Dinner cancelling: el plan para adelgazar y mantener peso que cada vez se usa más

Yahoo Vida y Estilo

Dejar de comer a primera hora de la tarde. Así funciona el ‘Dinner cancelling’, un método cada vez más utilizado para perder peso y combatir el envejecimiento que propone 'saltarse' o adelantar la cena un par de días a la semana

La 'cancelación de la cena' consiste en evitar comer después de las 5 p.m. Si tomas un refrigerio energético justo antes, no tendrás dificultades para pasar el resto de la noche sin comer. (Foto: Getty)
La 'cancelación de la cena' consiste en evitar comer después de las 5 p.m. Si tomas un refrigerio energético justo antes, no tendrás dificultades para pasar el resto de la noche sin comer. (Foto: Getty)

¿Podrías estar en ayunas desde la cinco de la tarde hasta las siete de la mañana del día siguiente? No, no es un castigo, sino una nueva dieta que promete perder peso al eliminar una de las comidas principales del día, la cena. Los expertos lo llaman Dinner cancelling’, una suerte de ayuno intermitente en el que se come a unas determinadas horas del día y se aprovecha el descanso nocturno para adelgazar.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Y es que la clave para perder peso podría estar en la última comida del día. Como sugiere el término en inglés, ‘Dinner cancelling’, esta dieta consiste básicamente en la cancelación de la cena. El concepto en sí suena fuerte. Hay que matizarlo un poco para entender cómo funciona.

La idea viene de Alemania, y no se trata de empujarnos a comer cada vez menos sino de reajustar los horarios de las comidas. De hecho, las personas que se mantienen delgadas suelen cenar antes. Esa precisamente es la clave, una ‘restricción temporal’ que promueve el ayuno completo durante la noche.

Una dieta lanzada hace ya unos años por el nutricionista alemán Dieter Grabbe, quien respalda la necesidad física y fisiológica de ayunar no solo para perder peso rápidamente (hasta 3 kg en solo 2 semanas) sino también para “purificarse o limpiarse por dentro”.

Para lograr buenos resultados con el ayuno nocturno, es necesario beber mucho durante todo el día, y especialmente después de las 5 p.m. En los días que se practica es posible alcanzar hasta los 3 litros de líquidos. El agua es la bebida más adecuada, mejor a temperatura ambiente. (Foto: Getty)
Para lograr buenos resultados con el ayuno nocturno, es necesario beber mucho durante todo el día, y especialmente después de las 5 p.m. En los días que se practica es posible alcanzar hasta los 3 litros de líquidos. El agua es la bebida más adecuada, mejor a temperatura ambiente. (Foto: Getty)

El ‘Dinner cancelling’ es una dieta detox que restringe los alimentos sólidos en una determinada franja horaria y solo permite bebidas no calóricas como agua o té de hierbas. Para que sea seguro y efectivo, es importante tomar todos los nutrientes necesarios para el requerimiento diario en las dos comidas restantes, es decir, en el desayuno y el almuerzo.

Acelera el metabolismo

El objetivo del ‘Dinner cancelling’ no es solo perder peso, sino que también busca recuperar la energía y mejorar la salud. Se supone que al adelantar la cena, nuestro organismo extraerá el máximo beneficio al alimento que hayamos ingerido previamente y almacenará menos grasa.

Según Grabbe, entrenador personal y experto en nutrición y salud natural, después del ayuno nocturno se invierte el metabolismo y también el reloj biológico, lo que ralentiza el envejecimiento”.

Junto al cambio de horario, el ayuno prolongado -dejar pasar más tiempo desde que se cena hasta que se desayuna- influye también en esta pérdida de grasa. Estas serían las patas principales sobre las que se asienta el ‘Dinner cancelling’, un método para adelgazar que según publica GQ: “permitirá que el metabolismo basal pase de quemar el azúcar recién consumido a quemar la grasa que ya está aposentada en el cuerpo, con lo que conseguiremos bajar de peso”. Pero para lograrlo, tenemos que dejar a nuestro cuerpo sin comer durante muchas horas seguidas. ¿Cuántas? Pues un mínimo de 12 horas.

No comer después de la 7

Siendo español de pura cepa, cumplir esto te va a costar. Pero si quieres adelgazar, la última comida del día deberías hacerla a las 7 de la tarde, es decir, al estilo europeo. Sí, es bastante pronto para lo que se estila en nuestro país (la mayoría de las casas españolas no se cena hasta las 10 de la noche, sobre todo en verano) pero, si quieres perder peso siguiendo esta dieta, es lo que hay. 

De hecho, un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Harvard,en Massachusetts, y Tufts, en Boston, recogido por el diario digital El Español, apunta que "cenar tarde hace que puedas engordar más o que adelgaces menos". 

"No solo es importante qué comemos, sino también cuándo lo hacemos. Además, descubrimos su explicación metabólica. Detectamos la presencia de un reloj periférico en nuestro tejido adiposo que, en función de los horarios, activa o desactiva genes que afectan a la ganancia o pérdida de peso", asegura a este diario la doctora Marta Garaulet, catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia e investigadora en Brigham and Women's Hospital de la Universidad de Harvard, quien ha participado en la investigación.

Por ejemplo, la doctora Garaulet y Frank Scheer, también de la Universidad de Harvard, publicaron un trabajo en tejido graso humano que demostraba que la hora en que mejor toleramos los azúcares es alrededor de las 12 del mediodía, mientras que, por la noche, esa tolerancia a los carbohidratos disminuye hasta cuatro veces.

Por tanto, cenar a las 7 no sería tan descabellado, apuntan los expertos en Nutrición de las clínicas Opción Médica porque en realidad,no estamos preparados para comer de noche, de ahí que sea más difícil metabolizar los alimentos; a partir de las siete de la tarde nuestro organismo empieza a prepararse para el reposo, enlenteciendo la asimilación de la comida, cuentan al Elle. A largo plazo, cenas llevadas a cabo tarde pueden propiciar problemas metabólicos tan importantes como obesidad o diabetes”.

Cómo funciona

Depende de los objetivos que nos hayamos fijado. El método estándar implica dos o tres tardes a la semana de ayuno nocturnos, pero se puede llevar a cabo en ciclos de unos pocos meses, o incluso durante todo el año. Eso sí, siempre es recomendable hacerlo bajo la supervisión de un especialista para evitar cualquier problema de salud.

Jennifer Aniston y Reese Witherspoon siguen este método que cada día cuenta con más fans y que consiste en pasar entre 12 y 16 horas sin tomar ningún alimento sólido.

Elsa Pataky contó que ella y su marido, el actor Chris Hemsworth, son firmes seguidores del ‘Dinner cancelling’. Muchas otras celebrities como Scarlett Johansson o Gisele Bundchen defienden este planteamiento.

Aunque no es necesario pasar penurias ni correr riesgos. “Incluso una vez por semana es suficiente para evitar que el hígado, los riñones y los intestinos se sobrecarguen y les dé la oportunidad de regenerarse”, explica Grabbe en su libro publicado en Italia por Edizioni Red. Además, el cuerpo usa estas horas de descanso para eliminar sustancias nocivas.

“La cancelación de la cena activa las llamadas moléculas de choque térmico, que aseguran que las estructuras de proteínas del cuerpo tengan la forma y el funcionamiento correctos en el cuerpo de una manera óptima, y en consecuencia, los músculos y los órganos se mantienen en forma".

Para ser honestos, el ayuno de sólidos no solo se refiere a la cena, sino que de hecho se extiende desde las 17:00 horas en adelante. Quienes siguen la dieta a rajatabla solo pueden tomar tisanas ligeras, sin azúcar o, en el mejor de los casos, con un poco de miel. Aquellos que no pueden soportar el ayuno total pueden comer bocados ligeros, por ejemplo, vegetales crudos.

Hay que advertir que al radicalizar el planteamiento inicial del ‘Dinner cancelling’, se puede producir el efecto contrario. Es decir, al ayunar desde las 17 horas se corre el riesgo de desacelerar y ahogar el metabolismo, por eso es importante buscar consejo médico y adaptar la dieta a cada caso.

Porque aunque lo que se busca es entrar en cetosis, "en general, 16 horas no bastan para obtener sus beneficios como es el perder rápidamente grasa conservando el músculo, tener mucha energía y no pasar hambre", apunta la doctora Dolores Saavedra, médico genetista y endocrinóloga Nutrigenética y Formadora de PronoKal Group.

De hecho, la experta asegura que "cuando se inicia este método, el cuerpo debe pasar por un periodo de adaptación donde sí que se pasa hambre, hasta que el cuerpo se acostumbra al ayuno”.

