¿Son legales las criptomonedas en Latinoamérica?

Sebastián Aguirre
·7 min de lectura
Prague, Czechia - November 5, 2018: Bitcoin, litecoin and ripple coins currency finance money on graph chart background. Bitcoin as most important cryptocurrency concept. Stack of cryptocurrencies with a golden bitcoin in the middle.
Bitcoin, Litecoin, Ripple y Ethereum son algunas de las cripmonedas más comunes en este mercado.

La reciente escalada del precio de criptomonedas como el bitcoin –que en septiembre de 2020 se cotizaba a US$10.000 la unidad y en febrero de este año alcanzó un techo superior a los US$57.000–, y las declaraciones públicas hechas por personajes como Elon Musk y Bill Gates sobre el tema, han elevado el interés en el mundo entero por estos activos digitales, y en especial en Latinoamérica, una región donde la discusión sobre su adopción aún es muy incipiente.

Musk ha sugerido que podría lanzar su propia criptomoneda, y además una de sus empresas, Tesla, anunció la compra de US$1.500 millones en bitcoin y aceptará este activo como medio de pago. En el otro extremo se ubicó Gates, quien dijo no ser "fanático" del bitcoin y que quien quisiera invertir en él "debería tener cuidado".

La turbulencia que los dos multimillonarios generaron alrededor de las criptomonedas ha suscitado que en Latinoamérica los ojos en la región se hayan posado sobre México y Colombia, los dos países que han dado un paso al frente en los últimos años con la habilitación de escenarios regulatorios controlados donde se está experimentado la adopción de estos activos en las transacciones financieras dentro de sus sistemas bancarios y que esta herramienta pueda ser utilizada de la misma forma como se administra una cuenta de ahorros o corriente, una tarjeta débito, entre otros servicios.

Ese crecimiento del interés se ha hecho evidente en estudios recientes como el que publicó este 1 de marzo Binance Research, grupo de investigación y desarrollo en blockchain de la compañía Binance, líder mundial en el intercambio de estos activos, que en su Índice Global de Criptoactivos 2021 registró que el 52 % describe esta inversión como un medio para obtener ingresos mientras que el 15 % de los usuarios encuestados la considera su principal fuente de ingresos. La encuesta fue hecha a 61.000 usuarios de todo el mundo.

¿Qué está pasando en la región?

Bryan Benson, director de operaciones de Binance en Latinoamérica, conversó con Yahoo Finanzas acerca de la situación regulatoria de las criptomonedas en la región. En su concepto, éstas aún se encuentra un paso atrás en la evolución regulatoria respecto a lo que ocurre en otros países del mundo donde estos activos circulan por sus sistemas financieros (Reino Unido, Suiza, Japón, entre otros), una razón para que el foco se concentre en lo que pueda pasar, por ejemplo, en México, pues lo que allí ocurra servirá como espejo para muchos otros países en los que estas discusiones aún ni siquiera están sobre la mesa.

En México, según Benson, está vigente desde 2018 la Ley para Regular a las Instituciones de Tecnología (LRITF). De acuerdo con lo publicado por el Gobierno de México, esta norma "propone considerar el uso de activos virtuales, con previa autorización del Banco de México (Banxico). Además, crea el Comité Interinstitucional de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que estará integrada por funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), del Banxico y de la misma CNBV, "que intervendrá en la toma de decisiones de mayor importancia, como el otorgamiento de autorizaciones, imposición de sanciones, entre otros".

El Banco Central de México ha insistido en que la única moneda legal en el país es el peso mexicano y que los criptoactivos no pueden ser considerados aún con el carácter de una divisa, a pesar de la citada ley vigente.

Benson describe el escenario como un "monopolio" ya que hay muy pocas entidades con licencia de operación, lo cual restringe el alcance. Por eso están a la espera de que se puedan emitir más licencias a otras entidades financieras para que estas acepten depósitos de criptomonedas y se hagan desembolsos desde las casas de cambio hacia las cuentas bancarias.

