Cómo el auge del trabajo remoto afectará los salarios, empleos y dónde vive la gente

Yahoo Finanzas
El trabajo desde casa puede cambiar a las empresas y a los trabajadores desde muchos puntos de vista, empezando por el salario. Foto: Getty Image.
El trabajo desde casa puede cambiar a las empresas y a los trabajadores desde muchos puntos de vista, empezando por el salario. Foto: Getty Image.

Para las personas que trabajan en una oficina y que han conservado su empleo durante la crisis del coronavirus, el gran experimento que ha representado trabajar desde casa en 2020 parece ser todo un éxito, aunque hay algunas advertencias.

El coronavirus no eliminará las oficinas de forma permanente. En algún momento, cuando los riesgos que representan las reuniones mengüen, algunas personas, esas que quieren usar algo más que un chándal, estarán felices de volver a trabajar junto a sus compañeros y reanudar las discusiones alrededor de la máquina del café y los encuentros para beber algo a la salida del trabajo.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pero después de estar en casa usando Zoom, Hangouts, Meet, FaceTime, Skype y Slack, tanto los trabajadores como las empresas se están cuestionando la necesidad de regresar a la oficina.

Compañías como Twitter (TWTR) y Square (SQ), ambas fundadas y administradas por Jack Dorsey, han implementado una opción de trabajo desde casa de manera permanente. El fundador y director ejecutivo de Facebook (FB), Mark Zuckerberg, dijo que en la próxima década el 50 % de la fuerza laboral de la compañía podría ser remota, y que “localizará” los salarios según donde sus empleados decidan vivir el 1 de enero de 2021.

Hasta el momento, las empresas tienen a su disposición algunos meses a modo de base de datos de los cuales extraer conclusiones para decidir si dejan a su fuerza laboral trabajando desde casa.

“El trabajo remoto ha funcionado mejor de lo que pensábamos”, le dijo recientemente a Yahoo Finanzas Rich Lesser, director ejecutivo de Boston Consulting Group.

Una forma de reducir costos, incluidos los salarios

Los costos de una oficina a menudo son considerables, sobre todo para las empresas que tienen grandes superficies en zonas de renta alta. El espacio, la electricidad, el personal, sin olvidar los servicios y beneficios que ofrecen las empresas, son caros.

Si las empresas no constatan problemas importantes de productividad en la aplicación del trabajo remoto, pueden animar a sus empleados a trabajar desde casa e incluso intentar reducir su tamaño. Estas medidas de reducción de costos incluso pueden brindar cierta apariencia de flexibilidad para los empleados, lo que las convierte en algo beneficioso para todos, o al menos para quienes tienen espacio para trabajar en casa.

Además del alquiler, el costo de personal puede convertirse en uno de los aspectos más interesantes a observar, a medida que un mayor número de empresas permitan que sus empleados trabajen de forma remota.

Como dijo Mark Zuckerberg en el caso de Facebook, es probable que se localicen los salarios ya que las empresas pagan valores de mercado según el área geográfica, lo que refleja el costo de vida y el mercado laboral.

Según Mercer, la firma de consultoría de recursos humanos, es inusual que una compañía ajuste los salarios a la baja cuando se produce un cambio de ubicación. 

Artículos relacionados:

<em>Pocos viajeros en la Terminal Grand Central, el 24 de junio de 2020, en la ciudad de Nueva York. (Foto de Johannes EISELE/AFP)</em>
Pocos viajeros en la Terminal Grand Central, el 24 de junio de 2020, en la ciudad de Nueva York. (Foto de Johannes EISELE/AFP)

“Es muy difícil bajarles los salarios a las personas”, dijo Matt Stevenson, socio de Mercer. “En gran parte, se debe a que la historia ha demostrado que las personas reaccionan mal cuando les bajas los salarios por cualquier motivo. Como resultado, puedes terminar descubriendo que, si le bajas el salario a alguien porque se muda, empezará a buscar otro empleo”.

Sin embargo, algunas personas pueden considerar que se trata de una cuestión razonable. Después de todo, necesitas menos dinero para vivir en Dakota del Sur que en San Francisco. Mary Ann Sardone, otra socia de Mercer, dijo que, por lo general, esos ajustes geográficos son mucho mayores para las personas que ganan menos de 100 000 dólares al año que para quienes ganan relativamente más.

