De clase mundial: la increíble estadística de Enzo Pérez frente al Fluminese

Joaquín Jary
·2 min de lectura

En casa, en nuestro circulo de amistades o en el lugar que sea, necesitamos alguien que tome las riendas: para administrar el dinero de la casa, para elegir que almorzar-cenar, para decidir con qué acompañar los mates o simplemente para estimular-organizar un plan. Bueno, el fútbol no está exento de eso; y no solo es necesario, sino que imprescindible. River sabe quién tiene el control en donde importa, es decir, en la cancha.

El entrenador Marcelo Gallardo tiene la dicha de levantar una baldosa y tener un líder, entre otros, Pinola, Maidana y Ponzio. Esto le permite depositar y delegarles su confianza en ellos, a la hora de mantener a todos con la cabeza en los objetivos y a que no desbarranquen de la puerta del Predio de Ezeiza o el Estadio Monumental para afuera.

Y bueno, cuando pita el árbitro el inicio del encuentro el Muñeco se dedica a gozar. Porque no tiene un segundo para desconfiar de lo que le dará Enzo Pérez, un jugador que no sufre sobresaltos dentro del campo de juego y le toma el pulso a cada match. Hoy, en el debut frente a Fluminense por Copa Libertadores, además de ser constante, tuvo un imán en su botín diestro y una vez más el encargado de elegir hacia donde va el juego.

Fluminense v River Plate - Copa CONMEBOL Libertadores 2021 | Pool/Getty Images
Fluminense v River Plate - Copa CONMEBOL Libertadores 2021 | Pool/Getty Images

No es una simple observación personal, o sí. Pero está basada en una estadística fría que lo confirma. El mendocino tocó ¡109 veces! la pelota y entregó correctamente 93/100 posibles. Dejando de lado que fue el jugador que menos veces (8) perdió la posesión del balón y, si citaría el mapa de calor, te haría caer un lagrimón por el desgaste que realizó.

Paredes - Enzo, todos los piden a gritos para la Selección Argentina. Lionel Scaloni seguramente no estará ajeno a la opinión pública y sabrá citarlo si lo considera necesario. En la actualidad, el nivel de este muchacho, con 35 años, continúa en la misma vara: en la de clase mundial.