El debut de De Rossi: ni lujos ni extravagancias, sólo un tipo que juega simple

Goal.com
El italiano contó que tiene un grupo de WhatsApp "para hablar de mediocampistas y la foto es de Román atándose los cordones".

De Rossi y un mimo para otro ídolo de Boca: "No podés no enamorarte de un jugador como Riquelme"

El italiano contó que tiene un grupo de WhatsApp "para hablar de mediocampistas y la foto es de Román atándose los cordones".

El partido empieza tibio. Quien tenga visto a Boca reconocerá su función como la que suele desarrollar Iván Marcone. Se para cerca de Júnior Alonso y Lisandro López y busca los espacios. Su primer toque le hace honor a su carrera: una disputa en el medio en la que llega primero a la pelota y se la da a Salvio. El idioma no parece ser una barrera. Habla con los dos centrales, le indica algo a Nicolás Caplado y se adapta a los gritos de Gustavo Alfaro.

A medida que pasan los minutos se observa mejor quién es y cómo juega. Todo de primera, casi todo para adelante cuando está en campo contrario. Hasta se pudo ver su marca registrada: cambios de frente en diagonal hacia los costados para saltear las líneas. Todas al pie o al pecho de Marcelo Weigandt.

El momento diferencial aparece a los 26 minutos del primer tiempo. Sale lejos a cortar y gana una posición clave en el mediocampo, que levanta el "bieeeen" típico de La Bombonera en el Único de La Plata. La jugada termina en el tiro de esquina del que segundos más tarde vendrá su gol y la posterior primera ovación.

Daniele De Rossi debutó en Boca y demostró que su mejor condición es la simpleza. Nunca perdió la pelota, erró pocos pases, jamás trasladó más de cinco metros sin buscar algún compañero… Acá está el italiano loco que se cruzó el Atlántico para cumplir su sueño: no hay lujos ni extravagancias, solo un tipo que juega lo más fácil posible.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias