“No quiero jugar aquí”: la rabieta de Daniil Medvedev en Madrid

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Daniil Medvedev lleva ya varias temporadas instalado entre los mejores del mundo y este año ha llegado a ser número 2 del ranking de la ATP y jugó la final del Open de Australia. Sin embargo, hasta los más grandes tienen sus puntos débiles y el del tenista ruso es la tierra batida.

Daniil Medvedev enfadado durante su partido de segunda ronda del Masters de Madrid. (Foto: Twitter / @TennisTV).
Daniil Medvedev enfadado durante su partido de segunda ronda del Masters de Madrid. (Foto: Twitter / @TennisTV).

Ni él mismo lo oculta, como demostró en su duelo de segunda ronda del Masters de Madrid frente a Alejandro Davidovich. El número 3 del mundo lo pasó muy mal para superar al español e incluso cayó en la primera manga del partido por 4-6. Sin embargo, la mejor muestra de que no se encontraba cómodo fue en un descanso entre juegos. Al sentarse en el banquillo perdió completamente los papeles.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

“¡No quiero jugar aquí, en esta superficie!”, gritó mientras daba golpes con su raqueta sobre la tierra batida de Madrid. “Es por eso que nunca voy a jugar la gira sudamericana de arcilla. Prefiero estar en Rotterdam, Marsella o Dubái”, dijo después mirando a su banquilo.

Sin embargo, Medvedev pudo superar ese mal momento y acabó llevándose el partido al vencer los dos sets siguientes por 6-4 y 6-2 clasificándose para los octavos de final. La anécdota tuvo lugar después del encuentro, en la tradicional firma a la cámara, cuando el ruso se tomó a broma sus problemas en esta superficie y escribió en el objetivo: “Love clay” (“Amo la tierra batida”).

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Una manera curiosa de reconciliarse con la organización del torneo y con la tierra batida, a la que ya ha criticado en varias ocasiones. Antes del torneo de Montecarlo, que no pudo jugar por coronavirus, declaró que no le gustaba esta superficie porque se le ensuciaban los calcetines, una frase que antes había dicho el siempre polémico Nick Kyrgios.

Antes de debutar en Madrid, también dio su opinión sobre la arcilla. “Cuando llego a un torneo de tierra, odio todo lo que me rodea. Tanto los golpes como los movimientos no tienen nada que ver con el resto de pistas”, declaró.

Medvedev durante su partido ante Davidovich en Madrid. (Foto: Oscar J. Barroso / Europa Press Sports / Getty Images).
Medvedev durante su partido ante Davidovich en Madrid. (Foto: Oscar J. Barroso / Europa Press Sports / Getty Images).

Tras vencer a Davidovich, volvió nuevamente a hablar del tema. “Incluso si gano Roland Garros diré que no me gusta la tierra batida”, apuntó.

El tenista ruso durante su partido de primera ronda de la última edición de Roland Garros, en el que cayó frente al húngaro Marton Fucsovics. (Foto: Julian Finney / Getty Images).
El tenista ruso durante su partido de primera ronda de la última edición de Roland Garros, en el que cayó frente al húngaro Marton Fucsovics. (Foto: Julian Finney / Getty Images).

Lo cierto es que sería una auténtica sorpresa ver a Medvedev ganar en Roland Garros. Antes de su victoria en Madrid frente a Davidovich, llevaba sin ganar un partido sobre tierra batida desde abril de 2019 y acumulaba seis derrotas consecutivas en esta superficie. En el Grand Slam de París nunca ha pasado de la primera ronda en sus cuatro participaciones. Todos sus títulos, de hecho, han sido sobre pista dura, aunque llegó a ser finalista del Godó y semifinalista en Montecarlo en 2019.

Más historias que te pueden interesar: