Cinco claves que garantizan la continuidad de Valverde

El Barcelona ni se plantea destituir al entrenador a media temporada a pesar de que Bartomeu insinuó que esta podría ser la última con el 'txingurri'.
El Barcelona ni se plantea destituir al entrenador a media temporada a pesar de que Bartomeu insinuó que esta podría ser la última con el 'txingurri'.


ANÁLISIS

La continuidad de Ernesto Valverde al frente del Barcelona está garantizada, por lo menos hasta final de temporada. El Barcelona no destituye un entrenador a media campaña desde que Joan Gaspart fulminara a Louis Van Gaal en enero de 2003, si bien a Frank Rijkaard le transmitieron que no iba a continuar la siguiente temporada en primavera de 2008, meses antes de que Pep Guardiola asumiera el mando.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El 'txingurri' no está discutido en estos momentos a pesar de que el presidente, Josep Maria Bartomeu, planteara en una entrevista a Catalunya Ràdio hace una semana, que "tres años podrían ser suficientes" para el actual entrenador barcelonista por lo que el debate en cuanto a su posible sucesión no tardaría en empezar. Pero, de producirse, sería pensando en la próxima temporada, nunca en la presente. De hecho, existen motivos de peso que aseguran la continuidad de Valverde a pesar de que las voces que claman por el relevo se acumulan desde que el equipo perdiera en Anfield y en la final de la Copa del Rey.

Aun así, Valverde goza del completo apoyo de la plantilla, con Leo Messi y los pesos pesados del vestuario al frente. "Valverde me ha dado la vida y espero que siga con nosotros" apuntó Jordi Alba después de la eliminación ante el Liverpool para que recientemente el rosarino afirmara que el entrenador "no tuvo la culpa" de lo que pasó en Anfield. Ahí se acabó el debate porque la junta directiva suele mostrarse receptiva a las sensaciones de los jugadores a la hora de tomar esta clase de decisiones.

En este contexto, el Barcelona asume que no tiene un sustituito claro. Las opciones que presenta el mercado en estos momentos -Massimiliano Allegri o Carlo Ancelotti- no son del agrado de la cúpula técnica mientras que los favoritos -Ronald Koeman, Robert Martínez y Ten Hag- tienen contrato y no se plantearán su futuro hasta el final de la temporada. Pero convencer a un nuevo entrenador puede llegar a ser complejo ya que muchos no comprenden cómo Valverde puede ser discutido tras ganar dos Ligas y una Copa del Rey en dos temporadas y el Barcelona lo sabe, motivo por el cual no quiere dar pasos en falso.

Igualmente, esta temporada ha resuelto una de sus asignaturas pendientes para con el club, que le exigía dar más bola a los jóvenes valores de la Masia. En su tercera temporada ha promocionado a Moussa Wagué y dado la oportunidad a Ansu Fati y Carles Pérez y si bien es cierto que hay quien espera más presencia de Riqui Puig también lo es que el exceso de efectivos en el centro del campo juega en contra del de Matadepera.

Más allá de lo deportivo al Barcelona también le agrada el talante, siempre correcto, de Valverde en todas sus comparecencias públicas. Es alguien que asume los postulados del club como propios y no discute a sus superiores, se amolda a la compleja estructura técnica azulgrana y no se le recuerdan exigencias particulares a pesar de que en ocasiones sí ha impuesto su criterio a la hora de confeccionar la plantilla. Es por todo ello que Bartomeu y sus directivos le mantienen en el cargo con casi unánime convicción. Eso sí, a final de temporada pueden empezar a pasar cosas, en este sentido.

Otras historias