¿Cuál sería la condena para los independentistas si Cataluña estuviese en otros países de Europa?

La extradición de Carles Puigdemont ha sido uno de los grandes desafíos que ha afrontado la Justicia española los dos últimos años. Hasta el momento todos los intentos de hacer efectiva la orden europea de detención han sido infructuosos. Para llevarla a cabo es necesario que el delito que se le imputa al acusado esté recogido en el Código Penal del país al que se le requiere la extradición.

Ahora, con la sentencia en firme y los presos condenados a entre 9 y 13 años por sedición y malversación, España va a tratar de conseguir la entrega del político catalán, algo que no va a ser nada sencillo. Pero, ¿habría sido distinta la condena si Cataluña estuviera en otro país de Europa? Lo cierto es que probablemente sí.

Enfrentamientos en Barcelona tras la sentencia del procés. (AP Photo/Bernat Armangue)
Enfrentamientos en Barcelona tras la sentencia del procés. (AP Photo/Bernat Armangue)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

ESPAÑA

Y es que el delito de sedición varía bastante en la mayoría de ordenamientos jurídicos europeos, tal y como revela Javier Biosca en Eldiario.es. En España se castiga con entre 4 y 8 años de prisión; de 8 a 10 para sus líderes; y de 10 a 15 si estos son cargos públicos.

Mientras, en los países del entorno está considerado como un tipo agravado de resistencia a la autoridad y se requiere el uso de la violencia (a diferencia de en España). Además, las penas son más reducidas.

BÉLGICA

Por ejemplo, el país en el que actualmente reside Puigdemont y que se va a tener que enfrentar nuevamente a la euroorden, el delito más similar es el de rébellion, que es la resistencia con violencia contra los funcionarios que actúan en ejecución de las leyes.

Si el delito es cometido por un colectivo (como es el caso) hay que distinguir entre grupos formados de forma fortuita (de 1 a 5 años si los rebeldes portan armas y de 3 meses a 2 años si no) y grupos formados por un acuerdo previo (5 a 10 años con armas y de uno a cinco en caso contrario).

Puigdemont en Bruselas, Bélgica. (AP Photo/Francisco Seco)
Puigdemont en Bruselas, Bélgica. (AP Photo/Francisco Seco)

ALEMANIA

Fue el otro país que pudo extraditar al expresident, pero el tribunal solo quería hacer efectiva la euroorden por el delito de malversación, algo que España rechazó. Allí, el delito más parecido a sedición, llamado tumulto o revuelta, fue suprimido en 1970, ya que se consideraba como un cargo que era vestigio de un estado autoritario.

Recordemos que cualquier manifestación contra el orden establecido podría englobarse dentro de la sedición. Así, lo más parecido es la resistencia violenta, cuya pena oscila entre los 3 y los 5 años de cárcel.

SUIZA

Por el contrario, en Suiza sí sigue existiendo el delito de revuelta, aunque la pena no es superior a los 3 años de prisión, muy inferior a la que han recibido los políticos del procés.

FRANCIA

En el país galo hay que recurrir al delito de rébellion que tiene distintas penas en función de la gravedad. Así, serán 2 años en los casos normales, 3 si se comete en reunión y 5 en caso de ser armada. Si es colectiva y armada, asciende hasta los 10 años.

Otras historias