Urdangarin, una víctima colateral del coronavirus

Yahoo Vida y Estilo

A Iñaki Urdangarin se le terminan las buenas nuevas, al menos de momento. El coronavirus ha cambiado por completo la vida del cuñado de Letizia. En los últimos meses Urdangarin vio con contento, o con mucho contento, cómo podía abandonar la cárcel de Brieva de dos maneras: Por un lado, obtenía permisos de varios días para visitar a sus familiares y, además, el yerno del rey Juan Carlos realizaba salidas semanales para su voluntariado en el Hogar Don Orione. Todo eso se ha acabado para Urdangarin, por lo menos por un tiempo. Y dicen que “el palo” anímico que ha supuesto para Urdangarin ha sido tremendo. Sus allegados están muy preocupados por él.

POZUELO DE ALARCON, SPAIN - OCTOBER 21: Inaki Urdangarin is seen leaving at 'Fundacion Hogar Don Orione' on October 21, 2019 in Pozuelo de Alarcon, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
POZUELO DE ALARCON, SPAIN - OCTOBER 21: Inaki Urdangarin is seen leaving at 'Fundacion Hogar Don Orione' on October 21, 2019 in Pozuelo de Alarcon, Spain. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Urdangarin no va a poder salir de la cárcel abulense por causa del COVID-19. Y es que el marido de la infanta Cristina se ha convertido en otra víctima colateral del coronavirus. Urdangarin se ha visto afectado por las medidas de contención del coronavirus, medidas que se están tomando en varios ámbitos de la vida ciudadana de nuestro país. Por un lado, el Gobierno de España ha decido que se suspendan permisos de salida en las prisiones españolas, como una medida de protección contra el COVID-19, según publica Look. De momento, Urdangarin no podrá poder pedir permisos para ver a su familia en Vitoria, como hizo ya en dos ocasiones anteriores, unos días por Navidad y otros por San Valentín. Pero, además, Urdangarin tampoco va a poder seguir adelante con sus tareas de voluntariado. Esas labores en el Hogar Don Orione permitían al cuñado de Letizia abandonar la prisión tres días a la semana. Pero, el Hogar Don Orione ha decidido seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y limitar las visitas al centro a las estrictamente necesarias, para evitar riesgos con el coronavirus. Al parecer, tras conocer que no va a poder abandonar su celda por un cierto tiempo, Urdangarin se habría quedado destrozado anímicamente.

VITORIA-GASTEIZ, SPAIN - DECEMBER 25: Iñaki Urdangarin and the Princess Cristina of Spain are seen in Vitoria on Christmas Day (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)
VITORIA-GASTEIZ, SPAIN - DECEMBER 25: Iñaki Urdangarin and the Princess Cristina of Spain are seen in Vitoria on Christmas Day (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

El marido de la infanta ha visto cómo de pronto ha perdido la posibilidad de ver en breve a su familia y, además, tampoco podrá, por ahora, continuar con esa faena de voluntariado, que tan bien le viene. Pero, esto no es todo. Si ya perder lo logrado debe doler, aún se debe hacer más duro si además pierdes las ilusiones que tenías para un futuro próximo. Urdangarin estaba confiado en que, en un breve espacio de tiempo, iba a acceder a una mayor libertad. Y no pinta que vaya a ser tan en breve. Recientemente se publicó que Urdangarin podría solicitar permisos para salir dos fines de semana al mes. El marido de Cristina estaba realmente esperanzado con esta posibilidad, posibilidad que ahora ve truncada. Al menos, de momento. La verdad, se entiende la consternación que puede llegar a padecer Urdangarin en estos días. Se entiende.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias