Lo que hay detrás del 'milagro' económico de la provincia de Guadalajara

Guadalajara es una de las provincias que mejor se ha recuperado tras la crisis económica. La tasa de actividad se sitúa en 66,54%, una de las más altas del país (la media está en 58,72), mientras que el porcentaje de paro es de un 12,4%, frente al 13,9% estatal. ¿Cómo ha conseguido una provincia tradicionalmente rural ponerse al mismo nivel de las turísticas Málaga, Las Palmas, Tenerife y Baleares?

El alcalde de Cabanillas del Campo (uno de los municipios con mayor renta per cápita de Castilla La Mancha) declara, orgulloso, que su municipio tiene más puestos de trabajo que vecinos empadronados. En total, unos 10.000 empleos, la mayoría vinculados con la logística. El secretario general de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) en Guadalajara ha señalado que esto se debe al buen entendimiento entre la patronal, los sindicatos y el gobierno regional, lo que ha generado una alta facilidad para la instalación de las empresas.

También de interés:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Camión en carretera. Foto: Getty
Camión en carretera. Foto: Getty

A diferencia de otras regiones españolas, afectadas por la terciarización de la economía, Guadalajara no ha crecido gracias al sector servicios, sino al auge de la logística y a su ubicación estratégica, limitando con Madrid. El Corredor del Henares, dividido entre Guadalajara y Madrid, ofrece una alta disponibilidad de suelo industrial con buenas conexiones, para ser utilizado para la actividad logística. Los 21 municipios que forman parte del Corredor suman más de 200.000 habitantes, el doble que diez años atrás, mientras que la población del resto de la provincia ha decrecido en un 8,9%.

Ante el desbordamiento de Madrid, Guadalajara se ha beneficiado del conocido como ‘efecto frontera’, que también afecta a otras provincias españolas, como Toledo, Girona y Tarragona. Además, Guadalajara se ha visto beneficiada por subvenciones económicas por parte de la Unión Europea, al ser Castilla La Mancha una de sus regiones objetivo.

Un problema de temporalidad, salarios bajos y siniestralidad laboral

Según el INE, los repartidores de mercancías con contrato indefinido cobran 18.676 euros anuales, por debajo de la media española, situada en 19.830 euros. Sin embargo, esto solo representa un 6,43% de los trabajadores. De las 25.000 personas que trabajan en logística en la provincia, el 40% son contratados por ETT, o empresas de trabajo temporal. En el caso de estos empleados, su salario, en ocasiones, no alcanza siquiera los 900 euros mensuales.

Por otra parte, Guadalajara está a la cabeza de la siniestralidad laboral. A mayor actividad laboral, más accidentes se producen, por regla general. Sin embargo, el panorama es diferente al de otras provincias españolas, ya que se suelen dar en empresas de tamaño medio y grande, en comparación con el resto del país, donde la siniestralidad es más habitual en empresas pequeñas. Los accidentes in itinere, yendo al trabajo, también son comunes, y las lesiones internas y dislocaciones, derivadas del transporte manual y la manipulación de objetos, se dan con frecuencia. La patronal, UGT y CCOO critican que, en muchos casos prima el objetivo de obtener una alta productividad frente a la seguridad de los empleados. Además, hay accidentes que no llegan a tramitarse, por el miedo de los trabajadores a ser despedidos.

Los sindicatos están trabajando en ofrecer jornadas de formación en prevención de riesgos laborales a las empresas, para dar con soluciones para proteger a los empleados físicamente, además concienciar a los empleadores de las consecuencias de no prevenir estos accidentes. A ver si dentro de poco se empiezan a ver resultados y bajan los accidentes.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Otras historias