Destellos sin precedentes desde el gran agujero negro de nuestra galaxia

Yahoo Noticias
Simulación de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia | imagen NASA
Simulación de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia | imagen NASA

Si te gustan los misterios no existe un campo científico tan apasionante como la astronomía. A pesar del amplio conocimiento del universo que hemos acumulado en los últimos años, el gigantesco cosmos aún nos tiene reservadas incontables sorpresas. Más allá de nuestra delgada atmósfera se extiende un inabarcable espacio repleto de incógnitas al que tan solo podemos acceder con una única herramienta: el estudio de la luz. Si exceptuamos un puñado de sondas y rovers que hemos conseguido enviar a las cercanías de nuestro vecindario solar, el resto del conocimiento que podemos adquirir del universo se lo debemos al concienzudo estudio de la milenaria luz que recibimos del resto de cuerpos celestes.

Este trabajo de detectives se hace aún más fascinante cuando se enfrenta a singularidades en el espacio-tiempo como los agujeros negros. El interés se multiplica cuando se trata además de agujeros negros supermasivos y, finalmente, la sorpresa mayor para un astrónomo llega cuando no se comportan como se espera.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El 13 de mayo de este año Sagitario A*, el enorme agujero negro situado en el centro de nuestra galaxia, se despertó abruptamente y emitió destellos que los expertos que consiguieron captarlos han calificado de “sin precedentes”.

Las observaciones en infrarrojo se realizaron desde el Telescopio Keck en Hawái, y la sorpresa llegó cuando, durante tan solo dos horas y media, el agujero supermasivo de nuestra galaxia emitió destellos hasta 75 veces más brillantes que los niveles normales. Para entender mejor la importancia de estos “flashes” los expertos explican que en los veinte años que llevan observando Sagitario A* el siguiente evento más brillante que habían captado solo fue la mitad de deslumbrante que este.

No sabemos qué ha ocurrido exactamente, pero los expertos ya han empezado a lanzar algunas hipótesis que podrían explicar esta variabilidad extrema de Sagitario A*. La idea fundamental es que nuestro gigante (y voraz) agujero negro ha engullido algo a su paso. Cualquier cosa que se acerque demasiado a su horizonte de sucesos termina siendo devorado, y cuando eso ocurre se producen “flashes” que los astrónomos pueden detectar… sin embargo, en esta ocasión, los destellos han sido los más brillantes que jamás se han detectado por lo que las primeras hipótesis se dirigen hacia que algo “muy grande” ha pasado en sus alrededores.

El borde de un agujero negro, denominado horizonte de sucesos, está formado por intensas fuerzas de marea que desgarran todo lo que se acerca. Una vez que un agujero negro comienza a devorar objetos cercanos como estrellas o nubes de gas, el material que cae se calienta alcanzando altas temperaturas que generan destellos que pueden ser captados por telescopios.

¿Qué ha podido causar estos destellos tan brillantes?

Desde que se detectaran en mayo hasta que se ha publicado el estudio hace tan solo unos días, los investigadores han estado buscando posibles explicaciones y han surgido dos candidatos.

La primera hipótesis incluye a una gran estrella, conocida como S0-2 que posee unas 20 veces la masa de nuestro Sol y con un radio 7 veces mayor. Esta estrella orbita muy cerca del enorme agujero negro de nuestra galaxia y los investigadores piensan que una pasada cercana de la estrella podría haber alterado los gases existentes en el horizonte de sucesos causando el repentino brillo de mayo.

Otro firme candidato es una gran nube de polvo y gas, denominada G2, que ya hace unos años, en 2014, se acercó peligrosamente a Sagitario A*, a una distancia de tan solo 36 horas luz. Por aquel entonces los astrónomos predijeron que G2 terminaría siendo engullida por el agujero negro y quizá estos destellos pertenezcan al banquete que Sagitario se ha dado con parte de esa nube de polvo.

Referencias científicas y más información:

Do, Tuan, et al. «Unprecedented variability of Sgr A* in NIR». arXiv:1908.01777 [astro-ph], agosto de 2019. arXiv.org, http://arxiv.org/abs/1908.01777.

Becky Ferreira “Our Galaxy's Black Hole Suddenly Lit Up and Nobody Knows Why” Motherboard, Tech Vice

Otras historias