El desquite de Stefan Medina en la Selección Colombia

El defensor del Pachuca fue blanco de las burlas en el antiguo proceso, en su regreso a la Selección demostró que no le pesa la Tricolor.
El defensor del Pachuca fue blanco de las burlas en el antiguo proceso, en su regreso a la Selección demostró que no le pesa la Tricolor.

La era de Carlos Queiroz en la Selección Colombia   cerró el 2019 con el amistoso ante Ecuador. Dentro del balance general, el equipo definió una idea clara de juego y además ha recuperado un hombre importante para el nuevo proceso como  Stefan Medina.

El defensor tuvo su desquite en el regreso a la Tricolor a lo largo del año. Inicialmente no fue tenido en cuenta por Queiroz para la preconvocatoria de 40 jugadores, pero la lesión de Luis Orejuela le abrió las puertas al combinado nacional. Por delante tenía varios jugadores, pero en los entrenamientos conquistó al técnico luso, quien terminó incluyéndolo en la lista para la Copa América ante la sorpresa de muchos.

Ante Panamá tuvo su primera prueba, entró en la segunda parte por Santiago Arias y no defraudó, estuvo sólido en defensa, lo poco que lo exigieron, y tuvo un par de salidas buenas. Contra Perú, Queiroz le dio la oportunidad de ser titular y Medina respondió con un partido impecable. Férreo en el mano a mano, aplicado en o táctico y solvente en la fase ofensiva, no deslumbra con sus salidas, porque no es su fuerte, pero cuando salió fue contundente, incluso puso un lindo centro para el segundo gol de Matheus Uribe.

Ahora, ante los ecuatorianos en New Jersey, volvió a demostrar toda su calidad. En defensa siempre fue sólido en marca y oportuno en los cierres, con quites limpios. En ataque también fue importante con su salida, su presencia en el área y su buena ubicación, la misma que le permitió asistir con claridad a Uribe en el gol de la victoria. Stefan llegó a su segunda asistencia en la era Queiroz, siendo el segundo en el ranking de este rubro detrás de James, que ajustó 3, un dato que refleja la evolución del jugador.

Así, con fútbol, trabajo y mucha humildad, Stefan ha empezado a cambiar las animadversiones en su contra por sus regulares presentaciones en la era de José Pekerman. Es cierto que se equivocó, y mucho, en la pasada eliminatoria ante Uruguay y Chile, pero también es cierto que en esa época no contaba con la experiencia necesaria para afrontar la responsabilidad que le dio Don José y que el equipo tampoco fue solidario para ayudarlo. Medina ha demostrado, por fin, por qué es un jugador de Selección, lo que hace en su club lo está plasmando con la Tricolor. Su trabajo deja claro que puede ser una buena solución para la banda derecha cuando el DT lo decida, incluso podría ser titular.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias