Desde el año 2000 se ha triplicado la resistencia a antibióticos en animales de ganadería

Desde el año 2000 se ha triplicado la resistencia a antibióticos en animales de ganadería
Desde el año 2000 se ha triplicado la resistencia a antibióticos en animales de ganadería

Las noticias sobre el peligro de uso indiscriminado de antibióticos no paran de llegar. Y es normal, porque según un estudio reciente, la resistencia a antibióticos en bacterias presentes en animales de ganadería se ha triplicado desde el año 2000.

Lo que supone un problema de cada vez mayores dimensiones, porque el consumo de carne no hace más que crecer. Especialmente en países en vías de desarrollo, en los que aumentar la cantidad de carne se asocia con una mejora en la calidad de vida.

[Te puede interesar: La gonorrea se puede transmitir por un beso]

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pero ¿qué queremos decir cuando hablamos de que la resistencia a antibióticos se ha triplicado? Porque es muy importante tener claros los conceptos para entender el problema. Cuando hablamos de resistencia a antibióticos nos referimos a que un tratamiento con antibióticos falla al menos un 50% de las veces. La mitad de las veces, al menos, que se prescriben antibióticos a un animal enfermo, el medicamento no puede acabar con la enfermedad.

Si aumenta la resistencia a antibióticos, hay más casos en los que un tratamiento tiene menos de un 50% de probabilidad de acabar con una enfermedad. Parece lo mismo, pero hay una diferencia fundamental, que es importante entender.

La resistencia se refiere a las bacterias, a si estos microorganismos sobreviven o no. Al referirnos a que esta resistencia aumenta, lo hacemos mirando al paciente – en el caso del artículo que citamos, gallinas y cerdos principalmente. Si hay más gallinas o cerdos que no se curan de una enfermedad porque han sido infectados por bacterias resistentes, hablamos de que ha aumentado la resistencia.

[Te puede interesar: Otra razón para no tomar demasiados antibióticos: te afectará más la gripe]

Los datos concretos que se exponen en el estudio son los siguientes: en gallinas hay un 40% más de resistencia – es decir, dos de cada cinco gallinas enfermas no se curan porque los antibióticos no son útiles – ; y en cerdos hablamos de un incremento del 33%.

Frente a esto, ¿qué se puede hacer? Porque eliminar la proteína de la dieta no parece una opción. Podríamos pensar que la solución pasa por buscar otras fuentes de estos macronutrientes – dietas vegetarianas o veganas, por ejemplo – pero no parece, de momento, una opción realista y viable.

Si descartamos esta aproximación, quedaría el dejar de emplear antibióticos sin control. Porque una parte del problema viene de que se dan tratamientos preventivos con antibióticos, o incluso que se emplean estos medicamentos para que el ganado gane peso. Si se limita, se evitaría problemas, pero para eso los países más ricos tendrían que invertir dinero y esfuerzo en mejorar la seguridad alimentaria en los países donde se están dando los problemas.

Otras historias