Correr al aire libre o en una caminadora no sería tan diferente, pero no son iguales

Si tú también has escuchado que correr en una caminadora, o cinta, no es igual que hacerlo en la calle, debemos informarte que no es tan cierto.

Correr en una cinta implicaría un menor riesgo de lesiones, pero menor gasto calórico. Foto: Getty Images
Correr en una cinta implicaría un menor riesgo de lesiones, pero menor gasto calórico. Foto: Getty Images

Sí, no es lo mismo correr al aire libre que hacerlo en una caminadora, siempre en el mismo sitio. Sin embargo, un nueva revisión de 33 estudios, publicada en la revista Sports Medicine, quería esclarecer si había o no una diferencia biomecánica entre ambas actividades, sobre todo porque son las cintas las que se utilizan para investigaciones, prácticas clínicas y entrenamientos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Compararon los resultados de personas entre 18 y 65 años y la biomecánica involucrada considerando la inclinación, amortiguamiento y velocidad constante de las caminadores con correr en la calle o la tierra. Y lo que encontraron es que los resultados son muy similares, aunque habría que considerar la diferencia en cómo se dan los pasos al contacto con el piso entre ambas formas.

Así, se podría concluir que no habría mayor diferencia entre ambas, en cuanto a la biomecánica muscular, aunque si tienes que decidir entre una u otra, hay otros factores a considerar. 

Por ejemplo, si lo que quieres es entrenarte para una carrera, lo mejor sería correr en el exterior, aunque pasar hasta 40% sobre una caminadora podría ayudarte a mantener un paso constante. Pero si lo que quieres es algo para estar más saludable, o simple entrenamiento cardiovascular, bastaría con una caminadora.

También te puede interesar: Tus tennis acolchados podrían estarte perjudicando, sobre todo al correr

Pero hay otros:

Lo que te ofrece correr al aire libre

  • Reforzaría los huesos, pues al correr sobre una superficie menos amortiguada, se generarían más reacciones corporales al impactar el piso.

  • Activarías más músculos, en parte debido a la irregularidad el terreno y a que este no se mueve, como en la cinta, lo que haría que tus pies tengan que ‘agarrarse’ a él, como recoge Rondel King, especialista certificado en acondicionamiento físico.

  • Quemarías más calorías, en parte debido al punto anterior, ya que las irregularidades del terreno, las curvas y el clima, obligan a tus músculos a reaccionar de formas distintas a cada paso.

  • Es más natural, pues no estarías limitado a los patrones de la caminadora, recoge King.

  • Te motivaría más, puesto que al estar al aire libre se genera un aumento energético que ayudaría a reducir la tensión, el enojo y la depresión. Además, puedes respirar aire fresco, distraerte y tomar un poco el sol, con debida protección.

  • Habría más riesgo de lesiones, especialmente de rodilla, piernas, cadera, pies y tobillos, debido al impacto contra el piso.

  • Habría que complementar con ejercicios de fuerza, sobre todo para las piernas, ya que es un ejercicio muy repetitivo en terreno irregular y sin amortiguación.

Correr al aire libre sería mejor para el entrenamiento de carrera, y tendría beneficios emocionales. Foto: Getty Images
Correr al aire libre sería mejor para el entrenamiento de carrera, y tendría beneficios emocionales. Foto: Getty Images

También te puede interesar: Ejercitarte en el frío ¿tiene ventajas?

Lo que te ofrece correr en una caminadora:

  • Te permite controlar más aspectos, como la inclinación, los intervalos y la recuperación. Además, contribuye a mantener una velocidad constante, pues la cinta es la que la marca, lo cual te ayudaría a entrenarte para mantener el paso, como recoge Selena Samuela, instructora de pelotones.

  • El clima no te frenaría, pues puedes utilizar la cinta sin importar si hace frío o si está lloviendo.

  • No puedes ir cuesta abajo, lo que ayudaría a fortalecer los músculos tibial anteriores de las piernas. Y, como tampoco hay curvas, no se mejoraría la agilidad lateral de los músculos.

  • Son más caras de mantener, pues haría falta un profesional no solo para encargarse del mantenimiento de mecánica, sino también de la computadora, si tiene monitores cardiacos y programas de entrenamiento. Además, requieren una mayor inversión, ya sea para comprarlas o para suscribirte a un gimnasio.

  • Darías zancadas más cortas, pues el movimiento de la cinta y el espacio te harían moverte distinto, recoge King.

  • Evitarías riesgos de la ciudad, sobre todo si lo haces por las noches o en caso de mucho tránsito vehicular.

Así que la decisión está en ti, dependiendo del tipo de ejercicio y beneficio que estés buscando. Sin embargo, consulta a tu médico antes de realizar cualquier cambio drástico en tu estilo de vida.

@travesabarros

Otras historias