Beneficio, la comuna hippie donde han hallado a tres menores sustraídos

M. J. Arias
·3 min de lectura

En las últimas horas ha transcendido la noticia de que a comienzos de febrero fueron localizados en la Alpujarra tres menores finlandeses que habían sido sustraídos por su madre de su país. La operación, llevaba a cabo por agentes del Grupo de Menores de la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía en Granada en colaboración con la Policía Local y tras un requerimiento internacional, ha puesto de nuevo de actualidad a la comunidad hippie de Beneficio, donde madre e hijos se habían instalado tras su huída, según publica Granada Hoy.

La comuna Beneficio se encuentra cerca de Órgiva, en la Alpujarra de Granada. (Foto: Getty Images)
La comuna Beneficio se encuentra cerca de Órgiva, en la Alpujarra de Granada. (Foto: Getty Images)

La investigación llevó a los agentes al lugar, donde localizaron a la madre que en un principio se negó a entregar a sus hijos. Al final, tras muchas conversaciones que incluyeron al líder de la comuna, la mujer accedió a entregar a los niños, de 13, 10 y 4 años, que fueron llevados a un centro a la espera de que las autoridades de su país se hiciesen cargo de su regreso. No han transcendido más detalles sobre cómo llegaron hasta el lugar o cuánto tiempo llevaban allí instalados.

Pero lo que sí es conocido es que Beneficio es un lugar tranquilo, apartado, donde no se hacen muchas preguntas ni se tiene mucho contacto con el mundo exterior. Como se contaba un reportaje de El Mundo hace un tiempo, se trata de una comunidad autosuficiente cuyo origen se remonta a finales de los años 70, cuando los primeros hippies, llegados de Ibiza, se instalaron en la Alpujarra.

Los británicos John y Marion fueron dos de ellos y, señala el citado diario, fueron los creadores de esta comunidad. Con donativos compraron el terreno y después lo pusieron a disposición de todo aquel que quisiese sumarse a la experiencia de vivir en un entorno respetuoso con la naturaleza. Los periodistas que han estado en el lugar describen que a la entrada hay un aparcamiento donde se dejan los vehículos, ya que estos no tiene permitido entrar en la zona habitada.

Además, cuentan con un tipi llamado Big Lodge que hace las veces de centro de recepción para todo aquel que llega al lugar y también de centro cultural y espacio para reuniones y asambleas. Estas se celebran dos veces por día y se usa el bastón de palabra para pedir turno y hablar. En ese mismo espacio tienen colocada una suerte de caja de recaudación donde cada uno aporta lo que puede para el grupo.

En sendos reportajes realizados sobre Beneficio tanto por El Mundo como por ABC se habla de alrededor de 200 personas conviviendo en el lugar. Algunos en tiendas de campaña, otros en construcciones hechas a mano y también puede verse alguna que otra furgoneta. Entre los pobladores de la conocida como comuna hippie más grande de España y una de las más antiguas de Europa también hay niños. Algunos, apuntan, sin escolarizar.

Situada entre Órgiva y Cáñar, en ABC la definen como una “aldea sostenible, ecológica y autosugestionada”. Ha ido creciendo con los años y ganando kilómetros. Contaban también en este medio que no se permite el alcohol y las drogas, aunque sí la marihuana.

Precisamente fue una operación de la Guardia Civil para incautar marihuana la que colocó a Beneficio en los titulares de prensa en 2017. En el transcurso de la operación, en la que se incautaron más de 2.000 plantas, se detuvo también un ciudadano francés con una orden de busca y captura por parte de las autoridades galas por una acusación de asesinato. Él, como la madre finlandesa localizada hace unos días, se había aprovechado del anonimato que ofrece la comuna para ocultarse. Dos casos aislados y separados en el tiempo.

EN VÍDEO | El castillo de Mühlberg, de la batalla de Carlos V a residencia de artistas