Claudio Suárez, el Emperador que portó cabalmente la playera de la selección mexicana

·5 min de lectura
Claudio Suárez jugó 178 partidos con la Selección Mexicana de Futbol  (Foto: Steve Mitchell/EMPICS via Getty Images)
Claudio Suárez jugó 178 partidos con la Selección Mexicana de Futbol (Foto: Steve Mitchell/EMPICS via Getty Images)

Claudio Suárez tiene un lugar reservado dentro de la Selección Mexicana de Futbol. El zaguero se inmortalizó dentro del Tri y se convirtió en el futbolista con más partidos jugados con su selección. Fueron 178 cotejos los que el nacido en Texcoco, Estado de México, portó cabalmente la camiseta del combinado azteca. Y no solo eso, sino que estuvo en los mundiales de Estados Unidos 1994, Francia 1998 y Alemania 2006 para ser referente de la selección.

La mentalidad de Suárez reforzó lo que ya tenía en los pies. El defensor figuró como un modelo para sus compañeros gracias a su jerarquía, personalidad y liderazgo. Pero todo ello no fue fácil, pues su infancia fue de escasez y alejado de los lujos. Tal vez esa hambre de trascender impulsó el carácter del joven texcocano para convertirse en una leyenda del Tricolor.

Criado en una familia humilde y de nueve hijos varones, Claudio comenzó su carrera deportiva como se estilaba a la antigua: en el llano y en las canchas de barrio de la colonia. Luego de pasar por el futbol amateur, probó suerte con los Pumas de la UNAM y la oportunidad llegó hasta el segundo intento. Los universitarios lo arroparon luego de haberlo despreciado una primera vez, aunque después de eso nunca se arrepentirían de forjarlo entre sus filas.

Claudio Suárez jugó tres mundiales con la selección mexicana: Estados Unidos 1994, Francia 1998 y Alemania 2006 (Foto: Marcus Brandt/Bongarts/Getty Images)
Claudio Suárez jugó tres mundiales con la selección mexicana: Estados Unidos 1994, Francia 1998 y Alemania 2006 (Foto: Marcus Brandt/Bongarts/Getty Images)

El debut con los universitarios llegó en febrero de 1989 y al poco tiempo se transformó en una pieza clave en el esquema de Miguel Mejía Barón. Suárez Sánchez no tenía previsto jugar como defensor, sino que lo hizo como delantero y de a poco fue retrocediendo posiciones hasta llegar a la defensa central, sitio que no soltó y donde fue un ícono.

En Ciudad Universitaria inició el camino de Suárez como futbolista profesional. Su trayecto estaba destinado a la grandeza. De ese modo, al poco tiempo del debut pudo ser campeón en la temporada 1990-1991 con los felinos, cuando derrotaron a las Águilas del América en el Estadio Olímpico Universitario. Desde 1994 hasta 1999, fue elegido como el mejor defensor central de la Primera División de México.

Tras participar con los Pumas y demostrar su talento, Cesar Luis Menotti, director técnico en ese entonces, lo llamó a la selección de México, pues el defensa ya destacaba en la primera división en el que parecía ser un prospecto con un futuro prometedor. En julio de 1992, tan solo tres años después de su inauguración en el máximo circuito, Claudio Suárez debutó con el Tricolor.

A partir de ese momento, en los llamados y en las convocatorias de la selección mexicana estaba el nombre de Claudio Suárez. Durante el tiempo que se puso la casaca verde, levantó junto a sus compañeros diferentes títulos internacionales. En su palmarés destacan las Copa Oro de 1993, 1996 y 1998. Mientras que en el plano internacional pudo levantar el campeonato de la Copa Confederaciones de 1999, así como dos terceros lugares en la Copa América de 1997 y de 1999; donde Suárez jugaba todos los minutos.

El legado que dejó Suárez nadie se lo quita. Sus actuaciones dentro del terreno de juego le valieron para ser apodado como El Emperador. Fue el narrador Gerardo Peña quien lo bautizó con dicho mote, aunque Suárez nunca supo el porqué: “Me puso el sobrenombre un comentarista de televisión en ese entonces, Gerardo Peña, fue cuando inicié en Pumas en la temporada 1988-1989 que debuté”, contó para ESPN.

El sobrenombre, aunque no se sabe el origen, le quedó como anillo al dedo. Manuel Lapuente, timonel del combinado nacional de 1997 al 2000, sabía que era un futbolista diferente. El entrenador contó para Fox Sports lo que significaba dentro del vestuario: “Se ganó el puesto de emperador, pero porque lo era. Solamente un jugador con ese ímpetu y esa mentalidad tan férrea lo podía tener”.

El Emperador se posicionó como un ejemplo a seguir. Entre referentes se reconocen y tan solo basta escuchar a un pupilo del defensor mexiquense. Rafael Márquez, ídolo de la selección mexicana, aseguró que Claudio Suárez fue su maestro y al que le aprendió todo, contó para el youtuber Alex Montiel. También, Alberto García Aspe aseveró que Suárez era un pilar para el Tri: “Para mi siempre fue un aliado en todos los sentidos. Era un líder y fue un tipo que al futbol le dio muchísimo”, dijo para Fox Sports.

Luego de su paso con los Pumas de la UNAM, las Chivas de Guadalajara lo ficharon para campeonar en 1997. Con dos campeonatos de primera división y ya un extenso recorrido en la liga mexicana, Suárez llegó a los Tigres de Nuevo León en el 2000, donde no pudo conseguir ningún título. A los regios los dejó en 2005, para el siguiente año llegar las Chivas USA en 2006 y jugar todavía a un buen nivel. Luego de cuatro años en los Estados Unidos, colgó los botines en marzo de 2010.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

VIDEO: Todo lo que debes saber antes de sacar una tarjeta de crédito