Y es que si bien, se ha demostrado que la cetosis es muy beneficiosa para el organismo, "tiene que ser pautada por un médico, estar suplementada con vitaminas y micronutrientes y acompañada de ejercicios de tonificación muscular así como de acompañamiento emocional, que permita al paciente cambiar de hábitos, pero sobre todo, debe ser un ayuno prolongado ahorrador de proteínas", advierte Saavedra.

En qué nos beneficia

En su forma ‘intermitente’, el ayuno que propone Grabbe puede volverse positivo, ya que mejora los parámetros metabólicos y reduce el estrés oxidativo. "Saltarse la cena y concentrar las comidas en unas pocas horas puede promover la oxidación de las grasas y su eliminación. Y cuanto más largo sea el ayuno nocturno, más se activa este fenómeno. Siempre, sin embargo, para mantener bajo control las calorías que se introducen en el resto del día ", explica Laura Rossi, nutricionista e investigadora de CREA, Centro italiano de Investigación Alimentaria y Nutrición.

En efecto, una tensión más baja y mayor longevidad serían algunas de las ventajas que promete este plan de alimentación con el que además lograrás reconciliarte con la almohada y fortalecer el sistema inmune. Y es que el ayuno intermitente no sola ayuda a adelgazar, también reduce el estrés y los niveles de cortisol, y controla los niveles de azúcar en la sangre incluso aumentando nuestra concentración, según algunos estudios.

Además según su creador, seguir una dieta como ‘Dinner Cancelling’ puede ayudar a dormir mejor, a reducir la inflamación, a prevenir el Alzheimer y a regular los ritmos fisiológicos que rigen la actividad de los intestinos.

Menú tipo

Este sería un ejemplo muy genérico de la ‘dieta para cancelar la cena’ sugerido por diet.pourfemme.it y publicado en la web del restaurante italiano Dissapore.

  • Desayuno: 200 ml de yogur bajo en grasa con dos cucharadas de muesli, endulzado con una cucharadita de miel, o un sándwich de 60 g con 3 lonchas de jamón magro y un vaso de zumo, a poder ser de limón.

  • Almuerzo: lenguado a la naranja con 200 g de papas hervidas y de postre, pomelo.

  • Merienda: 100 g de queso tipo Philadelphia con 20 g de nueces picadas o avellanas y 40 g de pan.

  • Cena: té de hierbas endulzado con una cucharadita de miel

El desayuno se convierte así en la comida principal del día, en la que debe primar los alimentos saludables y frescos, sin exagerar con los condimentos, grasas y azúcares insaturados. Para comer, carnes blancas como pollo a la parrilla o pechuga de pavo o pescado magro. De guarnición, una rica ensalada.

No hay que olvidarse del snack de media tarde ya la cena habrá que saltarsela, y también es importante combinar los alimentos correctamente: 5% de carbohidratos, 25% de proteínas y 10% de grasas. Por último, la cena se sustituye por una bebida caliente para ‘engañar’ al estómago y tener sensación de saciedad. Un planteamiento que no debes repetir más de 3 noches a semana.

Tampoco deberías seguir ésta ni ninguna otra sin supervisión médica porque si bien es cierto que durante la noche es necesario mantenerse más liviano y no comer alimentos demasiado sazonados, la única forma de ‘acelerar’ y ayudar al metabolismo es comer poco, y sano, pero a menudo.

No apta para todos

Estas dietas funcionan solo si se come menos en las horas permitidas y evita lo que los expertos en nutrición llaman “atracones”. Una dieta de ayuno intermitente solo es posible con mucho control y aprendiendo a manejar los ataques de hambre.

Evitar la comida durante 12 o 16 horas no es para todos. Nuestros ritmos circadianos, el ritmo de sueño-vigilia, afectan nuestra nutrición. Por tanto, según seamos personas diurnas (alondras) o nocturnas (búhos) tendremos más o menos problemas a la hora de saltarnos la cena.

A una ‘lechuza’ le resultará muy difícil controlar el hambre nocturna. Y para aquellos que trabajan por turnos o necesitan mantener la atención temprano en la mañana y en la noche, el ‘Dinner Cancelling’ puede no ser adecuado porque el éxito de esta dieta está vinculado al estilo de vida. Por eso, insisto, lo mejor es buscar el consejo de un médico antes de comenzar.

¿Qué te parece esta dieta? ¿Crees que el ayuno controlado puede ser beneficioso?

Más historias que pueden interesarte:

Perder y ganar peso de forma repetida aumenta el riesgo de cáncer

¿Ayuno intermitente o estricto, cuál es más saludable?

Otras historias