Después de elogiar a Castro, Sanders gusta aún menos a los cubanoamericanos

Yahoo Noticias

MIAMI - El fuerte empuje latino ayudó a Bernie Sanders a ganar en los caucus de Nevada y es probable que el respaldo de la representante Alexandria Ocasio-Cortez le dé un impulso con los puertorriqueños, pero el autodenominado socialista democrático se enfrenta a una dura batalla con otra demografía hispana: la población cubanoamericana mayoritariamente conservadora del sur de Florida, sobre todo después de que cometiera la herejía política de alabar a Fidel Castro, el pasado domingo en “60 Minutes”.

“Aquí Bernie Sanders está acabado”, le dijo a Yahoo Noticias Emiliano Antunez, un estratega político cubano-estadounidense, mientras se encontraba fuera del restaurante cubano Versailles en La Pequeña Habana de Miami, un local famoso por hablar de política. “Y estaría literalmente muerto si apareciera, probablemente lo atropellarían”.

El senador Bernie Sanders y el cubano Fidel Castro. (Ilustración: Yahoo Noticias; Fotos: AP, Archivo Bettmann vía Getty Images)
El senador Bernie Sanders y el cubano Fidel Castro. (Ilustración: Yahoo Noticias; Fotos: AP, Archivo Bettmann vía Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Hay más cubanoamericanos registrados en las listas republicanas que en las demócratas, aunque las cifras varían según el rango de edad: 76 vs. 7 % entre los mayores de 75 años y 35 vs. 23 % en la cohorte de menores de 40 años. Antúnez, quien nació en los Estados Unidos de padres que huyeron de Cuba, dijo que cree que la mayoría apoyaría al presidente Trump en las elecciones generales y que entre los demócratas probablemente favorezcan a Michael Bloomberg sobre Sanders. El propio Antunez nunca votaría por el senador de Vermont, el candidato más liberal de la carrera.

Emiliano Antunez, estratega político local de Dark Horse Strategies, en Miami el lunes. (Caitlin Dickson/Yahoo Noticias)
Emiliano Antunez, estratega político local de Dark Horse Strategies, en Miami el lunes. (Caitlin Dickson/Yahoo Noticias)

Quizá las posibilidades de Sanders en las primarias del 17 de marzo en Florida no sean tan importantes ya que las votaciones son “cerradas”, lo cual significa que solo los demócratas registrados pueden votar para elegir al candidato de su partido. Sin embargo, los cubanoamericanos son una parte importante del electorado en las elecciones generales puesto que decidirán quién gana los 29 votos electorales de Florida. Alrededor de 700 000 residentes del condado de Miami-Dade, aproximadamente una cuarta parte de la población total, nacieron en Cuba.

La indignación por los comentarios de Sanders oscureció sus palabras ya que unió los elogios a los programas sociales de Castro con la condena a las políticas policiales opresivas del estado comunista.

“Nos oponemos mucho a la naturaleza autoritaria de Cuba, pero ya sabes, es injusto decir que todo es malo. ¿No?”, dijo Sanders. “¿Sabes lo que hizo Fidel Castro cuando llegó al poder? Puso en marcha un programa masivo de alfabetización. ¿Es algo malo? ¿Aunque sea Fidel Castro quien lo hiciera?”.

Cuando el entrevistador Anderson Cooper señaló la cantidad de disidentes políticos encarcelados por el régimen de Castro, Sanders respondió: “Tienes razón. Y lo condenamos”.

“Hablemos claro, a diferencia de Donald Trump, no creo que Kim Jong Un sea un buen amigo”, agregó el senador refiriéndose a la afinidad que siente el presidente hacia los líderes extranjeros dictatoriales. “No intercambio cartas de amor con un dictador asesino. Vladimir Putin, no es un gran amigo mío”.

Los comentarios de Sanders se hacen eco de las acciones del presidente Barack Obama hacia Castro,  quien las rememoró en 2016 en un discurso que dio en Argentina.

“Y le dije esto al presidente Castro en Cuba. Le dije: ‘Mira, has hecho grandes progresos en la educación de los jóvenes”, dijo Obama. “En Cuba todos los niños reciben una educación básica, lo cual es una gran mejora en comparación con el pasado. La atención médica y la esperanza de vida de los cubanos es equivalente a la de Estados Unidos, a pesar de ser un país muy pobre, porque tienen acceso a los servicios de salud. Se trata de un gran logro. Deberían felicitarse por ello”.

Ricardo Pedreguera, quien le contó a Yahoo Noticias que había emigrado a Estados Unidos en 1966 después de que Castro nacionalizara la fábrica de zapatos de su familia, dijo que creía que Sanders haría que los estadounidenses se volvieran pobres.

“¿Quién demonios va a pagar por las cosas que promete?”, preguntó Pedreguera en el Domino Park, en La Pequeña Habana. “¿Sabes cuál es el sueño americano ahora? Obtener la invalidez. Todo el mundo quiere todo gratis”.

Domino Park en La Pequeña Habana de Miami. (Caitlin Dickson/Yahoo Noticias)
Domino Park en La Pequeña Habana de Miami. (Caitlin Dickson/Yahoo Noticias)

Pedreguera dijo que era republicano, apoyaba a Trump y creía que ganaría en noviembre. Sus puntos de vista son los mismos que los de Jorge Luis Iparraguirre, un cubanoamericano que habló con Yahoo Noticias en español fuera del Café Versailles. Iparraguirre, un republicano de toda la vida, considera que Trump es el mejor presidente de la historia de Estados Unidos. Respecto a los demócratas, dijo: “son todos comunistas, pero Bernie Sanders es lo peor”.

Los funcionarios demócratas con grandes circunscripciones cubanoamericanas se esforzaron por distanciarse de Sanders. La representante Debbie Mucarsel-Powell, una demócrata que se está estrenando en estas lides y que ganó en un distrito republicano en el sur de Florida en 2018, dijo que los comentarios de Sanders eran “inaceptables”.

“Como el primer miembro inmigrante sudamericano en el Congreso que representa con orgullo a miles de cubanoamericanos, considero que los comentarios del senador Bernie Sanders sobre la Cuba de Castro son absolutamente inaceptables”, dijo Mucarsel-Powell a través de Twitter. “El régimen de Castro asesinó y encarceló a disidentes y causó daños indescriptibles a demasiadas familias del sur de Florida. Hasta el día de hoy, sigue siendo un régimen autoritario que oprime a su gente, subvierte la prensa libre y sofoca a una sociedad libre”.

“Espero que en el futuro el senador Sanders haga una pausa para hablar con algunos de mis electores antes de que vuelva a alabar a un tirano asesino como Fidel Castro”, dijo la representante Donna Shalala, otra demócrata en su primer año que ganó un puesto en el área de Miami.

El Café Versailles en La Pequeña Habana de Miami. (Caitlin Dickson/Yahoo Noticias)
El Café Versailles en La Pequeña Habana de Miami. (Caitlin Dickson/Yahoo Noticias)

Bloomberg, quien ha tenido un gran impulso en el Estado del Sol, también vapuleó a Sanders por sus comentarios a través de la cuenta de Twitter de su campaña, diciendo: “Fidel Castro dejó un oscuro legado de campos de trabajos forzados, represión religiosa, pobreza generalizada, pelotones de fusilamiento y el asesinato de miles de personas de su propio pueblo. Pero claro, Bernie, hablemos de su programa de alfabetización”.

La campaña de Sanders es consciente de que sus posibilidades de ganar el voto de los cubanos mayores son escasas. Chuck Rocha, un asesor principal que lidera su alcance latino, dijo que se centraría en los cubanos más jóvenes de Florida, así como en otros grupos de habla hispana.

“Vamos a hablar con los cubanos”, dijo Rocha en una entrevista con Yahoo Noticias la semana pasada. “Es posible que no hablemos con los cubanos mayores de la vieja escuela... pero ahí están sus hijos y sus nietos, ellos escuchan a Bernie Sanders. Les gusta Bernie Sanders. Bernie Sanders es popular. No necesitamos a todos los cubanos. Solo quiero una parte de los cubanos. Y a todos los puertorriqueños y mexicanos de Tampa Bay, sé dónde están. Ya he hecho este trabajo, pero los asesores blancos de otras campañas presidenciales no sabrán cómo hacerlo, simplemente transmitirán español mexicano en la televisión de Miami, marcarán la casilla ‘alcance latino’ y dirán que lo han hecho”.

Caitlin Dickson, Christopher Wilson

Otras historias