El City venció a Fulham en el último suspiro y sueña con el liderazgo

ADRIAN DENNIS/AFP via Getty Images

Manchester City debió dejar todo y más para festejar en el Etihad Stadium. En un partido que debió afrontarlo gran parte con un hombre de menos, superó a Fulham por 2-1, sobre el final, con goles del argentino Julián Álvarez y Erling Haaland, para meter presión en lo alto de la Premier League.

Hacia este encuentro, los Celestes llegaban con dos triunfos consecutivos, tras la caída con Liverpool, en Anfield, la única en el campeonato. Para este juego, no hubo otro objetivo en mente que mantenerse por la línea victoriosa, lo que plasmaron de inmediato en el campo.

Desde el primer momento, y como es habitual, se hicieron con la posesión de la pelota, para que, en cuestión de apenas tres minutos de juego, generen peligro en el arco rival. Fue Bernardo Silva quien se encargó de esto, con un tiro colocado, dentro del área, que detuvo Bernd Leno.

Fue entonces cuando, a los 16', destrabó la igualdad y de la mano de Álvarez. El delantero argentino, que se hizo cargo del centro del ataque, ante la suplencia de Haaland, se desmarcó hacia la derecha, recibió un pase entre líneas de Ilkay Gündogan y, una vez dentro del área, sacó un disparo fuerte y arriba, para superar al arquero.

El conjunto de Pep Guardiola se acercó al segundo, a través de John Stones, pero a éste se lo anularon por offside. Sin embargo, de manera sorpresiva, recibió dos golpes seguidos y certeros, antes de la media hora: Joao Cancelo fue expulsado por cortar una jugada prometedora de gol, lo que ocasionó un penal y que Andreas Pereira aprovechó para igualar.

Tras el empate, y lidiando con el hombre de menos, los últimos campeones del torneo inglés trataron de mantener sus formas. De hecho, insistieron para recuperar la ventaja, para lo que la Araña colaboró con sus movimientos en la ofensiva, y finalizaron el primer tiempo con un 73.6% de tenencia y 10 tiros intentados (cuatro a portería).

La tónica se mantuvo en el complemento, aunque debió aparecer Haaland para alimentar las esperanzas por los tres puntos. El noruego ingresó por el argentino, a los 64 minutos, y tuvo un efecto inmediato. Primero, con un lanzamiento cercano y luego con una anotación de cabeza, la que, para su mala fortuna, fue invalidada por un fino fuera de juego.

En los minutos finales, el City se vio atraído por la lateralización y el envío de centros hacia su referente de área, una vía que no resultó. Pero, su feroz insistencia tuvo recompensa en tiempo de descuento: Kevin De Bruyne fabricó un penal y el atacante ex Borussia Dortmund, con un disparo mordido al rincón izquierdo, se encargó de sellar la agónica victoria.

A partir de este éxito, los de Mánchester pasaron a acumular 32 puntos y que le brinda un liderazgo provisorio, a falta de que Arsenal juegue contra Chelsea, este domingo. Entre semana, se medirán con los Blues, por la EFL Cup, y luego frente a Brentford, por Premier, para después ingresar a la paralización por el Mundial de Qatar 2022.

Foto: ADRIAN DENNIS/AFP via Getty Images