Días inexplicables en el fútbol

River le pateó al arco a Sarmiento 23 veces y sólo hizo un gol. Boca tuvo 20 chances contra Patronato. A los dos les empataron sobre el final.

Las imágenes se parecen tanto que se vuelven ridículos. Boca juega en La Bombonera contra Patronato y controla ampliamente el partido: tiene el 66% de la posesión de la pelota, duplica en pases al rival y cuatriplica a los otros en tiros al arco. River juega en el Monumental contra Sarmiento de Junín: tiene el 65% de la posesión de la pelota, casi duplica en pases al rival y patea al arco más del doble de veces que los otros. Aún así, sobre el final del partido, les empatan el juego. Insólitamente.

De los 10 tiros que intenta Sarmiento en el partido contra River, tan sólo uno, en el segundo tiempo, queda direccionado hacia los tres palos de Augusto Batalla: es gol. River, durante la segunda parte, patea 12 veces y 8 van hacia donde está Julio Chiarini: del total, 8 son dentro del área. Aún así, no mete ninguna. Su precisión de pases es buena: 80%, contra un rival que tiene 60% (montado, sobre todo, por una cantidad de pelotazos). Mete 7 centros y 3 son buscapié: pero nada. Incluso intenta con una chilena de Carlos Auzqui, pero lo mismo.

De los 5 tiros al arco que intenta Patronato contra Boca, tan sólo uno va a portería: es gol. En este caso, la estadística es todavía más compleja: Boca, durante todo el partido, busca 20 veces el arco, pero la puntería no está en su día y es por eso que apenas 5 de esos llegan al arco y el resto se pierde, sin encontrar dirección clara. Lanza 17 centros al área, pero sólo impacta con la cabeza 4, en un margen bajísimo para tanto poder de fuego de ataque.

Los empates son ocasionales. El problema es la falta de efectividad de los conjuntos. Uno y otro no pudieron golear en el momento necesario.

EL 1-1 DE BOCA-PATRONATO


EL 1-1 DE RIVER-SARMIENTO


Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines