Quedó demostrado que el Tottenham cometió el error de su vida cuando echó a Pochettino

Franco Formoso
·2 min de lectura

Con el despido de José Mourinho y el buen presente de Mauricio Pochettino en el PSG, ha quedado en evidencia el grosero error del Tottenham. Han despedido a uno de los entrenadores más importantes de su historia a cambio de un presente menos auspicioso.

La mañana del lunes 19 de abril amaneció con una noticia que sorprendió a todos los futboleros, principalmente a los hinchas de Tottenham. José Mourinho fue despedido junto a todo su cuerpo técnico tras el empate 2-2 ante Everton y a días de la final ante Manchester City por la Capital One Cup.

Sorprende, porque no ocurrieron situaciones dramáticas en las últimas horas que condujeran hacia un final precipitado. Quizá puertas adentro sí las hubo, vaya uno a saber. Pero lo que está claro es que la imagen de otro DT se enaltece: la de Mauricio Pochettino. El argentino brilla en PSG y a él también lo echaron de los Spurs.

Sin motivos aparentes y habiendo llegado a una final de UEFA Champions League, a la primera de cambios decidieron despedirlo. Sin respetar proyectos, sin hacer valer los años en los que Poche le dio valor e identidad futbolística a un equipo que no brillaba ni por casualidad en los planos internacionales.

Pochettino es el gran hacedor de que hoy Tottenham sea respetado en la Premier League como uno de sus posibles animadores, o al menos quien logró revalorizar a un equipo que hace tiempo no estaba en la discusión de los clubes más trascendentales del torneo inglés. Fue un error grosero, el peor de su historia, el de Tottenham al echar al entrenador argentino.

Hoy echaron a Mourinho, que vino a reemplazar a Pochettino y que no brindó mayores soluciones. Al juego vistoso, de posesión y pase corto, se lo reemplazó por un contraataque feroz y pases largos que tenían como único objetivo llegar a los pies de Harry Kane para que haga su magia.

Pochettino está fuera, Mourinho está fuera. Pero la única verdad es la realidad: y la certeza es que al argentino no lo dejaron trabajar, le cortaron el proyecto por la mitad. Hoy brilla en Francia, y en Inglaterra todo es decepción.