Hidratar y humectar no es lo mismo: saber la diferencia ayuda a mantener tu piel radiante

Adriana Terán
·5 min de lectura

Mientras el frío se disipa y da paso a días más cálidos, algunos de nosotros notamos que nuestra piel está apagada, no se ve radiante e incluso el rostro se ve cansado. Es posible que el clima invernal, que suele ser más seco, haya afectado tu piel deshidratándola un poco.

Esto es temporal y puede revertirse, sin embargo no debemos confundir la piel deshidratada con la piel seca. Son dos cosas distintas y para diferenciarlo debemos en primer lugar revisar los síntomas.

Un rostro deshidratado puede mostrarse rugoso, a veces puede sentirse un poco tirante y hasta picar un poco, es como esa sensación de tirantez que surge cuando tomas demasiado sol y la piel empieza a descamarse. Verás que la piel no luce uniforme y lo que necesita -igual que la tierra cuando pasa mucho tiempo sin llover- es agua.

Necesitas hidratar la piel y probablemente también humectar, sí. Son dos cosas diferentes. El doctor Ernesto Pérez Hernández, médico estético de la Clínica Femm en Madrid explica que la humectación consiste en aplicar algún tipo de sustancia que evite que la piel se deshidrate, en cambio, la hidratación consiste en hacer que entre el agua en las células. Parece lo mismo, pero no lo es.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Al humectar estamos procurando que la hidratación existente dentro de las células, permanezca dentro, y al hidratar estamos aportando agua adicional. Pero para hidratar es fundamental, no solamente aplicar tratamientos adecuados, sino hacerlo desde adentro. Tomar agua y líquidos suficientes, protegiendo nuestra piel de los rayos solares y manteniendo una dieta adecuada.

Para identificar las necesidades de nuestra piel del rostro en este sentido, el médico menciona que se podrían hacer varios tipos de pruebas, “incluso hay máquinas especializadas que miden la humedad, llamadas higrómetros, y algunas que miden el grosor de la piel, llamadas cutómetros, pero no necesariamente se usan estas herramientas en todos los casos. Lo que hacemos los especialistas es que, a simple vista, cuando notamos muchas arruguitas finas y se ve la piel desvitalizada identificamos las necesidades de hidratación”.

Esto tampoco define la piel seca. Esta es otra historia. Expertos de Bioderma especifican que tener la piel deshidratada es transitorio y reversible con tratamientos adecuados. En este caso, los síntomas responden a una alteración de la capa superficial de la epidermis por falta de agua. Mientras que ser de piel seca o muy seca, es un estado constante que define un tipo de piel determinado que no cuenta con suficiente agua ni lípidos, e incluso responde a factores genéticos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

El doctor Pérez Hernández, por su parte, dice que las dos cosas, además podrían estar relacionadas. “No es exactamente lo mismo pero van relacionados. El manto hidrolipídico de la piel, que es el que verdaderamente evita que se deshidrate, tiene una función humectante, por eso, la mayoría de las sustancias humectantes, como la glicerina, forman una capa para evitar que se pierda el agua. Cuando uno tiene la piel seca, necesita humectar, pero puedes estar deshidratado porque no te hidratas adecuadamente, no bebes suficiente agua, consumes mucha sal con los alimentos, tomas diuréticos o no mantienes una rutina adecuada de cuidado de la piel, entre otras cosas”.

Soluciones para una piel radiante

El doctor Pérez Hernández asegura que lo más recomendable para hidratar y/o humectar la piel del rostro es, en primer lugar, visitar al especialista para que estudie las necesidades de tu piel. “Puede ser un esteticista con la formación adecuada, un dermatólogo o un médico estético. Luego seguir las recomendaciones que estarán relacionadas con las necesidades específicas de la piel. Si nuestro requerimiento es humectar, se suelen recomendar cosméticos de tipo tópico. Por ejemplo el ácido hialurónico de forma tópica es más humectante; pero si el requerimiento es hidratación, pueden recomendarse tratamientos de vía oral o con inyecciones. Por ejemplo, el hialurónico en inyecciones tiene un efecto de hidratación profunda”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En este sentido, existen tratamientos estéticos médicos con el objetivo de hidratar y humectar. “Los de tipo cosmético, como aplicación de pomadas y todo lo que sea de vía tópica que, como mencionábamos, son humectantes, y los médicos cuando ya hay que romper la barrera de la piel, los queratinositos, que son los responsables de que la piel sea impermeable, para que todos los nutrientes penetren mejor. Para esto usamos técnicas como el peeling, el dermapen, iontoforesis, o lo más común, que es inyección por vía mesoterapéutica de combinados de ácido hialurónico no reticulado con vitaminas, minerales, aminoácidos, coenzimas y sustancias antioxidantes que logran unir un efecto nutritivo con un efecto hidratante, para mayor eficacia”, finaliza Pérez Hernández.

¡Reconócela, pueblo!

No es imposible reconocer el producto que necesitas, aunque así lo parezca cada vez que te paras frente al aparador en la tienda -o en la web- y se hace difícil elegir. Además de visitar al especialista, también puedes conocer con mayor detalle qué tipo de productos son favorables para ti. Así lo explica la Reme Navarro Escrivá, farmacéutica y nutricionista de la Universidad de Valencia, España, quien publica en su blog algunos consejos para elegir la crema hidratante y humectante correcta.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Su primer consejo es siempre elegir productos adecuados para nuestro tipo de piel, sea grasa, normal, seca o mixta. Luego, brinda importancia a los productos formulados con ingredientes naturales como el aceite coco porque, a su juicio, son las que mejores resultados aportan.

La especialista agrega que se debe tener en cuenta nuestra edad, ya que con el paso del tiempo, la piel va necesitando diferentes nutrientes. Por último, pero muy importante, se recomienda que al adquirir una crema para el rostro busquemos no solo sus propiedades hidratantes y humectantes, sino que también ofrezca un factor de protección solar o SPF.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo dar volumen a los labios después de los 40 (y antes que salgan las arrugas)

La alta efectividad del ácido ferúlico: el compuesto que promete quitar las manchas y retrasa las arrugas

Cómo aplicar la base de maquillaje para no perderla toda en el cubrebocas (aunque sea inevitable que se manche)

EN VIDEO: Priyanka Chopra rinde homenaje a sus raíces con su nueva línea de productos para el cabello