Quién es Oriol Mitjà y por qué este catalán se ha convertido en uno de los científicos más controvertidos en esta pandemia

Yahoo Noticias

En las últimas semanas hay un nombre, asociado por muchos al independentismo, que se escucha con fuerza. Desconocido para la gran mayoría de la ciudadanía, el médico infectólogo catalán Oriol Mitjà ha ganado protagonismo en los medios a nivel nacional por los virajes de sus predicciones en torno al coronavirus y por el uso que de sus declaraciones ha hecho un sector del separatismo catalán, que esgrime sus argumentos como azote de la gestión que el Gobierno de Pedro Sánchez está haciendo de la crisis.

Oriol Mitjà, al frente de un estudio sobre el coronavirus encargado por el Govern, ha ganado relevancia mediática desde que se desató la crisis sanitaria. (Foto: Robert Marquardt/Getty Images)
Oriol Mitjà, al frente de un estudio sobre el coronavirus encargado por el Govern, ha ganado relevancia mediática desde que se desató la crisis sanitaria. (Foto: Robert Marquardt/Getty Images)

Especializado en Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas cuenta con un currículum “de vértigo” a sus 40 años. Destacan su licenciatura en Medicina por la Universidad de Barcelona (UB) y su doctorado con una tesis sobre enfermedades infecciosas. Ha trabajado a nivel internacional llegando a ser nombrado asesor de Naciones Unidas. En 2013 fue reconocido con el Premio Princesa de Girona; tres años más tarde con el Premio Català de l’Any y en 2017 recibió el Premio por la Paz de Naciones Unidas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Ahora, su nombre no deja de acaparar titulares y moverse en Twitter merced a sus estimaciones sobre cómo evolucionaría el avance del coronavirus y sus comentarios críticos con los encargados de gestionar la crisis a nivel nacional. Ha llegado a pedir la dimisión de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad.

Lo que le echan en cara a Mitjà es que haya pasado -como otros muchos compañeros de profesión, todo sea dicho- de decir que el coronavirus no era más que una gripe a pedir, en cuestión de unas semanas, un confinamiento total y declarar que las medidas tomadas a día de hoy son insuficientes.

“Es evidente que algunos de los grandes epidemiólogos y médicos de infecciosas catalanes metieron la pata hasta el fondo. Predijeron que esto era solo una gripe estacional o que el impacto sería minoritario. Pienso en Mitjà, sí, pero también en Antoni Trilla o Joan Guix”, declaró hace unos días una fuente del sector sanitario a Crónica Global. Es decir, Mitjà no ha sido el único, pero, al ser más mediático, sus predicciones han tenido una mayor repercusión.

Que su voz se escuche más alto tiene que ver con su relación directa con la Generalitat y con el hecho de que una parte del independentismo le haya ensalzado. Según cuenta el citado diario, su cercanía al gobierno catalán terminó de confirmarse en marzo tras convertirse en el responsable de un ensayo sobre el coronavirus encargado por el Departamento catalán de Salud.

Igual que en Crónica Global han realizado una cronología de sus predicciones para demostrar cómo se ha equivocado y cómo estas han ido cambiando y virando del ‘no hay que preocuparse en exceso’ a ‘necesitamos el confinamiento total y debería haber dimisiones’, en Twitter un perfil llamado Queda't a casa (@ElFilldelaJoana) ha recogido la cronología de sus intervenciones.

“Antes de que lo canonicen y construyan una estatua suya en la Plaça de Sant Jaume hoy vamos a hablar de @oriolmitja. Y vamos a ver su errática trayectoria durante esta crisis. No es nada personal, pero como ahora es el gurú y la verdad revelada, debemos conocerlo”, publicaba esta cuenta el martes.

Así, comenzaba con que el “11 febrero, un mes y dos días antes del estado de alarma”, argumentaba que “la infección es muy leve, la letalidad es inferior al 0,2% y es como la gripe de cada año”. Un argumento recurrente en aquellas fechas también por parte de otros expertos y medios de comunicación.

De aquello pasó a ser uno de los firmantes, el pasado 21 de marzo, de un manifiesto apoyado por un parte de la comunidad científica que señala que es “indispensable decretar un confinamiento total” y que resume su postura en tres puntos.

Primero, que “las simulaciones matemáticas advierten que las medidas actuales del sistema llevarán a un colapso del sistema sanitario alrededor del 25 de marzo”. Eso es hoy mismo. Segundo, que “dadas las proyecciones y la experiencia en otros países, es necesario anticiparse a la situación y no es razonable esperar a reaccionar”. Tercero, que “para evitar el colapso del sistema sanitario sólo existe la opción de intensificar las medidas de confinamiento y de restricción de la movilidad”.

Y es por lo dicho anteriormente que este grupo formado por “miembros de la comunidad científica, incluyendo expertos que trabajamos en las áreas de salud pública, epidemiología, infectología, microbiología, biología molecular, dinámica y propagación de epidemias y otras áreas relevantes para la comprensión de la diseminación del CoVID-19 y los efectos de las medidas de control” piden medidas más restrictivas que las impuesta por el Gobierno, al que reconocen que va “en buena dirección”.

Sobre las críticas recibidas, Mitjà se pronunció largo y tendido en una entrevista el pasado 18 de marzo. En ella se desvinculó del independentismo, declaró no ser “responsable de lo que transcriben los periodistas” y dijo, textualmente, “yo jamás me equivoqué. Jamás, porque la predicción de la evolución de enfermedades no es mi campo. Mi campo de investigación es la infectología y la epidemiología. En todo lo que hago me apoyo en modelos hechos por matemáticos que son muy inteligentes”.

También se ha defendido en la misma línea en un artículo que él mismo firma en El Periódico publicado por el diario catalán solo un día después titulado Es indispensable decretar un confinamiento total. Explica en su interior que lo escribe “para responder a las críticas que estoy recibiendo a partir de mi exposición mediática las últimas semanas en relación con la crisis del coronavirus SARS-CoV-2. Me preocupa que se use la descalificación personal para desacreditar el contenido de mis argumentos científicos”.

Dicho esto, pasa a recopilar cronológicamente sus declaraciones señalando, entre las primeras, que fue una de las voces a favor de la cancelación del Mobile en Barcelona cuando aún no se había desatado el brote en España.

Más historias que te pueden interesar:





Otras historias