La visita al peluquero que cambió la vida de Claudia Ramírez y la llevó a ser la modelo más famosa de México

Miguel Cane
·7 min de lectura

Pareciera que el tiempo no pasa por Claudia Ramírez. La actriz, que nunca ha negado su edad (56 años), este año cumple 40 de estar en los medios. Desde su adolescencia se dedicó al modelaje – llegó a ser la modelo más famosa de México en su momento – y luego a la actuación, casi por accidente, y fue armando una carrera de prestigio pieza por pieza, sin prisas, sin escándalos y dejando una huella indeleble en la memoria del público, que anticipa su retorno estelar a las pantallas en ‘Fuego Ardiente’, la nueva producción de Carlos Moreno Laguillo, en la que hará pareja en la pantalla con José María de Tavira.

Claudia Ramírez (Photo by Eyepix/NurPhoto via Getty Images)
Claudia Ramírez (Photo by Eyepix/NurPhoto via Getty Images)

Claudia, nacida en Minatitlán (Veracruz) pero crecida en la colonia Roma de la ciudad de México, es la menor de cuatro hermanas y fue criada amorosamente por su madre, Alicia Valdés, quien se encargó de sacar adelante a la familia sola, algo que Claudia reconocería años después, como la enseñanza más importante que recibiría: “de mi mamá aprendimos a que nunca deberíamos depender de nadie; ni de nuestra familia, ni de ninguna otra persona. Que la verdadera libertad venía de nuestra independencia: económica, mental, intelectual y emocional”.

Como su madre y hermanas trabajaban para salir adelante, Claudia supo siempre que iba a trabajar, pero esta jovencita delgada y alta, de grandes ojos verdes y cabellera oscura que de adolescente llevaba cortada en un ‘pageboy’ – de hecho, su look en esa época es poco convencional, pero muy ad-hoc: camisetas de muchacho, jeans, casi sin maquillaje, mas que lápiz labial y a veces ni eso– y enamorada de la música de los Beatles, los Rolling Stones y David Bowie, no se imaginaba lo que una visita al peluquero la llevaría a encontrar y el cambio que esto traería a su vida.

Lectora voraz de muy amplia cultura, que nunca se sintió cómoda en las restricciones del ambiente escolar convencional, Claudia tenía 17 años cuando al ir a cortarse el pelo fue prácticamente descubierta para un oficio que no había contemplado nunca: “fui a cortarme el pelo con un estilista nuevo, que yo no conocía pero que estaba de moda y fue realmente una casualidad”, contaría muchos años después. “Y mientras me cortaba, me contó que iba a participar en un evento y necesitaban modelos y me preguntó si no me interesaba participar. Además, pagaban. No mucha lana [dinero] ni nada, pero pagaban y yo no tenía un peso, así que pensé que por qué no. No pensé nunca me iba a llevar a algo más y de pronto, estuve haciendo comerciales por 10 años”.

Fotógrafos muy prestigiados en la década de los 80 como Max Clemente, Pancho Gilardi, Tomás Farkas, Roberto Bresson y Mariana Yázbek la fueron captando con su lente en las más diversas campañas – fueron de electrodomésticos a cosméticos, a catálogos de moda para grandes almacenes y hasta para la mismísima Coca-Cola – convirtiéndola en uno de los rostros más vistos en pantalla y revistas a nivel nacional. Llegó a tener hasta seis comerciales simultáneamente al aire (un récord que no se ha roto todavía) y fue tal el alcance de su imagen, que Guillermo Ochoa, el conductor del programa ‘Hoy Mismo’ – el noticiero matutino más influyente por 30 años, antes de la existencia de ‘Hoy’ – la invitó a su estudio para ser entrevistada por él y por la legendaria Lourdes Guerrero, algo poco común si se toma en cuenta que en México las modelos en esa era no eran precisamente celebridades ‘mainstream’ como ahora.

Anterior a la época de modelos famosas como Carmen Campuzano, Martha Cristiana o Glenda Reyna, Claudia compaginó su trabajo en comerciales y editoriales (mas casi nunca pasarelas) y dio el paso hacia la actuación al ingresar – igual casi sin proponérselo – a lo que se convertiría en el CEA de Televisa (todavía no se llamaba así) en 1983, una época en la que tuvo un noviazgo con Luis de Llano Macedo, tío de Benny Ibarra y a la sazón productor de ‘Cachún-cachún Ra-rá’ uno de los sitcoms más famosos de la época, que hoy es de culto y en cuya versión cinematográfica (titulada ‘Estos locos, locos estudiantes’) ella aparece como extra, al igual que en la superproducción de Dino DeLaurentiis ‘Dune’, dirigida nada menos que por David Lynch, que se rodó en México.

Claudia apareció en telenovelas por primera vez en ‘Lista negra’, una serie de suspenso en la que era (en flashbacks) la hermana asesinada de Eduardo Palomo, cuya muerte da pie a toda la investigación. Por desgracia, la telenovela competía en horario con ‘Vivir un poco’ y al ser de temáticas similares, no tuvo éxito, pero ya de ahí, Claudia trabajaría en telenovelas por 10 años continuos, haciendo toda clase de personajes, entre ellos la célebre Julianita, la hermana invidente de Lucero en ‘Los parientes pobres’, la viuda Rosita, que era prófuga de la ley en ‘La pícara soñadora’ y Yulisa, la atormentada protagonista de ‘Te sigo amando’ (cuyo tema musical, escrito por Juan Gabriel, se convirtió en una de las canciones de regional mexicano más famosas de los años 90 en México).

Paralelamente, Claudia siguió el trabajo que inició en cine, y después de ser extra para Lynch fue la protagonista junto con Alfonso André (que se uniría a la banda rockera Caifanes) en ‘Crónica de familia’, una tragedia shakespeareana trasladada a la clase alta mexicana, dirigida por Diego López Rivera (el nieto de Diego Rivera, e hijo de Lupe Rivera Marín), y posteriormente, la película que la hizo icónica: ‘Solo con tu pareja’ (1991) el primer largometraje del dos veces ganador del Oscar Alfonso Cuarón, en el que era Clarisa Negrete, una virginal sobrecargo, que logra domar a un irredento seductor (Daniel Giménez Cacho). La toma que hizo de ella Emmanuel ‘El Chivo’ Lubezki, en la que su personaje demuestra ante un espejo el protocolo de puertas de salida de un avión mientras es observada a escondidas por el personaje masculino, se convirtió en una de las escenas más memorables en el ‘nuevo’ cine mexicano.

Por otra parte, para Claudia no todo ha sido trabajo: su mayor realización (y esto ella misma lo dice) son sus hijos, hoy ambos adultos, Juan y Alejandro, de cuya crianza y educación se ocupó de primera mano, sin que le importara en absoluto dejar pasar proyectos que pudieron ser lucrativos o darle fama: las enseñanzas de su madre (que falleció hace más de 20 años) quedaron siempre muy claras en ella, y por lo mismo procuró una casa llena de libros, de risas y de amor para sus dos “hombres”, que han crecido al margen de la farándula, y de los escándalos. Claudia es de esas pocas figuras públicas a las que no se le conoce ningún drama ni pleito, y que siempre ha conseguido mantener su vida personal al margen de su imagen pública, sin que una sufra por causa de la otra.

Algo en lo que Claudia no ha incursionado mucho, es en el teatro, en parte por un paralizante pánico escénico que tuvo que trabajar mucho para erradicar y en parte porque ha sido mucho más selectiva en ese aspecto de su carrera, aunque ha trabajado en obras de alto perfil como ‘El león en invierno’, ‘La orestiada’, ‘El curioso incidente del perro a la medianoche’ y más recientemente, en la primera versión hecha en español de ‘Dogville’, adaptación teatral de la película de Lars Von Trier.

Claudia Ramírez. (Photo by Victor Chavez/WireImage)
Claudia Ramírez. (Photo by Victor Chavez/WireImage)

Después de criar a sus hijos, Claudia retomó su carrera y lo hizo con entusiasmo; así ha trabajado sin parar en diversos proyectos como ‘El color de la pasión’, donde fue una villana tremenda; ‘El hotel de los secretos’, ‘Sin tu mirada’, ‘Lo imperdonable’ y ahora vuelve con ‘Fuego Ardiente’ como Irene Ferrer, una de las protagonistas, hermana de Dante Ferrer (Fernando Ciangherotti), patriarca de una poderosa familia dedicada al negocio del aceite de oliva (pero con un secreto criminal). En la trama, hará pareja con José María de Tavira, que debuta en Televisa como Fernando, un hombre más joven, que investiga el misterio y que se enamora de ella, una mujer independiente, madura e inteligente que rige uno de los ejes de la trama.

En cuatro décadas de trabajo ininterrumpido, Claudia ha construido una carrera sólida y un prestigio que la precede; es posiblemente la mujer más fotografiada profesionalmente en México, y no ha perdido un ápice de la sencillez que su madre le inculcó cuando empezaba a dedicarse al oficio que ahora ha aprendido a amar. Y eso es algo que, como su voz grave o sus ojos enormes, la distingue siempre.

‘Fuego Ardiente’ estrena el lunes 8 de febrero, a las 18:30 (Horario Central) por Televisa.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Fernando Colunga y el santo de los narcos que logró sacar del "retiro" al galán que todos extrañaban

Yuri y la cruel traición a los seguidores que le dieron fama y fortuna

Martín Altomaro, el actor entrañable que conquistó el corazón de Regina Blandón... y el del público mexicano

La razón por la que Vikki Carr abandonó su carrera y a sus 80 años planea su regreso a la música

EN VIDEO: La misteriosa gitana del primer billete de México