Cuando OJ Simpson se robó el rating de las Finales NBA que jugaron Rockets y Knicks

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·Periodista
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
LOS ANGELES: Automovilistas se detienen y saludan mientras las patrullas persiguen una camioneta Ford Bronco (blanca al centro) manejada por Al Cowlings, llevando al fugitivo y sospechosos de homicidio OJ Simpson, en una persecución a baja velocidad el 17 de junio de 1994 en la carretera 405 en Los Ángeles, California. El amigo de Simpson, Cowlings, posteriormente condujo hacia la casa de Simpson en Brentwood, donde se entregó a las autoridades. (Foto de Jean-Marc Giboux/Liaison)
LOS ANGELES: Automovilistas se detienen y saludan mientras las patrullas persiguen una camioneta Ford Bronco (blanca al centro) manejada por Al Cowlings, llevando al fugitivo y sospechosos de homicidio OJ Simpson, en una persecución a baja velocidad el 17 de junio de 1994 en la carretera 405 en Los Ángeles, California. El amigo de Simpson, Cowlings, posteriormente condujo hacia la casa de Simpson en Brentwood, donde se entregó a las autoridades. (Foto de Jean-Marc Giboux/Liaison)

OJ Simpson, otrora estrella de la NFL como corredor de los Buffalo Bills, tuvo una carrera exitosa en lo personal, ganando el MVP de la liga en 1973 y luego siendo exaltado al Salón de la Fama del Futbol Profesional. Parte de ese éxito le permitió abrirse puertas para grabar una serie de comerciales y después convertirse en actor, pero no fue por eso que se 'robó' los ratings de las Finales de la NBA de 1994.

Después del intempestivo anuncio del retiro (el primero) de Michael Jordan, luego de conquistar tres títulos de la NBA de manera consecutiva con los Chicago Bulls, había mucha expectativa por ver el reacomodo en la liga, qué equipos podrían tomar el lugar de preponderancia que había dejado vacante la ausencia del astro.

El evento del anuncio del retiro de Michael Jordan. Ahmad Rashad (izq) y Michael Jordan aparecen en el United Center el 5 de octubre de 1993 en Chicago, Illinois. (Foto de Paul Natkin/Getty Images)
El evento del anuncio del retiro de Michael Jordan. Ahmad Rashad (izq) y Michael Jordan aparecen en el United Center el 5 de octubre de 1993 en Chicago, Illinois. (Foto de Paul Natkin/Getty Images)

Desde el inicio de los playoffs de 1994 hubo bastante interés por descubrir una NBA sin Jordan, quien junto con Scottie Pippen y el resto de sus compañeros en los Bulls, se encargaron de frustrar a muchos equipos en los tres pasados años, por ello ver qué jugadores y clubes emergían para aprovechar ese vacío se tiñó de morbo.

Y fueron los New York Knicks, quienes sufrieron tres veces seguidas en los playoffs contra los Bulls, quienes lograron aprovechar la ausencia de Chicago por el lado de la Conferencia del Este para llegar a las Finales de la NBA, sus primeras en 21 años; mientras que por el otro lado, los Houston Rockets lograron sortear los obstáculos en el Oeste para regresar a las Finales solo siete años después de haber disputado unas.

Hakeem Olajuwon (34) de los Houston Rockets busca pasar el balón ante la presión defensiva de Patrick Ewing de los New York Knicks durante el primer cuarto del Juego 5 de las Finales de la NBA de 1994 en el  Madison Square Garden, el 17 de junio de 1994. (Foto de BOB STRONG/AFP via Getty Images)
Hakeem Olajuwon (34) de los Houston Rockets busca pasar el balón ante la presión defensiva de Patrick Ewing de los New York Knicks durante el primer cuarto del Juego 5 de las Finales de la NBA de 1994 en el Madison Square Garden, el 17 de junio de 1994. (Foto de BOB STRONG/AFP via Getty Images)

A decir verdad, el choque Knicks vs. Rockets no era en lo absoluto insulso y gran parte del interés de las Finales de 1994 se respaldaba en el duelo de los estelares centros, Hakeem Olajuwon del lado de Houston y Patrick Ewing por el de New York, dos de los mejores en su posición en la liga yendo frente a frente en pos del título de la NBA.

Después de que Houston y New York dividieran los primeros cuatro partidos de la serie, empezaba la definición de una contienda que se había vuelto una miniserie, a ganar dos de tres, con un crucial Juego 5 en el Madison Square Garden, que dejaría al ganador en la puerta del campeonato, a solo un triunfo de destapar el champán y festejar en los vestidores.

Y ese 17 de junio de 1994, mientras los Knicks se encargaron de ganar un apretado, intenso y emocionante partido por 91-84, con una sólida actuación de Ewing, con 25 puntos y 14 rebotes, a 4,480 kilómetros de distancia, un acontecimiento de último minuto le estaba robando todo el interés y la audiencia a las Finales NBA.

Durante el Juego 5, la cadena con los derechos televisivos en aquel entonces, la NBC, decidió dividir la cobertura de las Finales con la persecución en las autopistas de Los Ángeles por parte de la policía angelina, yendo a baja velocidad por el miembro del Salón de la Fama, OJ SImpson, quien escapaba después de haber sido declarado culpable de homicidio doble, luego de que el pasado 12 de junio (cinco días antes) su exesposa Nicole Brown y un supuesto amante habían sido asesinados en una mansión cercana al área de Brentwood.

LA PERSECUCIÓN DE O.J SIMPSON (Foto de Ted Soqui/Sygma via Getty Images)
LA PERSECUCIÓN DE O.J SIMPSON (Foto de Ted Soqui/Sygma via Getty Images)

En muchas partes del Estados Unidos las pantallas estuvieron divididas, con una mitad mirando el Juego 5 de las Finales de la NBA, y en la otra la persecución de OJ, que se volvió un evento multitudinario en las calles de L.A. Al enterarse la gente de lo ocurrido, las noticias corrieron como pólvora y la gente se agolpaba en las avenidas para atestiguar en primera persona escenas más propias de una película de acción que de la vida real.

Incluso la repetidora local en Los Ángeles, la estación KNBC, dejó de transmitir por completo el juego de basquetbol para enfocarse solamente en la cobertura de lo que acontecía con Simpson. Horas más tarde, el exjugador de la NFL regresaría a su casa en el suburbio de Brentwood, donde se entregaría a las autoridades.

"Desde mi perspectiva, eran las Finales de la NBA lo más importante para estar mirando por el televisor, no la persecución de una camioneta Bronco", le dijo en 2019 el entonces delantero de los Rockets, Matt Bullard al Houston Chronicle.

Según el Chronicle, el Juego 5 de las Finales de la NBA obtuvo una calificación de Nielsen de 7.8, lo que lo convirtió en el juego de Finales con la calificación más baja en ese momento desde principios de la década de 1980. En contraste, se estima que 95 millones de personas vieron la persecución de Simpson, lo que habría dado una calificación combinada de Nielsen de 48.4.

Cinco días después, los Rockets ganaron el título de la NBA, luego de ganar los Juegos 6 y 7 para coronarse como campeones por primera vez en su historia. Probablemente en ninguna otra parte de Estados Unidos hubo tanto interés en el desenlace de la serie y del desfile de celebración como en Houston, porque en el resto de la nación, fue todo lo que pasó con OJ Simpson y su caso lo que se robó la atención.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Ex gobernador enfrenta a ladrón que acababa de asaltar su negocio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente