Despiden a una monitora de comedor escolar por dar de comer a un estudiante que no había pagado los 8 dólares de la comida

La monitora de comedor del Instituto Mascoma Valley Regional, Bonnie Kimball, fue despedida por dejar que un niño se comiera un menú valorado en 8 dólares cuando su cuenta estaba vacía. (Foto: Twitter)
La monitora de comedor del Instituto Mascoma Valley Regional, Bonnie Kimball, fue despedida por dejar que un niño se comiera un menú valorado en 8 dólares cuando su cuenta estaba vacía. (Foto: Twitter)

Durante cinco años, el trabajo de Bonnie Kimball sirviendo comida a los estudiantes del Instituto Mascoma Valley Regional en Canaan, New Hampshire, fue toda su vida.

“Ni siquiera lo llamamos trabajo”, le confesó Kimball al Valley News. “Nos levantamos por la mañana, cuidamos de nuestras familias e íbamos a cuidar a los niños”.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La segunda familia extendida de Kimball en la escuela estaba formada por 326 estudiantes, y ella comparte que les escuchaba mientras pasaban por la caja registradora y les daba helados.

Sin embargo, según New Hampshire Union Leader, Kimball fue despedida por la empresa de catering de la escuela, Cafe Services, tras permitir que un niño comiera un menú valorado en 8 dólares después de percatarse de que no tenía dinero en su cuenta, el 28 de marzo.

El contrato con Cafe Services, bajo su subsidiaria Fresh Picks Cafe, estaba a punto de expirar, por lo que The Abbey Group, otra empresa de catering, se encontraba en el Instituto Mascoma para observar el funcionamiento de la cocina. Cafe Services envió a un jefe de distrito a la escuela, que en cierto momento vio a Kimball cometer la acción.

“Cuando lo llamé, el estudiante no tenía dinero en su cuenta”, le reveló Kimball al Valley News. “Había un jefe del distrito aquí. Mi jefe me dijo: ‘No provoques ninguna escena que pueda afectar el contrato’ y yo dije en voz baja: ‘Dile a tu mamá que necesitas dinero’”.

El estudiante le dijo a Kimball que lo haría, de hecho, pagó la factura pendiente al día siguiente. Sin embargo, ese mismo día, Kimball fue notificada de su despido.

“Fue mi vida durante cinco años. Iba y me hacía cargo de mi otra familia”, dijo. “Es como perder a un miembro de la familia, pero está bien y sigues adelante”.

Si bien la política del distrito, según el presidente de la junta escolar, Cookie Hebert, determina que se les ofrezca comida a los estudiantes aunque no paguen, se supone que deben recibir el “menú del día”, no “comida a la carta”. Tras los acontecimientos, muchos han salido en defensa de Kimball.

Los estudiantes y el personal están sumando fuerzas en contra del despido de una monitora de comedor del Intituto Mascoma Valley Regional por permitir que un niño acumulase una deuda de 8 dólares en comida en lugar de dejarle pasar hambre. Bonnie Kimball pensó que estaba haciendo lo correcto y después sus padres pagaron la deuda.

Dos de los compañeros de trabajo de Kimball renunciaron a su empleo en protesta por su despido, un miembro de la comunidad escribió una carta apasionada al director en la que describía lo que todas las “monitoras de la cocina” han hecho por los estudiantes por un “salario modesto y sin beneficios complementarios: sin seguro médico, sin pago vacaciones o tiempo libre cuando están enfermas”, y muchos respondieron a la noticia con indignación en las redes sociales.

El distrito escolar también la apoya. La propia Kimball dijo que no culpa al distrito y comentó que los funcionarios le han dado aliento.

Finalmente, la decisión de Cafe Services de despedir a Kimball no influyó en el voto de la Junta Escolar el martes. La junta votó para seguir usando a Cafe Services durante otro año. Mientras tanto, Kimball dijo: “Creo que estoy de luto por mi trabajo”.

Hope Schreiber

Otras historias