El devenir de Griezmann en Barcelona pasa por Turín

Adrian Marcos
·2 min de lectura

No es Colón, aunque esté en Barcelona, y no mira a América. Es Griezmann y señala a Turín. El futbolista francés atraviesa seguramente el momento más difícil de su carrera después de perder su crédito con Ronald Koeman y ser relegado al banquillo en Can Barça. Sus desacertadas actuaciones ante el Sevilla y el Getafe le llevaron a quedarse fuera del once inicial frente al Ferencváros y en el Clásico, mientras que los jóvenes talentos de la plantilla se dedicaron a tirar, con mayor o menor éxito, la puerta de la titularidad.

Griezmann cayó ante Cristiano Ronaldo hace dos años en Turín | TF-Images/Getty Images
Griezmann cayó ante Cristiano Ronaldo hace dos años en Turín | TF-Images/Getty Images

Sin embargo, Antoine Griezmann tendrá una nueva oportunidad de oro esta semana en la Champions League tras la lesión de Philippe Coutinho. Las rotaciones que acostumbra a hacer el técnico neerlandés, y el gris partido de Pedri ante el Real Madrid, llevan a pensar que el galo podría saltar desde el inicio ante la Juventus de Turín para disfrutar de una nueva bala, quizá la última, para convencer a Koeman de su valía.

'El Principito' no guarda un buen recuerdo de la ciudad, la última vez que estuvo en el Juventus Stadium salió goleado por un hombre que podría volver a estar con la camiseta rival. Cristiano Ronaldo remontó por si mismo la eliminatoria de octavos de final frente al Atlético de Madrid con un 'hat-trick'. Este suceso no puede suponer otra cosa que no sea una motivación para el ahora delantero del FC Barcelona, que puede matar dos pájaros de un tiro este miércoles: una venganza ante el 'Bicho' y una redención ante su nuevo técnico.

Griezmann quiere volver a sonreír a costa de la Juventus | Quality Sport Images/Getty Images
Griezmann quiere volver a sonreír a costa de la Juventus | Quality Sport Images/Getty Images

El francés, además, podría actuar en la que, según él mismo, es su demarcación favorita, por detrás del punta, pues era Coutinho quien, hasta el Clásico, se desenvolvía en esa zona. Después de sus declaraciones con Francia, y las del seleccionador galo, excusando sus problemas en una cuestión de posición, Griezmann puede tener la mejor ocasión ante si mismo, aunque el escenario no sea el más propenso al triunfo, de volver a brillar, pero también el último cartucho para hacerlo vestido con la camiseta del FC Barcelona.