Acumula 4 vueltas al mundo por trabajo este año y sus consejos de viaje se han vuelto virales

La suya es la voz de la experiencia. Nada como ser un experto viajero por necesidad (laboral en este caso) como para conocerse todos los trucos con los que hacer que vuelos y estancias fuera de casa (especialmente por negocios) sean mucho más llevaderos. Es lo que le ocurre a Dani Sánchez-Crespo (@DaniNovarama). Cuenta en su perfil de Twitter que en este año ya suma kilómetros como para cuatro vueltas al mundo. Una acumulación que le ha llevado a desarrollar toda una serie de atajos y trucos para viajar mejor que ha decidido convertir en consejos en un hilo que ha sido muy bien recibido por los internautas.

“Yo viajo mucho por trabajo. Demasiado. Vivo en aviones y hoteles. Este año llevo 4 vueltas al mundo. Total, que he pensado en haceros un hilo sobre trucos de viajero pro. Me diréis ‘Dani, eres un pijo’, y lo acepto. Pero si viajaseis lo que yo, haríais lo mismo”, comienza su batería de consejos. Los hay de todo tipo, para ahorrar tiempo, para hacer que los vuelos largos sean más llevaderos, para sobrellevar el cambio de hora, para comer mejor…

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El primero de ellos es el de viajar siempre con equipaje de mano. “¿Esperar una maleta tras 12 horas de vuelo? No, gracias. Solo llevo 3 mudas, unos zapatos de recambio, y voy lavando la ropa en el hotel. Así me puedo tirar 2 semanas de viaje sin mayor inconveniente. Y me cabe el portátil y todo”, sentencia en su primer truco. Uno que, además, cuenta con la ventaja de que si no facturas la probabilidad de que la maleta ser pierda se reduce a un despiste del propietario.

Además de esas mudas, Sánchez-Crespo explica que siempre mete en su equipaje una bolsa plegable pequeña que lo mismo le sirve para la ropa sucia que como bolsa de reuniones o para meter lo que compre en el aeropuerto.

Más allá de cómo optimizar el equipaje, que cada viajero puede tener sus estrategias, resulta especialmente interesante el consejo que da sobre los vuelos largos y las escalas. “Para vuelos largos, si hay, cojo siempre directos. Prefiero un economy directo que un business con escala. Las escalas son matadoras. Y si tenéis que hacer escalas, cogedlas para hacer siempre corto-largo, nunca largo-corto”. Es decir, que el vuelo tras cambiar de avión sea el más largo. La razón que da es que “en un vuelo largo-corto, el tramo final corto es matador. Siempre dejad el tramo largo al final. Llegaréis más descansados”.

Nada como haber viajado tanto como para dar cuatro vueltas al mundo en un año como para saberse todos los trucos del viajero. (Foto: Getty Images)
Nada como haber viajado tanto como para dar cuatro vueltas al mundo en un año como para saberse todos los trucos del viajero. (Foto: Getty Images)

El tema colas suele ser peliagudo en general. Lo mismo da en un supermercado que en un aeropuerto. Para el segundo espacio, este profesional del sector de los videojuegos recomienda coger la cola de la izquierda porque “tenemos tendencia a ir en la dirección de la mano dominante” por lo que “las colas izquierdas suelen estar más vacías” y, además, intentar evitar delante a familias y abuelos, que tardan “la vida en pasar seguridad”. Aclaración que hace al respecto: “No es su culpa, pero si tienes prisa, ponte detrás de gente que parezca que viaja por negocios. Se mueven más rápido”.

Una vez dentro del avión, lo mejor es pasillo, en la parte delantera y lejos de los lavabos. Añade algo más, “preguntad cómo va el vuelo. Y si no va lleno, coged pasillo-ventana hacia el fondo. Esos centrales son lo último en venderse, o sea que seguramente saquéis 3 asientos por el precio de 2”.

Comer, mejor antes del vuelo, y, a ser posible, pedir algo raro para que como tienen que prepararlo en el momento, estará mejor. Sugiere, por ejemplo, un “menú kosher”.

En cuanto a cómo entretenerse durante el vuelo, no hay mucho qué hacer: ver una película o una serie de las que se ofrecen o llevarse material audiovisual descargado de casa. “Hacer cosas en un avión es casi imposible por falta de espacio. Aparte del iPad o dormir, yo me dedico a dibujar. Llevad un cuaderno enano y un lápiz. Hacer un buen dibujo tarda horas. Si no, llevad un piano en el móvil, y dedicaros a sacar canciones conocidas. Es entretenido”, cuenta.

El jet lag suele ser un mal al que se enfrentan todos aquellos que viajan entre países con una diferencia horaria considerable, como parece ser el caso de este tuitero. Su truco para evitarlo es cambiar el horario el día antes para ir adaptándose o cerrar las cortinas para engañar al cerebro.

“Y como último truco, coged hoteles cerca de centros comerciales. Sé que es cutre, pero un centro comercial te da restaurantes para cenar, lugares donde comprar regalos, y tiendas por si te has dejado algo. Yo intento tener cerca un Uniqlo y una tienda de juguetes siempre”, cierra.

Para acabar, una invitación a que todo aquel que quiera se sume y aporte su grano de arena en forma de truco o consejo. El hilo ha sido todo un éxito.

Más historias que te pueden interesar:





Otras historias