Tiendas de segunda mano: trucos para triunfar y a dónde ir en CDMX

Comprar ropa de segunda mano no solo ayudaría al planeta, sino que te permite encontrar prendas increíbles a un menor precio. Pero, antes de lanzarte a una tienda de este tipo, considera qué sería mejor evitar para no arrepentirte.

Ir acompañada a comprar ropa de segunda mano es una forma de asegurarte de que no te arrepientas. Foto: Getty Images
Ir acompañada a comprar ropa de segunda mano es una forma de asegurarte de que no te arrepientas. Foto: Getty Images

Antes de ir

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
  • Ten muy en claro qué es lo que estás buscando. Ir con una idea definida de qué es lo que te hace falta o quieres, es básico para evitar hacerte con piezas que terminarás por no utilizar. También es importante conocer tu guardarropa para no comprar prendas demasiado similares a lo que ya tienes, o bien, que las prendas que adquieras, combinen con lo que existe en tu clóset. Y sí, aunque encuentres un vestido precioso, si es de un color que no usarás, evítalo.

  • Comodidad ante todo. Te pasarás mucho tiempo buscando y probándote ropa. Así que lo mejor es ir cómoda con prendas que te puedas quitar y poner fácilmente.

  • Míralo todo. Una recomendación de la influencer australiana Hanna Klose, que se dedica justo a las cosas de segunda mano, es tomarte el tiempo de revisarlo todo, e incluso de no dudar en tomar una prenda que te llamó la atención aunque no sepas cómo te quedará. Lo de menos es descartarla una vez en el probador, pero podrías sorprenderte. 

  • Que alguien te acompañe. Además de ayudarte a revisar en menos tiempo todo lo que hay a la venta, te servirá de termómetro a la hora de probarte las cosas, como recomienda Klose.

  • Prepárate para irte sin nada. No porque le hayas invertido mucho tiempo a una tienda, tanto en buscar como en el probador, significa que tengas que llevarte algo. No fuerces una compra innecesaria.

  • Compra porque te gusta. Si bien en algunas tiendas se revisa la autenticidad de las prendas, no compres porque tenga una etiqueta de marca, ni evites las que no.

También te puede interesar: Moda vegana: cómo identificar si tu ropa es libre de maltrato animal

Qué debes evitar

  • Manchas. No sabes de qué es ni si lograrás quitarla. Quizá la prenda está a la venta por esa mancha y solo adquirirás un problema. Por supuesto también evita decoloraciones.

  • Ojo con las cremalleras. Prefiere que sean de metal, pues las de plástico duran menos tiempo, y al ser prendas usadas, podrías frustrarte.

  • Fibras sintéticas. El poliéster, acrílico, spandex o nylon se dañan y deforman más fácil. Así que, prefiere las fibras naturales.

  • Atención a las costuras. Muchos de los daños de una prenda se dan en las costuras, por eso, asegúrate de que sean de buena calidad, como que se mantengan lisas y no tengan irregularidades, y que sean constantes. 

  • Di no a la pelusa. Esas molestas bolitas de pelusa que se hacen en la ropa son una mala señal, de descuido, de mala calidad o de otra cosa, pero lo más seguro es que no te puedas deshacer de ellas.

  • Malos olores. Nada te garantiza que lavando la prenda te deshagas de un mal olor.

¿Necesita un arreglo?

Está bien comprar prendas que necesiten algún arreglo, o ajuste. Pero si las eliges, sé realista con tu compromiso en hacerlo.

Ajustes sencillos, como el largo de las mangas o de la falda, ajustar costuras o meter en la cintura, son realistas.

Tener que cambiar botones, cierres y otras aplicaciones son un arreglo mediano.

Pero recuerda que arreglar un cuero roto, o hacer una prenda más grande porque te queda muy ajustada son ajustes imposibles.

Y por supuesto, vayas donde vayas, lo mejor es lavar tu ropa antes de usarla.

También te puede interesar: 6 marcas que han creado colecciones ‘gender neutral’, una tendencia al alza

A dónde ir en la Ciudad de México

Recogemos algunas de las tiendas de segunda mano que puedes comenzar a explorar en la CDMX.

  • Mejor imposible. Una tienda con más de 15 años de experiencia en donde todo es revisado antes de ponerse a la venta para evitar que sea ropa falsa de marca. Está en Euler 137, Polanco.

  • Goodwill. Además de ropa, hay muebles y más, por lo que resulta un bazar, eso sí, un poco apretado. Está en Álvaro Obregón 178, Roma Norte.

  • Manosanta. Aquí también toda la ropa es revisada antes de ponerse a la venta, y lo que no pasa sus estándares lo regresan a quien la llevó. Eso sí, es una tienda itinerante, y hay que revisar sus redes sociales para ver dónde estarán la próxima vez.

  • Peculiar Objects. En este lugar también toda la ropa es seleccionada por la dueña, asegurándose de que no solo haya buena calidad, sino que no haya cosas parecidas puestas a la venta al mismo tiempo. Una gran ventaja, es que toda la ropa es lavada y restaurada antes de llegar al anaquel.

  • Void. Esta tienda no es cualquier cosa, y en teoría tienen clientes famosos, pues toda la ropa es seleccionada y catalogada por diseñador, estilo y época. Así, se trata de una tienda de ropa y accesorios de segunda mano de lujo y con historia. 

  • Fastlove Store. Aquí hay todo tipo de ropa, de marca o no, pero puedes encontrar prendas que salieron en el cine, en pasarelas o revistas.

  • Morada morada. Nació como una tienda itinerante, pero con tanto éxito que ahora tiene un espacio físico permanente, con dueñas amantes de lo retro. 

@travesabarros

Otras historias