"Con Nadal no lo habrían hecho": un tenista considera injusta su descalificación de Roland Garros

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Rafa Nadal hablando con Damir Dzumhur tras un partido.
Rafa Nadal (izquierda) saluda a Damir Dzumhur tras un partido entre ambos en 2018. Foto: Saeed Khan/AFP via Getty Images.

El gran problema que estamos sufriendo con la pandemia actual del coronavirus es que no estábamos preparados. No solo en cuanto a recursos sanitarios o tecnología médica, que es algo que cabía esperar, sino en cuanto a actitud. Hace cien años que no nos vemos en una situación parecida y no sabemos cómo comportarnos, qué protocolos establecer, cómo gestionar las infecciones. Así, se producen situaciones que en ocasiones, a juicio de algunos, rozan la injusticia y el agravio comparativo.

De eso mismo se queja el tenista profesional bosnio Damir Dzumhur, actual número 114 del mundo (aunque llegó a estar en el puesto 23) con apenas tres títulos en su palmarés. El competidor de Sarajevo tenía intención de participar en la edición de este año de Roland Garros, que, tras ser aplazado hace unos meses, comienza el próximo domingo 27 de septiembre (aunque las rondas previas ya están en juego). Sin embargo, la organización del torneo ha decidido excluirle.

El motivo es un control de virus que ha dado positivo. Pero no suyo, sino de su entrenador, Petar Popovic. Y el técnico está indignado con la situación: ha llegado a decir que si a quien le hubiera ocurrido, en lugar de a su discípulo, fuera a Rafa Nadal, no se le habría excluido.

La crítica de Popovic, tal como recoge L’Équipe, se centra en el hecho de que no se le haya hecho un segundo test para confirmar que no se trate de un falso positivo. “Me parece algo inhumano. Nos hemos sentido insignificantes. Pienso que si Rafa estuviera en nuestro caso, se le habría hecho un segundo o tercer test para verificar”.

Hay que recordar que Nadal es toda una institución en Roland Garros. Hablamos del hombre que más veces ha ganado en las pistas de tierra de París, con doce victorias, la primera de ellas allá por 2005. De hecho, es el vigente campeón y ahora mismo defenderá su título desde el segundo puesto del ranking ATP.

El tenista Damir Dzumhur golpeando una pelota.
Damir Dzumhur, el pasado agosto, en el Open de Estados Unidos, donde cayó contra Djokovic en primera ronda. Foto: Matthew Stockman/Getty Images.

“Me parece muy grave porque el error humano puede ocurrir. No nos han dado la oportunidad de hacerme una segunda prueba PCR. Quería que me tomaran otra muestra, porque está habiendo muchísimos falsos positivos. Estoy seguro al 99 % de que el positivo es falso. Y sobre todo estoy muy triste por Damir, que estaba muy preparado y le han quitado el derecho a defender sus posibilidades”. El bosnio venía de participar en el Masters 1000 de Roma, en el que llegó a derrotar a Fernando Verdasco y a Tommy Robredo.

En total, son cinco los jugadores que han sido descartados de Roland Garros. Uno de ellos es el español Bernabé Zapata, eliminado precisamente por el mismo motivo: un positivo de su entrenador. También fueron apartados el mexicano Ernesto Escobedo, el uzbeko Denis Istomin y el serbio Pedja Krstin.

Los métodos de Roland Garros contrastan con lo que se ha hecho en los otros Grand Slams de la temporada. El de Australia no se vio afectado porque se disputó en enero, antes del estallido de la epidemia, aunque ya están pensando en qué hacer el año que viene. En Wimbledon optaron por la alternativa más radical, que fue suspender.

Y en el otro, el Open de Estados Unidos, se estableció una “burbuja” que intentó garantizar el aislamiento absoluto de los tenistas y su entorno para minimizar el riesgo de contagios. La medida tan radical no consiguió evitar que grandes figuras como precisamente Rafa Nadal, que habría defendido el título, renunciaran a participar por miedo a la enfermedad. Además, no se pudo evitar que Benoit Paire resultara infectado. Muchos tenistas, el propio Paire entre ellos, se quejaron amargamente de la mala gestión de este sistema.

¿Qué se debería hacer? Está visto que nadie tiene una solución universal para llegar al riesgo cero. El enfoque norteamericano de la burbuja es dificilísimo de mantener con el rigor necesario y conlleva grandes molestias para los competidores. Descartada (aparentemente) la opción de suspenderlo todo por tiempo indefinido, quizás al menos sí que sería conveniente asegurarse con dos o tres pruebas antes de tomar una medida tan contundente como la expulsión de un jugador. Sobre todo por las consecuencias económicas que conllevaría en todo un Grand Slam, que son los torneos que más mueven al cabo del año. Cambiar las reglas en Francia a mitad de campeonato sería más problemático todavía, pero al menos se puede tomar nota de cara al futuro.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente