De Jong, el último 'carterano'

Yahoo Deportes
​Frenkie de Jong y Josep Maria Bartomeu (Goal.com)
​Frenkie de Jong y Josep Maria Bartomeu (Goal.com)

El FC Barcelona ha incorporado a Jeison Murillo y Kevin-Prince Boateng en este mercado de invierno. Además, ha hecho oficiales las contrataciones de Jean-Clair Todibo y Frenkie de Jong para la próxima temporada. Para hacer hueco a los nuevos, de momento, ha salido Munir y se espera que de aquí al jueves, cuando expire el plazo, lo haga también Denis Suárez. Llegan dos cedidos y saldrán -previsiblemente- dos canteranos.

Desde que Tito Vilanova llegara a jugar contra el Levante con once futbolistas de la casa en la temporada 2012/13, La Masia ha ido perdiendo peso de manera gradual en el once del Barça, del ‘Tata’ Martino a Ernesto Valverde pasando por Luis Enrique. Algo comprensible en un club que trata de seguir compitiendo al máximo nivel aun cuando las últimas hornadas no alcanzan la excelencia de las anteriores; pero también una faena para quienes aprovecharon para vender aquella generación irrepetible de futbolistas como la pertenencia a un orden moral superior. La cantera contra la cartera, ¿recuerdan?

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Con varios años de diferencia, ‘Sport’ y ‘Mundo Deportivo’ coincidieron al comparar los modelos de FC Barcelona y Real Madrid.
Con varios años de diferencia, ‘Sport’ y ‘Mundo Deportivo’ coincidieron al comparar los modelos de FC Barcelona y Real Madrid.

“Más que una cantera es una mina de diamantes, un pozo de sabiduría, un caudal de experiencias”, se nos ponía místico Josep Maria Casanovas en su columna allá por 2011. Un año más tarde, el editor del diario ‘Sport’ saltó del ‘gnosis’ al Nasdaq: “Si la cantera del Barça cotizara en Bolsa, estaría a niveles económicos de Google o Facebook. Habría cola para comprar acciones”. Por aquellos tiempos, nadie creía más en la cantera que Casanovas: “De cara al futuro, si cada vez hay menos fichajes y más incorporaciones de la cantera, en pocos años el Barça será el club más poderoso del mundo”. No fue su única profecía: “La afición ahora mismo rechazaría un equipo de mercenarios, un puñado de estrellas comprados a golpe de talonario”. Desde entonces han llegado al Camp Nou los cuatro fichajes más caros de su historia (Luis Suárez, Neymar, Dembélé y Coutinho) sin que hayan trascendido deserciones masivas en el Gol Norte.

El pozo de sabiduría se ha secado. El Dow Jones del fútbol formativo se desploma. En el último lustro, Casanovas ha escrito varios artículos para lamentar lo mal que funciona ahora la cantera y pedir su revitalización, faltaría más, aunque por supuesto sin recordar sus vaticinios. Además, hay días en que el giro no acaba de parecerle mal. Ahora se nos ha vuelto pragmático: “En una temporada donde la Champions se perfila como una cuestión de vida o muerte, hay que entender que Valverde esté más preocupado en dosificar a Messi […] que en la demagogia de una cantera que pierde protagonismo”.

“Demagogia”. ¡Qué capacidad de autocrítica!

De repente, el Barça ya no es un club de cantera. Eso queda para los holandeses: “El nivel del fútbol de alta competición ha subido mucho y cada vez cuesta más que los canteranos se ganen un puesto en los grandes equipos. Otra cosa son clubs como el Ajax, cuya filosofía por encima de los resultados es trabajar con los jugadores de casa”. Y si les sale un De Jong, se apoquinan 75+11 millones y listos. La cartera como caudal de experiencias.

Otras historias