Cálida, fría o neutra: descubre los colores que más te favorecen según la temperatura de tu piel

Adriana Terán
·5 min de lectura

¡Los colores son para disfrutarlos! Sin importar tu edad o tono de piel; úsalos y siente cómo te expresas a través de ellos. Sin embargo, hay unos que nos quedan mejor que otros, la razón es simple: el contraste que hacen con nuestros colores naturales. El color de la piel, del cabello y el de los ojos.

Lo primero que debes observar es tu propia paleta de colores natural. Es posible que el color del cabello y los ojos sean muy fáciles de determinar, pero la piel es la que realmente hace la magia, pues la temperatura de su tono determinará cuáles colores nos resultan más favorables.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Hay pruebas sencillas que usan los estilistas y editores de moda para lograr combinaciones perfectas entre piezas de vestuario y los modelos. Incluso, los expertos en cabello usan la colorimetría para medir con exactitud el color que va bien a sus clientes.

La prueba de las telas

Necesitas dos camisetas, t-shirts o simplemente dos trozos de tela. Uno blanco y otro beige o ligeramente amarillo. Ubícate en un lugar donde puedas recibir luz natural y mirarte al espejo. Coloca la tela junto a tu rostro sin maquillaje, debajo de la barbilla y observa con detenimiento: con cuál de las dos se ve más iluminado tu rostro y con cuál se acentúan las imperfecciones como manchas de la piel.

Si sientes que se ilumina más con la tela amarillenta, tu tono de piel es de temperatura cálida. Si la blanca es la que más realza tus facciones, tu tono de piel es de temperatura fría. Si no ves ninguna diferencia, tu piel es de temperatura neutra, así que todos los colores te quedan estupendos.

La beauty blogger mexicana Esa Martínez sugiere hacer este mismo ejercicio con materiales metalizados, sean unos trozos de tela o sean unas cartulinas. Lo importante es que uno sea dorado y el otro plateado. Esto ayuda a determinar de manera muy sencilla y notoria si nuestro tono de piel es de temperatura cálida o fría.

Si la piel luce más luminosa y se disimulan las líneas de expresión con el dorado, es de tonos cálidos; si el plateado te hace ver mejor, tu tono de piel es frío. Incluso la blogger explica que con los colores adecuados se minimizan signos de cansancio, se atenúan las ojeras y la piel luce más hidratada.

Otras pruebas sencillas son observar las venas en el antebrazo, si se notan a la luz del día, debemos determinar si son azules o verdosas. Si son verdes, la piel es cálida, y si son azules, es fría.

Finalmente, la prueba del rosa y el naranja. Debemos alternar bajo la barbilla una pieza de estos colores. ¡También funcionan los labiales! Notaremos cuál contrasta mejor con la piel, si es el naranja, la piel es de tono cálido y si el rosa se ve fantástico, es de tonos fríos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Entre cálido y frío

Una vez determinado este detalle, escoge tus colores entre las paletas de colores fríos y cálidos. Estas paletas son comúnmente identificadas con las estaciones para así tener más clara la gama que nos correspondería, de manera que los colores cálidos se asocian con el verano y el otoño, y los fríos con el invierno y la primavera. Después de todo, hasta el cielo, el mar y las plantas cambian sus colores durante las estaciones.

Los colores cálidos los identificas porque tienen base amarilla: naranja, coral, amarillo, marrón, terracota, ladrillo, caramelo, salmón, verdes ácidos como el menta y el verde limón, el verde militar, y hasta el gold pink. Los metalizados como el dorado y el cobre también son favorables. Celebridades como Rihanna o Gisele Bündchen son cálidas.

Barbadian singer/actress Rihanna arrives for Rihanna's 5th Annual Diamond Ball Benefitting The Clara Lionel Foundation at Cipriani Wall Street on September 12, 2019 in New York City. (Photo by Angela Weiss / AFP)        (Photo credit should read ANGELA WEISS/AFP/Getty Images)
(Photo by Angela Weiss / AFP) (Photo credit should read ANGELA WEISS/AFP/Getty Images)

Por otra parte, los tonos fríos se identifican porque tienen una base azul, y los claros compuestos con blanco. Entre estos se incluyen blanco puro, violeta, azules, verdes azulados, como el esmeralda y el turquesa, rojo fresa, vino, fucsia, gris y magenta. Sus metalizados son el plata y el plomo. Katy Perry y Anne Hathaway son dos celebridades de tono de piel frío.

(Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)
(Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)

Esto no quiere decir que debemos vestir exclusivamente de estos colores, pero sí que es muy conveniente usarlos cerca del rostro, en camisas, blusas, chaquetas, suéteres, zarcillos y collares. Esto brindará una luz especial a tu rostro.

El valor de los contrastes

La makeup artist y experta en cuidado capilar, Dana Yegres, explica que para el maquillaje es fundamental buscar la armonía y los contrastes.

“Si por ejemplo tienes los ojos azules, puedes experimentar con colores complementarios: sombras doradas, marrones o caramelo, rojos para los labios e incluso el cabello en marrón rojizo. Otro ejemplo, una mujer de piel oscura lucirá muy bien con labiales en vino o marrón, pero con rosados o rojos anaranjados se verá espectacular. Los contrastes siempre serán un acierto”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La especialista asegura que en la moda y el maquillaje las reglas están para romperse. “Aunque sí hay principios del color y parámetros para lucir con armonía, si te sientes fantástica eso es lo que vas a irradiar”. Sentirnos a gusto y satisfechos con nuestra apariencia depende de un conjunto de elementos, no solo las prendas y colores adecuados, sino también la seguridad y la confianza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Los colores de moda en tiempos de confinamiento (y cómo influyó la pandemia en nuestros gustos)

El sudoku de la elegancia: aprende a jugar con el lenguaje del color para expresar lo que deseas

Los colores y prendas que rejuvenecen y cómo combinarlos para refrescar tu imagen