¿Y ahora, qué? Las consecuencias a las que se enfrenta Trump tras el asalto al Capitolio

Redacción Noticias
·8 min de lectura
 (AP Photo/Jacquelyn Martin)
(AP Photo/Jacquelyn Martin)

Parece que lo ocurrido este miércoles en el Capitolio de EE.UU. le va a provocar más de un disgusto a Donald Trump. Y es que, tras los comentarios vertidos en redes sociales, el aún presidente de EE.UU. se ha visto señalado por unos y otros, incluido su propio bando político y el gabinete de la Casa Blanca, como responsable menifiesto de las escenas dantescas vividas en Washington.

Para empezar, la congresista Ilhan Omar está redactando artículos de juicio político contra Donald Trump, ya que ella y al menos otros seis demócratas de la Cámara de Representantes han pedido al presidente que sea destituido de su cargo.

Trump, a quien solo le quedan 14 días en el cargo, ha sido acusado de incitar a la multitud desenfrenada que irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos el miércoles, empujando a los oficiales de policía y abriéndose paso en las cámaras del Senado y la Cámara.

El caos interrumpió una sesión conjunta del Congreso en la que los legisladores y el vicepresidente Mike Pence debían certificar la victoria de Joe Biden después de escuchar los desafíos republicanos a los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

“Estoy redactando artículos de acusación. Donald J. Trump debería ser acusado por la Cámara de Representantes y destituido por el Senado de los Estados Unidos”, tuiteó el miércoles Omar, demócrata de Minnesota en su segundo mandato. “No podemos permitir que permanezca en el cargo, es una cuestión de preservar nuestra República y debemos cumplir con nuestro juramento”, escribió.

A Omar se unió un creciente coro de voces en el grupo demócrata de la Cámara de Representantes que pedían la destitución inmediata del presidente mientras las fuerzas del orden seguían limpiando y asegurando los terrenos del Capitolio el miércoles.

“Esto es sobre Donald Trump, punto. Llamó a la gente a DC y les dio órdenes de marcha. Necesita ser acusado y destituido de inmediato ”, tuiteó la congresista de Michigan Rashida Tlaib.

Pero no fue solo el "Escuadrón" de progresistas instando a sus colegas a purgar constitucionalmente a Trump de su cargo en los últimos días de su presidencia. El congresista Seth Moulton, un demócrata moderado de Massachusetts, fue uno de los pocos legisladores que emitieron este tipo de llamadas el miércoles.

“Trump es directamente responsable de esta insurrección y violencia. Necesita ser destituido de su cargo de inmediato. Es responsabilidad constitucional del vicepresidente Pence y del gabinete ejercer el poder que les otorga la enmienda 25 ”, tuiteó el Sr. Moulton.

A las 5 de la tarde, ningún republicano había mencionado nada sobre la destitución de Trump de su cargo, ya que las fuerzas del orden parecían estar manejando mejor la insurrección en el Capitolio el miércoles. Pero varios de ellos echaron la culpa del caos en Washington directamente a los hombros del presidente saliente.

"Esto es lo que el presidente ha causado hoy, esta insurrección", dijo el miércoles el senador de Utah Mitt Romney a Jonathan Martin del New York Times mientras una multitud de alborotadores pro Trump asaltaban el Capitolio.

Romney fue el único senador republicano que votó para condenar a Trump en su juicio político el año pasado. El presidente fue acusado en la Cámara por retener la ayuda militar a Ucrania en 2019 a menos que el nuevo presidente del país de Europa del Este anunciara una falsa investigación anticorrupción sobre Biden, quien en ese momento era candidato para la nominación presidencial demócrata de 2020.

MIEMBROS DE SU PROPIO GABINETE ESTUDIAN INHABILITARLO POR INCAPACIDAD

Al movimiento de los demócratas contra Trump se une uno más preocupante para el todavía Presidente: algunos miembros del gabinete de su gabinete y algunos legisladores están estudiando la posibilidad de invocar la enmienda 25 de la Constitución alegando su incapacidad para servir en el cargo y traspasar las funciones de presidente al vicepresidente, Mike Pence, pese a que solo le quedan dos semanas de mandato.

Según CNN, varios miembros del gabinete de gobierno están discutiendo la posibilidad de invocar la enmienda 25 para forzar la salida inmediata de Trump, aunque existen amplias dudas sobre si este proceso que contempla la Constitución prosperaría o si es aconsejable en estos momentos.

La Constitución estadounidense contempla la posibilidad de que el vicepresidente y una mayoría de ministros del gabinete (secretarios de departamentos) transmitan una declaración escrita en la que declaren la incapacidad del mandatario para desempeñar sus funciones sin que medie votación alguna y para que se traspase el poder inmediatamente al vicepresidente, en este caso Mike Pence.

Si el presidente se opusiera a ello y no hubiera acuerdo, el Congreso dirimiría las diferencias.

Tras ese paso, que normalmente es un trámite sin sobresaltos, Biden debería inaugurar su mandato en un acto público en las escalinatas del Capitolio el día 20 de enero.

Según la misiva de los legisladores, "Trump no está mentalmente estable y es incapaz de aceptar los resultados de las elecciones" y está dispuesto a incitar revueltas violentas para evitar que se certifique el resultado de las elecciones de noviembre.

Según Vanity Fair, el asesor legal de la Casa Blanca Pat Cipollone ha avisado a los miembros del equipo de Trump que mantengan la distancia con el mandatario, ya que se arriesgan a ser acusados de traición bajo la ley de sedición, que contempla duras penas de cárcel.

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama , el 2 de noviembre de 2020 en Miami, Florida
El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama , el 2 de noviembre de 2020 en Miami, Florida

BUSH Y OBAMA, CONSTERNADOS, TAMBIÉN ATACAN A TRUMP

A todo ello se suma la condena de expresidentes, congresistas y otros líderes políticos, tanto demócratas como republicanos, condenaron este miércoles la toma del Capitolio por una turba de partidarios del presidente Donald Trump, al que algunos responsabilizaron de lo ocurrido y pidieron someter a un juicio político.

"La Historia recordará correctamente la violencia de hoy en el Capitolio incitada por el presidente en funciones, quien ha continuado sin fundamentos la mentira sobre el resultado electoral legal, como un momento de gran deshonor y vergüenza para nuestra nación", afirmó el expresidente Barack Obama apuntando a Trump.

Republicano como Trump, el expresidente George W. Bush se declaró "consternado por el comportamiento imprudente de algunos líderes políticos desde las elecciones y por la falta de respeto mostrado hoy por nuestras instituciones, nuestras tradiciones y nuestra aplicación de la ley".

"Es repugnante y desgarrador", dijo Bush sobre la entrada de los partidarios de Trump en el Congreso después de que el presidente dijera en un mitin en Washington que "no concederá nunca" la victoria de Joe Biden en las elecciones del 6 de noviembre y reiterara sus infundadas denuncias de un fraude masivo.

Bush agregó que lo visto hoy por los medios de comunicación "es como se disputan los resultados electorales en una 'Banana Republic' (república bananera), no en nuestra república democrática".

"Hoy enfrentamos un asalto sin precedentes a nuestro Capitolio, nuestra Constitución y nuestro país. El asalto fue alimentado por más de cuatro años de políticas venenosas que difundieron información errónea deliberada, sembraron desconfianza en nuestro sistema y enfrentaron a los estadounidenses entre sí", dijo el expresidente Bill Clinton.

La ex primera dama y excandidata a la Presidencia Hillary Clinton tachó de "terroristas nacionales" a los que "atacaron uno de los fundamentos de nuestra democracia: la transferencia pacífica del poder después de elecciones libres".

Más cauto, el Centro Carter, del presidente demócrata Jimmy Carter, dijo en un comunicado que aunque apoya el derecho a protestar pacíficamente de los estadounidenses, "condena fuertemente las amenazas y la violencia de cualquier clase".

En un comunicado, la institución exhortó a que continúe el proceso de certificación de los resultados de las elecciones del 6 de noviembre y subrayó que "es tiempo de apoyar una transición pacífica y de trabajar juntos para un futuro próspero y compartido".

TRES VETERANAS DEL EQUIPO DE TRUMP PRESENTAN SU DIMISIÓN, Y MÁS VAN EN CAMINO

Por si fuera poco, tres veteranas del equipo del presidente Donald Trump en la Casa Blanca presentaron este miércoles su dimisión inmediata después del asalto al Capitolio por simpatizantes del mandatario, en el que murió una de las manifestantes.

La viceportavoz de la Casa Blanca, Sarah Matthews, presentó su renuncia debido al asalto al Capitolio protagonizado por manifestantes que apoyaban a Trump en su intento de detener la certificación del triunfo electoral en noviembre del demócrata Joe Biden, que cumplió todas las garantías electorales, pero que el presidente acusa de ser una victoria fraudulenta.

"Como alguien que ha trabajado en los pasillos del Congreso, estaba profundamente traumatizada por lo que vi hoy. Abandono mi rol de manera inmediata. Nuestro país necesita una transición del poder pacífica", indicó Matthews, una veterana del equipo de Trump.

La jefa de gabinete de la primera dama, Melania Trump, Stephanie Grisham, quien lleva vinculada al equipo de Trump desde 2015 y llegó a ser jefa de prensa de la Casa Blanca, anunció este miércoles también que renuncia a su puesto.

"Ha sido un honor servir a mi país en la Casa Blanca. Estoy muy orgullosa de haber sido parte de la misión de la Primera Dama Melania Trump para ayudar a los niños y estoy muy orgullosa de los logros de esta Administración", indicó Grisham.

La jefa de eventos sociales de la Casa Blanca, Anna Cristina Niceta, quien también está bajo la responsabilidad de la primera dama, se unió a las dimisiones tras tres años como parte del equipo de los Trump.

Se espera que otros miembros del equipo de Trump renuncien y pongan en evidencia así la gravedad de lo sucedido en la sede del Legislativo, algo que el presidente no ha condenado y que ha llegado hasta a justificar.

Entre quienes están pensando en renunciar están el asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O'Brien; su número dos, Matt Pottinger; y el vicejefe de gabinete de la Casa Blanca, Chris Liddell, según varios medios.

Con información de agencias