Dani Alves, entre la crítica y el romanticismo

Doha, 19 nov (EFE).- Cuando salió el nombre de Dani Alves en la convocatoria de Tité, los presentadores de la televisión brasileña no se lo podían creer. Alves, a sus 39 años y en el ocaso de su carrera, actuando prácticamente de centrocampista en México, acudirá a su tercer Mundial, de forma sorprendente y con la duda de si su convocatoria responde a un tema deportivo o al buen ambiente y la experiencia que puede aportar una persona de su perfil.

Será la tercera Copa del Mundo para Alves, que estuvo en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, pero que no pudo estar en Rusia 2018 por una lesión. Su redención llegó en Tokio, donde se alzó con la medalla de oro. El hombre que más títulos a nivel de clubes ha ganado, solo añora en su palmarés el Mundial. Dos Copas América y dos Confederaciones, además del ya mencionado título olímpico, adornan el currículum internacional de Alves, del que aún se desconoce cuál será su rol en Catar.

"Aporta aspectos técnicos y tácticos que son impresionantes. Es un organizador, un articulador del juego. No está para correr arriba y abajo 60 o 70 metros, pero tiene otras virtudes. El criterio para convocarle es su calidad técnica, pero sus cualidades mentales y físicas también", explicó Tité el día que anunció la lista de 26 que buscará la sexta estrella en Catar.

Alves integra en este Mundial la terna de grandes veteranos, junto a Pepe, Atiba Hutchinson y Alfredo Talavera, el mayor de los 832 que componen el torneo.

Pese a las críticas que ha generado su inclusión, por la lesión de rodilla que le apartó de los terrenos de juego en septiembre, por estar en el ocaso en Pumas y por quitarle el sitio a otro futbolista más joven, Alves confía en sí mismo.

"He vivido siempre bajo la opresión y he llegado hasta donde estoy ahora mismo. Con mucho honor y sacrificio se puede llegar. ¿Sabéis por qué lo he conseguido? Porque tienes que ser valiente para enfrentarse a todo. Existir y resistir", dijo Alves. "La gente que vive para destruir los sueños de los demás solo destruye los suyos propios".

Lo cierto es que pocos jugadores hay en Brasil con más experiencia que la que tiene Alves. El ex del Barcelona cuenta con 124 internacionalidades, a una de cazar a Roberto Carlos como segundo jugador con más partidos con la 'verde amarela'. Solo le quedará por delante Cafú, que amasó 142 encuentros.

"El problema de la edad es cultural", explicó Ze Roberto al medio brasileño UOL tras conocer la convocatoria de Alves.

"Es un tabú que no se ha roto aún. La experiencia de Alves es crucial para el grupo. Hay muchos jugadores que lo están haciendo bien en Europa, pero que no saben lo que es jugar en una Copa del Mundo. Necesitas jugadores como Alves", añadió Ze Roberto, que vivió en sus carnes críticas similares cuando fue convocado para el Mundial de 2006 con 32 años y tras haberse alejado ya del fútbol europeo.

La llamada de Alves, además, puede servir como parche para el mayor punto débil de la Brasil de Tité, los laterales. Ya no hay jugadores como Cafú, Marcelo o Roberto Carlos. La canarinha está en Catar con Alex Sandro y Danilo como titulares, pero sin descartar un movimiento hacia el lateral de Militao.

Brasil ya no cuenta con jugadores capitalizadores del ataque y la defensa por el carril y el buen saber hacer de Alves, aunque ya no pueda ser la moto de antaño, puede solventar uno de los flancos con el que los rivales de la gran favorita se relamen.

Si Tité tuvo razón o no en convocar a Alves será una incógnita que se despejará el próximo 18 de diciembre, cuando la sexta estrella se estampe en la camiseta de Brasil o haya que esperar, como mínimo, cuatro años más.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE