La cláusula de Coutinho que impide al Barcelona fichar a jugadores del Liverpool

Miguel A. Sánchez
·2 min de lectura

El fichaje de Coutinho ha dado mucho que hablar, sigue dando que hablar y, según parece, todavía dará más que hablar. Una catástrofe tras otra. Una historia digna del esperpento, de tener un capítulo propio en Luces de bohemia e incluso de ser una obra referente de Ramón María del Valle-Inclán, con aquel de que distinguía a la burguesía. Philippe de Coutinho. El Daily Mirror ha revelado una nueva cláusula que ha interferido en el ficha de Wijnaldum este verano.

Según publica el diario inglés, tras los fichajes de Luis Suárez y Mascherano, Michael Edward, director deportivo de los de Anfield, quiso frenar la fuga de estrellas de Merseyside al Camp Nou. Así que introdujo una cláusula por la que el Barcelona no puede fichar a ningún jugador del Liverpool hasta verano de 2021. Es decir, toda la era Bartomeu ha estado viciada por esta cláusula si interesaba algún jugador del conjunto dirigido por Jürgen Klopp.

Wijnaldum | Pool/Getty Images
Wijnaldum | Pool/Getty Images

Y sí, como recordarán los lectores, interesó. Ronald Koeman pidió por activa y por pasiva a Georgino Wijnaldum para reforzar el centro del campo. El neerlandés termina contrato a final de temporada, por lo que la operación podía ser sencilla. Sin embargo, mientras que sí hubo negociaciones por Memphis Depay y Eric García (los otros deseos del técnico), nunca hubo noticias de contacto entre clubes por Wijnaldum. Ahora sabemos el porqué. La directiva culé no podía intentar su fichaje porque Coutinho se lo impedía. Así, el brasileño ha perjudicado un refuerzo para el centro del campo blaugrana.

No es la primera cláusula que sale a la luz y que deja en mal lugar a Josep Maria Bartomeu y su junta directiva. El club culé estudia como eludir una de ellas. Según el contrato, el Barcelona debía pagar 5 millones de euros más al Liverpool si el futbolista ganaba la Champions… y lo hizo, pero con el Bayern de Múnich y tras participar, y marcar, en la goleada de los bávaros al Barcelona. Esperpento.