La decisión de Wijnaldum de irse al PSG no supone ningún drama para el Barcelona

·2 min de lectura

Los caminos de Georginio Wijnaldum y el Barça están más separados que nunca. La interposición del PSG parece definitiva y es que es cuestión de horas que el jugador holandés pase el reconocimiento médico con el club parisino, porque a estas alturas el acuerdo verbal parece existir.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Vamos a analizar este fichaje desde dos puntos de vista. El PSG y el Barça. Por la parte del Barcelona, este fichaje había generado demasiada polémica en torno a su propia figura, es decir, pese a que nadie niega que es un futbolista excepcional, con unas características técnicas bastante superiores a lo que el público medio cree, su llegada al Barcelona iba a significar que el progreso de muchos canteranos que juegan en esa posición como Ilaix o Riqui Puig se viese muy estancado. El jugador parecía ilusionado con la idea de trabajar a las órdenes de Koeman, pero la llamada de última hora desde París con una oferta que, al parecer, duplicaba a la del Barcelona en términos salariales, ha demostrado que tal vez le mueve el dinero más de lo que pensábamos.

El PSG se hace con un gran jugador que encaja a la perfección con la idea de juego de Mauricio Pochettino. Se trata de un futbolista eminentemente ofensivo pero que es muy capaz de ayudar en tareas defensivas, o como se dice coloquialmente “bajar al barro”, cuando su equipo lo necesita. A priori, encajará a la perfección en ese trivote con Verratti, Paredes, Ander Herrera…

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por analizar la pérdida del jugador desde un punto negativo para el Barcelona, podemos recordar que uno de los motivos por los que Messi parecía dispuesto a renovar era porque el club estaba trayendo caras nuevas, y que especialmente le agradaba la llegada del Kun Agüero y de Georginio Wijnaldum.

De todos modos, con Busquets, de Jong, Pedri, Riqui Puig, Ilaix o incluso Pjanic al que no se le han dado demasiadas oportunidades, no parece que el principal problema del Barça sea el centro del campo.