El atleta que cruzó la meta apoyado en su padre en Barcelona 92

·4 min de lectura
DEREK REDMOND (GBR) LIES ON THE FLOOR IN AGONY AFTER AN INJURY IN THE 400M  (Photo by Ross Kinnaird/EMPICS via Getty Images)
Derek Redmond en Barcelona 92. Foto: Ross Kinnaird/EMPICS via Getty Images.

La historia de Derek Redmond en las semifinales de los 400 metros en los Juegos Olímpicos de Barcelona ‘92 ha quedado guardada en la retina de todos los espectadores que estuvieron presentes aquel 3 de agosto de 1992 en el Estadio de Montjuic. Las lesiones y las 13 operaciones ya habían quedado atrás y el británico solo tenía en mente el oro de la ciudad condal, con el que llevaba soñando desde sus primeros pasos en el atletismo en su Bletchley natal. Desde el pistoletazo de salida, Derek se situó en las primeras plazas de la carrera pero, en un abrir y cerrar de ojos, el británico empezó a cojear y se vio obligado a detenerse en seco tocándose la parte posterior del muslo derecho.

A pesar de ello, se levantó y, con grandes muestras de dolor, emprendió de nuevo su camino hacia la línea de meta. En ese instante, un hombre saltó desde las gradas, se quitó de encima a los responsables de seguridad que intentaban pararle y empezó a ayudar a Redmond a completar la prueba. Este hombre era su padre. Juntos, llegaron hasta la meta, ante la increíble ovación de 65.000 personas que, atónitos, eran testigos de la perseverancia y convencimiento del atleta y el amor y apoyo del padre.

Athletics - 1992 Olympic Games, Barcelona, Spain 
Pic:Action Images 
400M - Derek Redmond (Great Britain) is helped to the finish by his dad
Derek Redmond cruza la línea de meta de Barcelona 92 ayudado por su padre.

“Te diré por qué me levanté y terminé la carrera. Durante el calentamiento de los Juegos de Seúl de 1988 me rompí el tendón de Aquiles y no estaba listo para dejar que los Juegos Olímpicos ganaran el juego. Sentí que los Juegos de 1988 tenían la ventaja, pero si me levantaba y terminaba la carrera, tendría la satisfacción de haber llegado a meta para el resto de mi vida, incluso si llegaba KO”, explicaba Derek Redmond durante una charla en un colegio británico 20 años después de aquella semifinal de los 400 metros en Barcelona ‘92.

Athletics - Tokyo World Athletics Championship - 1991 
Great Britain's John Regis, Roger Black, Derek Redmond and Kriss Akabusi celebrate winning the 4 x 400m relay 
Mandatory Credit: Action Images
Derek Redmond, junto a John Regis, Roger Black y Kriss Akabusi celebran el oro conseguido en los 400 metros relevos en el Mundial celebrado en 1991. Foto: Action Images

La vida más allá del atletismo

Tras la competición, Redmond se sometió a varias pruebas médicas y un cirujano afirmó que no podría reanudar su participación a nivel profesional, pero el británico volvió a repetir la fórmula de Barcelona y terminó practicando de forma profesional el rugby, el baloncesto y el kickboxing, incluso llegando a ser internacional con la selección de basket de Gran Bretaña. Así las cosas, toda la odisea que ha experimentado Redmond en su vida como deportista de élite está quedando plasmada en sus charlas motivacionales y toda su perseverancia y su capacidad de esfuerzo para sobreponerse a las adversidades que se le cruzaron en ese momento se han terminado convirtiendo en estas arengas que imparte el atleta británico por todo el mundo a todo tipo de audiencia, desde alumnos de instituto a trabajadores de empresas multinacionales.

Budweiser Basketball Championships Charity Photocall , 26/4/99 
Mandatory Credit : John Sibley / Action Images 
Kris Akabusi , Derek Redmond , Jon Desborough of Sky Sports, Ronnie Irani , Martin Offiah , Ortis from Trouble TV , Fabulous Flournoy and Eric Burke of The LONDON LEOPARDS in the middle
Derek Redmond, a la derecha, durante su etapa como jugador de baloncesto. John Sibley / Action Images

Además de estos discursos motivacionales a lo ancho y alto del planeta, Redmond lideró durante tres años (2011-2014) su propia escudería de motociclismo Superbikes Splitlath Redmond junto al empresario inglés John Dimbylow llegando a competir en alguna de las carrera e incluso ganando un título nacional en resistencia montado en su Kawasaki. Cuando finalizó el mandato en su propio equipo, Redmond sabía que no había gastado todas sus balas en el mundo del motor y en 2014 regresó al motociclismo para formar el RG Moto y participar en la serie de resistencia No Limits. Sin embargo, el exatleta británico desapareció del mundo del motor en 2015, año en el que centró todos sus objetivos en The Round Table Children’s Wish, una ONG “dedicada a conceder deseos hechos a mano para niños y jóvenes con enfermedades mortales en Gran Bretaña e Irlanda”, explican en su página web.

LONDON, ENGLAND - JUNE 01: Derek Redmond attends the Rainbows Celebrity Charity Ball at Dorchester Hotel on June 1, 2018 in London, England. (Photo by Joe Maher/Getty Images)
Derek Redmond en un acto benéfico celebrado el 1 de junio de 2018 en Londres. Foto: Joe Maher/Getty Images.

Así, Derek Redmond trata de ayudar a todas aquellas personas que lo necesitan y, a través de sus vivencias concienciar a la gente de la importancia de no rendirse jamás, una fórmula que el mismo aplicó aquel 3 de agosto de 1992 en los Juegos de Barcelona ‘92. Sin embargo, los títulos no abundan en su vitrina y todos sus sueños olímpicos no terminaron por cumplirse, pero su historia en el atletismo es una de las más recordadas en el mundo entero gracias a su fuerza y ganas de cerrar una carrera que ya estaba perdida.

Vídeo | Sharran Alexander, la deportista más pesada del mundo con 203 kilos

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente