Dembélé le explota en la cara al Barcelona

Goal.com
El contratiempo en su recuperación, el gran argumento para no fichar a un nueve en invierno tras decidir que sí, pone en evidencia la planificación.
El contratiempo en su recuperación, el gran argumento para no fichar a un nueve en invierno tras decidir que sí, pone en evidencia la planificación.


EDITORIAL

"Estoy muy tranquilo si no llega ningún delantero en el mercado de invierno porque tenemos a Ousmane Dembélé" decía Quique Setién hace solo tres días. El técnico del Barcelona apuntaba al francés, "un jugador extraordinario al que intentaremos sacar el mejor rendimiento" , como revulsivo de ataque tras los intentos del club de fichar un nueve en invierno que pudiera reemplazar a Luis Suárez, que todavía tiene tres meses y medio de recuperación por delante. Al final, el Barcelona se queda sin delantero centro y sin Dembélé .

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Porque el serio contratiempo que sufrió el francés en la sesión de ayer, cuando encaraba la décima y última semana de su recuperación, escondía en realidad una ruptura del bíceps femoral de la pierna derecha que invita a pensar que Dembélé ya no podrá jugar más esta temporada a la que le quedan cuatro meses y medio. Así que ni revulsivo de invierno ni historias. Si el Barcelona pretendía tapar sus miserias en la búsqueda de nueve durante el mercado de enero con la recuperación de Dembélé deberá buscarse otra excusa.

En estos momentos se sabe que el Barcelona sigue con solo catorce jugadores disponibles del primer equipo -serán quince cuando Arturo Vidal reciba el alta esta misma semana- para afrontar un tramo de calendario en el que no hay delantero centro, tampoco demasiadas rotaciones en la zona media, y el equipo sigue adoleciendo una peligrosa fragilidad en los tramos finales de los partidos. Sucede que Dembélé difícilmente arreglaría ninguno de esos problemas.

Es uno de los jugadores más irregulares de la plantilla en cuanto a participación y en su mejor año en azulgrana, el pasado, ni siquiera llegó a participar en la mitad de los minutos disputados por el equipo. Los contratiempos en las recuperaciones, incluso las recaídas, forman parte del día a día de cualquier club. El ponerse en manos de un jugador que no ha encontrado la más mínima regularidad en dos años y medio, señalarle como redentor ante la posible falta de gol sin Suárez y pretender hacer ver que con él no hacía falta acudir al mercado a pesar de estar convencidos de que sí son señal de otra cosa muy distinta .

Otras historias