“A medida que el sueldo aumenta, el mercado laboral se expande. Ya no es local sino nacional o regional”, apuntó Sardone.

En vez de reducir el salario de una persona, Sardone dijo que la opción más común es cambiar su franja salarial: el rango de salario para un puesto en particular que tiene en cuenta la experiencia, el rendimiento y, por lo general, la ubicación.

Alguien que gane 50.000 dólares en un rango de 45.000 a 55.000 en la ciudad de Nueva York podría mudarse a Nuevo Hampshire y mantener su salario, pero pasar a formar parte de un rango nuevo con un límite superior de 50.000 dólares. Aunque quizá su salario no cambie al mudarse, puede descubrir que tardará más en recibir los aumentos y que eventualmente su salario se equiparará con el de la nueva área geográfica.

<em>NUEVA YORK - 24 DE JUNIO: un letrero con información para detener la propagación de la COVID-19 en la entrada de Bryant Park a medida que la ciudad avanza a la fase 2 de reapertura después de las restricciones impuestas para frenar la pandemia de coronavirus el 24 de junio de 2020 en la ciudad de Nueva York. La fase 2 permite la reapertura de oficinas, tiendas minoristas, restaurantes al aire libre, peluquerías y salones de belleza y muchos otros comercios. El estado de Nueva York planea reabrir en cuatro fases. (Foto de Alexi Rosenfeld/Getty Images)</em>
NUEVA YORK - 24 DE JUNIO: un letrero con información para detener la propagación de la COVID-19 en la entrada de Bryant Park a medida que la ciudad avanza a la fase 2 de reapertura después de las restricciones impuestas para frenar la pandemia de coronavirus el 24 de junio de 2020 en la ciudad de Nueva York. La fase 2 permite la reapertura de oficinas, tiendas minoristas, restaurantes al aire libre, peluquerías y salones de belleza y muchos otros comercios. El estado de Nueva York planea reabrir en cuatro fases. (Foto de Alexi Rosenfeld/Getty Images)

Grupos y escalado

Sin embargo, existen algunos precedentes que sustentan la idea de un ajuste salarial a la baja. Empresas como GitLab, una herramienta de desarrollo de software, ofrecen una calculadora de compensación a la que cualquiera tiene acceso, incluso el público o tú mismo. Sus principios de compensación abierta pueden proporcionar una idea sobre cómo podrían operar otras compañías.

GitLab explicó que localiza los salarios porque le permite a la compañía maximizar el número de personas que puede contratar. Contratar trabajadores en regiones donde los salarios son bajos es un “buen negocio para ellos” y hace que el ingreso discrecional sea más uniforme en todos los ámbitos. Esto garantiza que los empleados en las regiones de bajos salarios no tengan unas “esposas de oro” y permite que Gitlab tenga un grupo más grande para reclutar.

“Ajustar el pago según el mercado local en todos los casos es justo para todos”, afirmó la compañía.

Stevenson, de Mercer, señaló que a veces las personas se mudan de una ciudad para trabajar de forma remota, y otras las siguen. Muy pronto, podría formarse un grupo significativo de personas que termine aumentando el costo de la vida.

Dado el potencial del coronavirus para cambiar los sitios donde las personas quieren vivir a largo plazo, ciertas regiones pueden experimentar una afluencia de personas, lo cual aumentará el precio de las viviendas y mejorará la calidad de las escuelas y los servicios.

Hace poco, el alquiler se ha vuelto más barato en algunas grandes ciudades, ya que los residentes han huido debido a la COVID. Al mismo tiempo, en las ciudades más pequeñas los alquileres se han disparado.

Sardone señaló que es probable que la difusión del trabajo remoto indefinido tenga un efecto aplastante sobre los salarios, deprimiendo los números en las grandes ciudades y aumentándolos en las zonas más rurales y las ciudades más pequeñas, aunque esto podría tardar en ocurrir, hasta que la dinámica de una gran empresa irrumpa en una ciudad o pueblo más pequeño.

Muchas cosas dependen de lo que suceda con las vacunas, la economía, el mercado de valores y el mundo posterior a la COVUD. Pero si todo sigue así, podría ser una bendición para la América rural y un alivio para los precios de la ciudad.

Ethan Wolff-Mann

Otras historias