Charlène y Alberto de Mónaco de nuevo enamorados. ¿Qué ha ocurrido?

Yahoo Vida y Estilo

Hacía mucho tiempo, pero mucho tiempo, que no veíamos un gesto cariñoso de Charlène de Mónaco hacía su esposo el príncipe Alberto. No en público. Hace años que el rostro de la princesa habitualmente mostraba tristeza, seriedad o distancia. Pero, ahora, “la princesa triste”, como llegaron a bautizar a Charlène, sonríe. Charlène sonríe y abraza a su marido en público. Algo realmente poco habitual en la pareja. Muy poco habitual. Y esto ha llamado poderosamente la atención de la prensa y ha hecho saltar todas las alarmas, pero alarmas para bien. ¿Qué ha ocurrido para este alegre cambio de actitud en la princesa Charlène? ¿Ha vuelto el amor en la pareja? ¿Cómo ha ocurrido? Estas son algunas de las preguntas que asaltan las redacciones de los medios de comunicación. Porque la prensa y el público asisten estupefactos al cambio radical que se se ha producido en la relación de la pareja monegasca frente a los medios. Veamos qué ha pasado entre ellos y por qué.

Prince's Albert II of Monaco and Princess Charlene of Monaco wearing a protective facemask, attend the inauguration of the new Casino place, in Monaco, on June 2, 2020 as the Principality eases lockdown measures taken to curb the spread of the COVID-19 (the novel coronavirus). (Photo by VALERY HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)
Prince's Albert II of Monaco and Princess Charlene of Monaco wearing a protective facemask, attend the inauguration of the new Casino place, in Monaco, on June 2, 2020 as the Principality eases lockdown measures taken to curb the spread of the COVID-19 (the novel coronavirus). (Photo by VALERY HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)

Se ha escrito mucho sobre que Charlène quiso, presuntamente, “escaparse” de su propia boda con el príncipe Alberto. Y un matrimonio que empieza así no “pinta” que pueda acabar bien. Pero, además, su intento de “novia a la fuga” se dio hasta en tres ocasiones, según publicó la prensa del momento. Tres ocasiones, sí. No fue una vez, ni fueron dos veces, sino que, presuntamente, fueron hasta tres los días en los que la princesa quiso “huir” a su país natal, antes de casarse, según siempre lo que recogió la prensa. Dicen que en tres días distintos Charlène intentó coger un avión para regresar a su país y no casarse con el príncipe Alberto de Mónaco. La primera vez cuentan que que fue cuando Charlène acudió a París para probarse su maravilloso vestido de novia de Armani y presuntamente la ex nadadora quiso refugiarse en su embajada en París para regresar a su país, según publicó la prensa del momento. La segunda vez que intentó “escaparse de su propia boda” fue, supuestamente durante la famosa carrera de Fórmula 1. Y en la tercera y última vez Charlène intentó coger un avión a su país pero, supuestamente, unos funcionarios la “convencieron” para que no se fuera. Estos intentos de no llegar al altar eran recogidos por la prensa poco después de que el enlace matrimonial entre la bella Charlène y el príncipe Alberto se hubiera consumado.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Princess Charlene raises the veil before the kiss with Monaco's Prince Albert II during their religious wedding ceremony at the Palace in Monaco July 2, 2011. REUTERS/Eric Gaillard (MONACO - Tags: ENTERTAINMENT ROYALS) (MONACO ROYAL WEDDING)
Princess Charlene raises the veil before the kiss with Monaco's Prince Albert II during their religious wedding ceremony at the Palace in Monaco July 2, 2011. REUTERS/Eric Gaillard (MONACO - Tags: ENTERTAINMENT ROYALS) (MONACO ROYAL WEDDING)

Si todo esto que contaron que pasó, pasó realmente, resulta lógico que después viéramos a una princesa casada pero muy triste. Es importante reseñar que, según fuentes muy cercanas a la pareja, el príncipe Alberto se esmeró, y se esmeró mucho, para que su mujer volviera a sonreír junto él. Alberto se esforzó por volver a hacer feliz a Charlène. Sin embargo, las instantáneas de las apariciones en público de la princesa seguían siendo, fundamentalmente, el retrato de una melancolía. En la prensa continuamente se hablaba de crisis en el matrimonio real. Pero, entonces llegaron los hijos. Y con el nacimiento de los príncipes Jacques y Gabriella vimos aparecer una sonrisa en el rostro de la princesa. Hubo quien auguró que el matrimonio había recobrado la ilusión y que Charlène y Alberto se sentían unidos tras la llegada de sus hijos. Sin embargo, las sonrisas y los buenos augurios empezaron a ser sustituidos por tristeza y por ausencias de la princesa. En los titulares de prensa se preguntaban: ¿Dónde está la princesa Charlène de Mónaco?. Las continuas desapariciones del escenario público por parte de la esposa del príncipe Alberto empezaron a ser cada vez más notables y numerosas. De nuevo, en la prensa, aparecía la palabra “crisis” y se aplicaba al matrimonio de Charlène y Alberto de Mónaco. Además, Charlène recibía muchas críticas, y las ha seguido recibiendo, por su actitud seria y distante en los actos públicos. Sin embargo, ahora parece que todo ha cambiado. ¿Cuál ha sido el motivo?

Prince Albert II of Monaco, Princess Charlene of Monaco, Prince Jacques and Princess Gabriella appear on the palace's balcony during Sainte Devote Celebrations in Monaco on January 27, 2020. - Saint Devote is the patron saint of the Grimaldi family, reigning in Monaco, and is celebrated each year as a national holiday. (Photo by VALERY HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)
Prince Albert II of Monaco, Princess Charlene of Monaco, Prince Jacques and Princess Gabriella appear on the palace's balcony during Sainte Devote Celebrations in Monaco on January 27, 2020. - Saint Devote is the patron saint of the Grimaldi family, reigning in Monaco, and is celebrated each year as a national holiday. (Photo by VALERY HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)

Pues resulta que hay quien asegura que ha sido precisamente por causa del coronavirus. Dicen que cuando Alberto de Mónaco contrajo el virus, Charlène realmente se preocupó mucho por lo que pudiera pasarle a su marido. Al parecer, Charlène durante estos duros tiempos de confinamiento ha vuelto a sentirse unida al padre de sus hijos. Charlène habría recuperado de nuevo la ilusión por su matrimonio. Si esto es cierto o no lo es, sólo lo saben con seguridad ellos dos. Pero, lo que sí es innegable es el cambio de actitud de Charlène con su marido. El cambio en público. Ahora, en público Charlène abraza a Alberto. Ahora, en público la sudafricana tiene gestos cariñosos con el príncipe. Y, ahora, en público los fotógrafos captan cómo Charlène parece que mira de otra manera a su marido.

Prince's Albert II of Monaco and Princess Charlene of Monaco wearing a protective facemask, attend the inauguration of the new Casino place, in Monaco, on June 2, 2020 as the Principality eases lockdown measures taken to curb the spread of the COVID-19 (the novel coronavirus). (Photo by VALERY HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)
Prince's Albert II of Monaco and Princess Charlene of Monaco wearing a protective facemask, attend the inauguration of the new Casino place, in Monaco, on June 2, 2020 as the Principality eases lockdown measures taken to curb the spread of the COVID-19 (the novel coronavirus). (Photo by VALERY HACHE / AFP) (Photo by VALERY HACHE/AFP via Getty Images)

Porque ya se sabe que que cuando crees que puedes perder a un ser querido es cuando más cuanta te das de que es un ser querido. Y hasta te puedes dar cuenta hasta de que es un ser “muy” querido. Con el tiempo, veremos si esta pareja real de verdad son felices juntos, con el tiempo. Estaremos atentos.



Otras historias