Las dos caras de Manchester City: su poderío ofensivo y la inestabilidad en defensa

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·2 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Manchester City ganó el partido de ida de las semifinales de la Champions ante Real Madrid por 4-3, un resultado que como nunca puso en evidencia las virtudes y deficiencias del equipo de Pep Guardiola.

El conjunto ciudadano no deja dudas cuando ataca, con un estilo único que le permite llegar al arco contrario cada vez que se lo propone. Del otro lado del campo, como contraste, a veces no es lo suficientemente confiable. Y en una competencia como la Champions y contra un rival como el Madrid, le puede costar demasiado caro.

Todo eso quedó sintetizado en el partido en el Etihad Stadium, donde el City pudo haber sentenciado la serie, pero, en cambio, le permitió una y otra vez al Madrid meterse en partido, producto de algunas desatenciones en defensa, tanto individuales como colectivas.

El Cholo Simeone recibió una lluvia de críticas después de emplear una táctica sumamente defensiva en Mánchester para la ida de los cuartos de final. Lo unico que queda claro con este partido es todo lo que hubiese sufrido el Atlético si utilizaba una táctica más ambiciosa.

Cuando juega como local, el City no suele perdonar en ataque: ha anotado la mayor cantidad de goles en esa condición tanto en la Premier como en la Champions. El Madrid de Ancelotti prefirió no meterse atrás y lo pagó.

Para los diez minutos de juego, el equipo de Guardiola había sacado una diferencia de dos goles gracias a De Bruyne y Gabriel Jesús. Y pudieron ser más de no haber sido por los yerros de Foden y Mahrez.

El conjunto inglés nunca cesó en sus intentos de llegar al arco contrario y se fue con cuatro goles en el bolsillo. Una suma abismal, que debería haberlo dejado a un paso de su segunda final consecutiva de Champions. Sin embargo, los errores defensivos se hicieron presente en momentos cruciales.

En el primer tiempo, la zaga del City le permitió a Benzema poner el 2-1 parcial cuando el Merengue había hecho poco y nada en el partido. En el complemento, mientras tanto, cuando el dueño de casa nuevamente se proponía dar el paso hacia adelante, un error de cálculo de Fernandinho y una mano de Laporte apagaron la alegría de los hinchas.

El 4-3 deja la serie abierta y al equipo de Guardiola con un sabor amargo al saber que podía haberse llevado algo más de su estadio. Los que seguro festejaron, sin embargo, fueron los hinchas neutrales: este fue el partido de semifinal de Champions con más goles de la historia.

Foto: Lynne Cameron - Manchester City/Manchester City FC via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente