Los cuatro chascos del Barcelona de Valverde


ANÁLISIS

Ernesto Valverde no está discutido pero su continuidad la próxima temporada al frente del Barcelona no está nada clara. La decepción en la Supercopa de España, a pesar de que no le costará la cabeza al 'txingurri' en el corto plazo, le pasará una factura que se acumula a los tres chascos que ha protagonizado a lo largo de las dos temporadas precedentes. Siempre sonadas, las decepciones de los últimos años ya son más que los títulos ganados y un sector cada vez más grande de la afición está en contra de los planteamientos del técnico ganados de dos Ligas y una Copa del Rey con el equipo azulgrana.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Sin embargo, la eliminación en el Olímpico de Roma el 10 de mayo de 2018 sigue escociendo 620 días después. No solo porque el Barcelona se dejara remontar el 4 a 1 del Camp Nou sino por la forma como lo hizo, sin apenas comparecer en el feudo romanista en el que nadie creía en darle la vuelta al resultado. La falta de actitud del Barcelona dio alas a una Roma que barrió de Europa al Barcelona en los cuartos de final. Lo peor, no obstante, llegaría al cabo de un año.

Lionel Messi Liverpool Barcelona UEFA Champions League 05/07/19
Lionel Messi Liverpool Barcelona UEFA Champions League 05/07/19

Lo que sucedió en Anfield es quizá la página más negra de los últimos lustros en azulgrana. El equipo volvió a dejarse remontar un 3 a 0 ante un Liverpool desbocado que hizo lo que quiso con los hombres de Valverde, convertidos en muñecos del primer al último minuto y mostrándose incapaces de crear peligro alguno con al menos un gol que intimidara lo más mínimo al equipo de Jürgen Klopp. La guinda la pondría el Valencia en la final de la Copa del Rey que no disputó Luis Suárez, que se borró operándose la rodilla pensando en estar bien con su selección. Pero no pasó nada.

Y tampoco ha sucedido ahora, cuando el Barcelona ha caído eliminado en la semifinal de la Supercopa de España ante el Atlético. Es cierto que esta vez sí que compitió y durante 75 minutos ofreció el que quizá haya sido el mejor partido de la temporada. Pero con esto no basta pues los partidos duran 90 minutos y los errores infantiles de Anfield, que siguen siendo motivo de mofa en el mundo del fútbol, se repitieron ante el cuadro colchonero. Son demasiadas veces escuchando que "no volverá a pasar". Ayer incluso Messi insistió en ello pero la credibilidad del equipo se agota al mismo ritmo que lo hace su fiabilidad en partidos de primerísimo nivel.

Otras historias