficaces que se han desarrollado en esta materia. Su independencia y su, por ahora, alto rigor lo avalan. Así que, si te interesa saber cómo está el mercado en el mundo del fútbol, cómo puede evolucionar y cuánto puede costar esa figura que anhelas para tu equipo favorito, no podemos dejar de recomendarte que abras bien los ojos si ves las siglas CIES en una noticia deportiva.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias