Un clásico bañado por agua: la crónica de una muerte anunciada

Javier Álvarez-Beigbeder Suárez
·2 min de lectura

El Barça ha dejado escapar una oportunidad única de colocarse líder y dejar descolgado a uno de sus máximos rivales. El nivel defensivo ofrecido por los culés en la primera mitad no es digno de un conjunto que aspira a ganarlo todo. Las continuas internadas al contragolpe de los blancos aprovechando la desmesurada distancia que el Barça dejaba entre la línea defensiva y su primer centrocampista, mataron el partido en la primera mitad.

Tras un lavado de cara de Koeman, el Barça salió al campo tras el descanso con las ideas mucho más claras y con un planteamiento bastante más hiriente y efectivo que el que vimos en la primera parte. Tal vez hoy era el día para volver desde el minuto cero a un sistema formado por cuatro defensas con la intención de descolocar los planes de Zidane. La actitud del equipo tras el paso por vestuarios mejoró y las ocasiones comenzaron a llegar.

Real Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander | Quality Sport Images/Getty Images
Real Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander | Quality Sport Images/Getty Images

Entonces volvió. Volvió más fuerte que nunca. Como si estuviese esperando a que el Barça reaccionase para impedirle por completo desplegar su fútbol. La enemiga del buen juego, la lluvia, se hizo presente en el estadio Valdebebas en el minuto 55, y desde ese instante hasta el pitido final acompañó a los dos equipos tanto para lo bueno como para lo malo.

Tal vez no es un día para recriminar el esfuerzo y mucho menos la intensidad o desconcentración de ningún jugador del equipo. Salvo Dest. Hoy es el día en el que hay que mirar hacia delante y admirar como los jóvenes están dando el paso que debían dar. La primera mitad de Pedri es escandalosa. La jerarquía con la que juega De Jong deja atónitos hasta a los más veteranos. La entrada de Ilaix ha sido el detonante que casi permite igualar el choque…

El Barcelona tiene que estar orgulloso del futuro prometedor que le espera, un futuro que está a la vuelta de la esquina.