¿Cuáles son los puntos positivos de la Superliga europea?

Jose Benitez
·2 min de lectura

En el día de ayer el mundo se sacudía con la noticia de la creación de una Superliga Europea entre los principales clubs del mundo. Y como casi con todo, la sociedad se ha dividido en los partidarios y los detractores de esta idea.

Personalmente, estoy en contra de la creación de una competición que no atienda a méritos deportivos y que sea puramente elitista, pero como con todo, también hay ciertas ventajas que hay que mencionar para tener la fotografía completa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Para mí, la principal ventaja es que separamos el fútbol espectáculo del fútbol real. Y cuando hablo de fútbol espectáculo no lo hago de forma peyorativa, creo que es beneficioso separar los dos estilos para que los aficionados de uno y otro vean satisfechos sus gustos, no como ahora que nos encontramos con aficionados que solo siguen la Champions, y con aficionados que lo que les gusta es seguir el fútbol más tradicional, ir al campo y que haya una gran igualdad entre equipos.

De esta forma ambos estilos o maneras de ver el fútbol no chocarán como hasta ahora lo hacían. Los grandes equipos se medirán en una liga que estará igualada, y dejarán también unas ligas nacionales más igualadas. En la Superliga podremos disfrutar de los mejores jugadores y en las ligas nacionales de equipos, auténticos bloques conformados por personas que sienten los colores y este gran deporte. De hecho, podría ser una gran oportunidad para que de una vez por todas se fueran de los clubes pequeños propietarios dañinos, puesto que quien verdaderamente ha sufrido el fútbol visto como un negocio, son los equipos con menos recursos, que vendían su alma a usureros para poder competir contra los gigantes.

Si ahora salen, la rentabilidad en las ligas locales será menor, por lo que todos esos interesados querrán marcharse, y quizás podamos disfrutar de un fútbol más romántico, mientras también disfrutamos del fútbol espectáculo de forma separada.