El City sufrió un sorpresivo golpe ante Southampton y quedó eliminado

Getty Images

La visita al St. Mary's Stadium fue oscura para Manchester City, este miércoles. Por la EFL Cup, mostró un desempeño flojo y ajeno a su ideal, que lo aprovechó Southampton para ganarle por 2-0 y eliminarlo en los cuartos de final de la competición.

Para este compromiso, Pep Guardiola alineó un equipo alternativo, en el que apareció el argentino Julián Álvarez como el referente en el ataque. En parte, también lo hizo con la mirada centrada en el clásico de este sábado con el United, por la Premier League, en la que sigue de cerca el liderazgo.

Más allá de las piezas que colocó desde el arranque, el Celeste no alteró su idea y salió dispuesto a imponer condiciones. Pero esto, apenas fue una sensación, ya que se encontró con unos Santos combativos y seguros en disputarle la pelota, sobre todo, en la zona media del campo.

Esta estrategia fue muy útil para los locales, que pasaron de verla apropiada para neutralizar a su rival a ser la adecuada para romper el cero. A los 23 minutos, después de un mal pase de Sergio Gómez en la mitad, Lyanco cortó el envío, corrió por la banda derecha hasta lanzar un centro, para que Sekou Mara se anticipe a Kyle Walker y remate bajo al primer poste.

Con la apertura de la cuenta, los dueños de casa ganaron una motivación suficiente para no solo mantener su plan, sino también reafirmarlo. En tanto, los Ciudadanos comenzaron a profundizar sus propias dudas al no encontrar la manera de darle su sello al juego.

Fue entonces, a los 28', cuando los últimos campeones de la Premier padecieron un segundo golpe tan temprano como condenatorio en el encuentro. Gracias a un gol fenomenal de Mousa Djenepo, quien probó un disparo lejano y que superó la altura del arquero Stefan Ortega, el conjunto de Nathan Jones estiró distancias.

Al segundo tiempo, Guardiola recurrió a los nombres fuertes del banco de suplentes, como Kevin De Bruyne y Erling Haaland, para darle peso ofensivo a su equipo y lograr una reacción inmediata para, al menos, alcanzar el empate en el tramo final.

Sin embargo, no fue el día para el elenco ciudadano. Lejos de su nivel habitual en el último tercio, le faltó claridad para proveer de situaciones a sus principales delanteros, el noruego y Álvarez, aun en los minutos finales. Esto, a su vez, se dio por la firmeza del colero del torneo en el bloque defensivo.

Así, el City se despidió de la competición y se quedó sin el título por segunda vez al hilo, después de haber dominado durante cuatro temporadas seguidas. Ahora, le tocará dar vuelta la página en derbi con el United, que le podría resultar un gran estímulo para presionar a Arsenal en la cima del campeonato.

Foto: Getty Images