Di María, el único rescatable de la nefasta actuación del PSG ante el Manchester City

Franco Formoso
·2 min de lectura

Pese a haberse ido expulsado, Ángel Di María fue el mejor jugador de PSG ante Manchester City. La tarjeta roja expuso la bronca de no haber sido acompañado por el equipo. Se queda con el sinsabor de estar, una vez más, en la puerta de la gloria.

No fue casualidad que Ángel Di María explotara de bronca con un pisotón (irresponsable, claro está) ante Fernandinho. Y con él vino la expulsión, que puede explicarse por dos motivos: uno es la pérdida de brújula en un partido liquidado y otro bien claro es la bronca por no ser acompañado con el nivel de sus compañeros.

El argentino fue el mejor del Paris Saint-Germain, incluso hasta está dentro del podio de los más destacados del encuentro. Intentando jugar y generar peligro, Di María se impuso por sobre la mediocridad del equipo que no dio la talla en un partido tan importante como éste.

Los franceses una vez más se quedaron en la puerta de la gloria. Les pasó en la edición pasada, en la final ante el Bayern, y ahora les ocurrió frente al City de Guardiola. Faltó actitud, en casi todos se notó eso: menos en Di María.

No quiero justificar su agresión, para nada. Fue una expulsión totalmente infantil. Pero en ella se denotó un dejo de soledad, de frustración y de abandono por parte de un equipo que se creía que daba para más.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Se creyó que con la llegada de Mauricio Pochettino las cosas iban a cambiar. Y al menos cambiaron para Di María, que demuestra que está en un momento óptimo y por algo fue nuevamente citado al seleccionado argentino. Sin embargo, en general el PSG sigue sin demostrar que es una potencia mundial en los partidos que debe hacerlo. Sólo uno se salvó: Angelito.