La confirmación oficial del suicidio de dos agentes eleva a siete las víctimas del asalto al Capitolio

M. J. Arias
·3 min de lectura

Lo había avanzado The Washington Post y recogido CNN y este miércoles, ante la Cámara, el jefe interino de la Policía Metropolitana, Robert J. Contee, confirmó que dos agentes se quitaron la vida después de haber formado parte del operativo policial que hizo frente al asalto al Capitolio el pasado 6 de enero perpetrado por un grupo numeroso de seguidores de Donald Trump. La entrada por la fuerza de algunos manifestantes se saldó con cinco víctimas directas debido a las heridas sufridas en durante el asalto. Ahora, esa cifra se eleva a siete tras la confirmación de estos dos suicidios. La muerte de uno de ellos fue anunciada por la familia unos días atrás.

Cuatro personas murieron durante el asalto al Capitolio por seguidores de Trump, un agente al día siguiente por las heridas sufridas durante el mismo y ahora se ha confirmado el suicidio de dos policías que participaron el dispositivo de contención. (Foto: zz/STRF/STAR MAX/IPx 2021)
Cuatro personas murieron durante el asalto al Capitolio por seguidores de Trump, un agente al día siguiente por las heridas sufridas durante el mismo y ahora se ha confirmado el suicidio de dos policías que participaron el dispositivo de contención. (Foto: zz/STRF/STAR MAX/IPx 2021)

“Honramos el servicio y los sacrificios de los oficiales Brian Sicknick, Howard Liebengood y Jeffery Smith, y ofrecemos nuestras condolencias a todas las familias en duelo”, declaró ante el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes. Según la información facilitada, Jeffrey Smith, oficial de policía de D.C., y el oficial de policía del Capitolio Howard Liebengood, “se quitaron la vida a raíz de esa batalla”.

La muerte de Liebengood había sido anunciada hace unos días por su familia, como informó Buzzfeed y Contee ha dado ahora la confirmación como fuente oficial dentro del cuerpo. Brian Sicknick, cuya muerte se confirmó con anterioridad, falleció el díasdespués del ataque como consecuencia de las heridas sufridas durante el mismo.

Los otros cuatro fallecidos fueron participantes en la marcha a favor de Trump. Ashli Babbit murió por los disparos de los agentes durante el asalto. Benjamin Phillips y Kevin Greeson fallecieron víctimas de sendos ataques al corazón. En el caso de Rosanne Boyland solo se dijo que fue por “una emergencia médica”, como informó RTVE.

Actualmente, señala Politico, hay abierta una investigación para aclarar lo ocurrido y detectar posibles fallos de seguridad en un dispositivo formado por agentes tanto del MPD como del Capitolio que se vieron ampliamente superados en número por la turba como ha reconocido Yogananda D. Pittman, jefe interino de la Policía del Capitolio de los EEUU.

En su declaración, Pittman ha explicado también que desde la policía del Capitolio se rechazó la oferta de apoyo de la Guardia Nacional propuesta el 4 de enero y que no fue hasta el asalto que solicitaron refuerzos.

La presidenta de Asignaciones de la Cámara, Rosa DeLauro, ha resumido sobre esta sesión informativa, a través de un comunicado recogido por Politico, que existe “amplia evidencia de que una turba enojada descendería sobre Washington” y que no se actuó “en base a esta información o se prepararon adecuadamente para la amenaza inminente”.

Aquel día, en el Capitolio actuaron 850 agente de la Policía Metropolitana y 65 de ellos sufrieron algún tipo de lesiones. Una cifra de heridos que podría ser mayor ya que algunos, aseguró Contee, “ni siquiera se molestaron en informar”. En cuanto al coste económico, aunque aún se está calculando, si avanzó que el precio del operativo de respuesta fue de alrededor de 8,8 millones de euros (7,27 millones de euros).

EN VÍDEO | Donald Trump, el presidente incendiario que lo quemó todo antes de irse