Diego Costa: del fracaso a una actitud lamentable

Goal.com

Diego Costa nunca deja indiferente a nadie. El ex del Chelsea o Rayo Vallecano es de ese tipo de jugadores que siempre dejan huella, ya sea por sus actuaciones dentro del terreno de juego, o por su comportamiento fuera del campo. 

En el caso del jugador del Atlético de Madrid, la segunda opción es lo que se está convirtiendo en costumbre, para desgracia de sus compañeros y de su entrenador, Diego Pablo Simeone, que siempre ha apostado de forma radical por él, dejando muchas veces a otros delanteros en mejor estado de forma en el banquillo para dar entrada al atacante de Lagarto. 

Las últimas polémicas en las que se ha visto envuelto Costa fueron durante y tras el encuentro ante el Liverpool. Fue titular, pero su bajo rendimiento le condenó a la sustitución. Tras el cambio, se mostró el punta muy enfadado, con malas caras y un gesto claro de decepción. 

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Después del encuentro, vino la peor parte. En plena crisis por la expansión del coronavirus, a Costa se le ocurrió hacer una broma de mal gusto. Al pasar por zona mixta, tosió de forma exagerada para 'justificar' que no hablara ante los periodistas después del choque. 

Unos gestos que le pueden salir caros a un jugador que, desde que volvió a la capital de España en 2018 por 66 millones de euros, procedente del Chelsea, no ha mostrado la versión que le hizo ganar una Liga o una Copa del Rey, entre otros trofeos. 

En su vuelta a Madrid, a pesar de solo competir media temporada, fue capaz de marcar 7 goles y dar 6 asistencias entre todas las competiciones. Unas cifras que dieron esperanzas a los aficionados rojiblancos, que no estaban muy convencidos de la vuelta del '19' a la que fue su casa.

Sin embargo, y a pesar de marcar un doblete en la Supercopa de España, la temporada 2018/19 fue el principio del fin para Costa. 

En 16 partidos de Liga la pasada temporada, el brasileño solo fue capaz de marcar 2 goles y dar 2 pases de gol, siendo una de sus peores temporadas en cuanto a números de toda su carrera deportiva. 

En cuanto a la Liga de Campeones, la cosa no fue mejor para Diego Costa. Solo 1 gol y 1 asistencia fueron los guarismos de un delantero que decepcionó sobremanera, sobre todo por el alto coste de su fichaje para el Atlético, que decidió satisfacer uno de los mayores deseos de Simeone. 

Y, en esta actual temporada, las cosas no han mejorado demasiado para uno de los delanteros más voraces del Viejo Continente. Solo ha anotado 2 goles en Liga (ante el Mallorca y el Valencia), y, desde la jornada 9 del torneo de la regularidad, no ha vuelto a ver puerta en la Liga. 

A falta de que finalice la temporada, el bajón de rendimiento de Costa es más que evidentemente. Además, actos de indisciplina como el de la pasada temporada, en la que se negó a entrenar después de que el club rojiblanco le abriese un expediente, no ayudan a que vuelva a su mejor nivel, del que está muy lejos y, por lo que parece, se aleja cada día más. 

Otras historias