La situación en Colombia

En cuanto a Colombia, desde marzo de este año se está ejecutando una prueba piloto avalada por la Superintendencia Financiera, entidad de vigilancia de ese país, que creó el sandbox o arereno, un escenario controlado en el que, con su autorización, nueve alianzas entre bancos tradicionales y exchanges están haciendo pruebas de transacciones con criptomonedas.

La entidad aclaró que esta prueba no significa que las divisas virtuales estén avaladas para su uso dentro del sistema financiero, y por ahora se siguen considerando como un activo más, recibiendo por ende el mismo trato regulatorio que cubre a otros como el oro, por ejemplo. Mientras, el Banco de la República, banco central de ese país, ha ratificado al peso colombiano como la única moneda legal en su territorio.

Alejandro Beltrán, cofundador de la exchange Buda, que tiene operaciones además en Colombia, Chile, Perú y Argentina, celebra que esto ocurra en Colombia, dado que es uno de los países en el mundo con más transacciones de este tipo, y en Latinoamérica solo lo supera Venezuela.

"Esta prueba piloto es un paso importante para reconocer el ecosistema y entender este fenómeno global que se aceleró por la pandemia. Este ejercicio puede dar resultados interesantes siempre que las entidades financieras vigiladas entiendan la economía cripto, y creemos que es una antesala de lo que puede ser un marco regulatorio en el futuro, porque el Banco de la República y el Gobierno nacional vienen explorando estas tecnologías", sostiene Beltrán.

Te puede interesar:

El bitcoin se ha convertido en un de los activos de inversión más populares en todo el mundo. Foto: Getty Images.
El bitcoin se ha convertido en un de los activos de inversión más populares en todo el mundo. Foto: Getty Images.

Los temores

Benson y Beltrán coinciden en que uno de los temores más comunes en los países para establecer marcos regulatorios ha sido el riesgo de que estos activos sean utilizados para actividades ilícitas relacionadas con lavado de activos y financiación del terrorismo, así como temas asociados a ciberseguridad, protección de los datos de las personas y seguridad de la información.

Por eso, resaltan el hecho de que sean dos países flagelados por el narcotráfico, como México y Colombia, sean quienes más experimenten en la actualidad con ejercicios regulatorios para generar espacios controlados donde se puedan efectuar un seguimiento de las transacciones con criptoactivos y el cierre de brechas que ayude a mitigar los riesgos que se puedan generar en esos ecosistemas digitales.

"En Latinoamérica tenemos esa desconfianza innata por todo lo que es ajeno. Hay dos palabras clave: estafa y pirámide. Son percepciones muy aferradas, pero reales porque sí hubo estafas y sí hubó pirámides, criminales que usan las últimas tecnologías para robar, pero eso no implica que la tecnología sea mala. Hace veinte años los celulares los usaban los ricos y los malos, qué tal que los gobiernos no hubieran dejado que estos se usaran", acota Benson.

El panorama en otros países latinos

Benson, de Binance, lamenta que en países como Perú aún no haya ninguna ley que hable de criptoactivos, una situación muy parecida a Chile, aunque allí el vocero valora que existan unas guías que, de todos modos, aún no son lo que están esperando. En Brasil, entre tanto, han sido aprobadas unas pasarelas directas entre los bancos locales y exchanges.

Desde Argentina, Manuel Beaudroit, CEO de la exchange Belo Cash, cuenta que el ecosistema cripto en su país se ha visto afectado por la incertidumbre reglamentaria que ha ido en contravía de un sector que no ha parado de crecer desde 2012.

"La operación es legal porque no es ilegal. Pero está más supeditada a acuerdos entre privados y bancos para poder operar. Desde el año pasado se viene hablando de impulsar una ley que regule la actividad de los exchanges", expresa Beaudroit.

El CEO no quisiera que en su país se replicara lo ocurrido en México, ya que considera que allí la regulación lo que hizo fue "construir un techo de cristal" donde, asegura, los que ya están con la aprobación pueden operar pero los que no les cuesta mucho entrar a ese mercado.

Sin embargo, Beaudroit es optimista y asegura que "es cuestión de tiempo de que los bancos ofrezcan este tipo de soluciones, ya que ha habido interés expreso de algunos por querer jugar en esa industria.