Micrófonos, lonas en las gradas y nuevos ángulos de cámara: así será el fútbol sin público en la tele

Yahoo Deportes
Estadio de Ipurua, en Eibar, durante el partido entre el equipo local y la Real Sociedad que se jugó a puerta cerrada el 10 de marzo. Foto: Ander Gillenea/AFP via Getty Images.
Estadio de Ipurua, en Eibar, durante el partido entre el equipo local y la Real Sociedad que se jugó a puerta cerrada el 10 de marzo. Foto: Ander Gillenea/AFP via Getty Images.

Afortunadamente parece que lo peor del coronavirus ya ha quedado atrás. Pese a que la situación sigue siendo delicadísima y el confinamiento en nuestros hogares aún es necesario, poco a poco vamos consiguiendo que el número de contagiados y el de fallecidos diarios vaya disminuyendo, mientras se incrementa el de recuperados. Puede comenzar a pensarse en el regreso a la vida normal, que incluirá, entre otras muchas cosas, la reactivación de nuestra Liga de fútbol.

Pero las cosas no volverán inmediatamente a ser como antes. Aunque la competición se reanude, serán necesarias medidas de seguridad especiales para que todo el esfuerzo hecho hasta ahora no se pierda. Eso significa que durante un tiempo los partidos se tendrían que disputar a puerta cerrada, sin público en los estadios.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Habrá fútbol, los jugadores estarán dándole patadas a la pelota, pero la falta de ambiente desde las gradas hará que la sensación no sea la misma. La diferencia será evidente no solo dentro del campo, sino también para los espectadores que lo sigan por televisión (que, dadas las circunstancias, seremos todos). Por eso, según cuenta ESPN, La Liga y la productora de televisión Mediapro están trabajando en ideas para hacer el espectáculo más atractivo.

Quizás la más llamativa de las propuestas sea la de captar las conversaciones de los jugadores, entrenadores y árbitros. Para lograrlo se estudian varias soluciones técnicas, aunque la más razonable parece instalar micrófonos muy sensibles alrededor del terreno de juego. En principio no se contempla la posibilidad de colocárselos a los propios jugadores en sus camisetas, como ya se ha experimentado alguna vez en Estados Unidos, puesto que parece demasiado invasivo.

De hecho, asegura ESPN, este es uno de los puntos más delicados en las conversaciones de la Liga y Mediapro con los clubes y los futbolistas. Porque todos están de acuerdo en ganar en espectacularidad, pero tampoco se quiere llegar al punto de que los jugadores se repriman y no se comporten con naturalidad por miedo a soltar alguna frase subida de tono que les cause problemas futuros y genere polémicas innecesarias. Cualquiera que haya jugado al fútbol alguna vez, aunque sea una pachanga con los amigos, sabe que las pulsaciones suben mucho y es difícil evitar que se escape alguna palabra más fuerte de la cuenta.

Por otra parte, se pretende evitar la sensación de vacío en las tribunas cubriendo las localidades con lonas. Esta solución es la que se emplea a menudo cuando parte de un estadio se cierra, por ejemplo, por obras de reforma. En esas ocasiones se hace más bien por motivos de seguridad, pero también contribuye a transmitir colorido y a que la imagen no sea tan triste.

En cualquier caso, son completamente conscientes de que estos métodos, aunque pueden aportar mejor aspecto, nunca sustituirán completamente la pasión que transmiten los hinchas de carne y hueso. Por eso, los realizadores y operarios de cámara deberán ser muy cuidadosos y, en la medida de lo posible, centrarse únicamente en lo que pase en el césped. Se estudiarán nuevos ángulos de encuadre para dar más importancia al terreno de juego y reducir al mínimo los planos en los que aparezcan las tribunas. Tendremos que acostumbrarnos a ver el fútbol desde un punto de vista diferente, en el sentido más literal de la frase.

Por supuesto, se establecerán protocolos rigurosísimos para que solo la cantidad imprescindible de personal técnico acceda a los estadios y se pueda garantizar una cobertura adecuada de los partidos con todas las medidas de seguridad. Se deberá evaluar en cada caso según las circunstancias, pero en la práctica se cree que, aunque se reducirá el número de trabajadores, esta disminución no será muy significativa.

Todo esto, de momento, no son más que ideas sobre los planes de acción en el futuro, aunque cuenta ESPN que ya habido algunas conversaciones al respecto entre los agentes involucrados y que en general se están alcanzando acuerdos. Aun así, el factor condicionante son las fechas, ya que aún no se sabe con certeza cuándo se podrá volver a competir; se ignora si la temporada actual, interrumpida abruptamente a principios de marzo, se reanudará dentro de unos meses, o si se suspenderá y empezaremos directamente con la 2020/21. Estos proyectos se están desarrollando por precaución y contando con escenarios pesimistas, como que fuera imposible volver a meter público en los campos hasta la primavera del año que viene. La última palabra, como es natural, la tienen las autoridades sanitarias.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias