El día que Robinho maravilló debutando con el Real Madrid contra el Cádiz

Quim Ferré
·2 min de lectura

Róbson de Souza, más conocido como Robinho, es un jugador sin equipo desde octubre de 2020 tras terminar su vínculo con el Santos. Nos trasladamos a cuando dejó su país natal tras tres temporadas en dicho club, estando en el Real Madrid entre 2005 y 2008.

El de Sao Vicente llegó en verano de 2005 a un conjunto merengue que invirtió 24 millones de euros en él. El anuncio oficial fue el 24 de agosto y el 28 estaba sumando sus primeros minutos en la jornada inaugural de LaLiga, que llevaba al Real Madrid al estadio Ramón de Carranza para vérselas con el Cádiz.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los visitantes se adelantaron a los cuatro minutos mediante Ronaldo Nazário, viendo como Matías Pavoni empataba para los gaditanos pasada la hora de juego. Poco después de ese tanto de la igualada, Vanderlei Luxemburgo decidió revolucionar el partido cambiando a Thomas Gravesen, su centrocampista más defensivo, por un futbolista que era pura fantasía por el costado.

Estuvo 24 minutos sobre el terreno de juego, dejando un sombrero sobre un rival y yéndose de dos rivales en sus primeros cinco. Comenzó siendo eléctrico. De hecho, de un control con el pecho suyo y su asociación con O Fenomeno nació la asistencia para que Raúl González diese el triunfo a los blancos.

JOSE LUIS ROCA/Getty Images
JOSE LUIS ROCA/Getty Images

En los instantes finales dejó otros detalles como un regate sobre dos adversarios o una ocasión en la que realizó múltiples bicicletas antes de forzar un saque de esquina. En el tiempo de descuento, se vio rodeado por tres rivales y logró conectar con un Iván Helguera que envió el balón al palo. El debut fue ilusionante.

La realidad fue que en esas tres temporadas jugó 136 partidos en los que anotó 35 goles y repartió 27 asistencias, dejando momentos de gran calidad pero sin terminar de tener regularidad como para asentarse definitivamente. Con la llegada del grupo inversor de los Emiratos Árabes Unidos al Manchester City, su primer fichaje potente fue él, por quien invirtió 43 millones de euros. Pasó por AC Milan, Guangzhou Evergrande, Atlético Mineiro, Sivasspor, Basaksehir y en tres etapas por el Santos antes de quedarse sin equipo.