Los diputados franceses aprueban la "tarjeta sanitaria" de COVID a la segunda

·2 min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Un hombre utiliza una escalera durante los preparativos para la reapertura de los restaurantes y las playas en Niza en Francia

PARÍS, 12 may (Reuters) - La Asamblea Nacional de Francia aprobó el miércoles la creación de una "tarjeta sanitaria" de COVID-19 que los ciudadanos podrán utilizar para asistir a eventos deportivos, festivales y parques temáticos con gran afluencia de público, una medida gubernamental muy controvertida para contribuir a la reapertura segura de la economía.

El pase sanitario, que entrará en vigor a partir del 9 de junio, acreditará que una persona ha sido vacunada contra el coronavirus, tiene una prueba de PCR negativa reciente o se está recuperando de la COVID-19 y, por tanto, tiene anticuerpos naturales.

La propuesta fue inicialmente rechazada en la Cámara Baja el martes por la noche por temor a que atente contra las libertades civiles, en una infrecuente derrota para el partido gobernante del presidente Emmanuel Macron, después de que los aliados centristas del MoDem se opusieran.

Los legisladores del MoDem acusaron al Gobierno de hacer oídos sordos a las líneas rojas del partido.

El pase sanitario fue aprobado en una segunda votación el miércoles después de que el Gobierno acortara el período de transición durante el cual podrá volver a imponer restricciones como el toque de queda sin el permiso del parlamento una vez que se levante el estado de emergencia de Francia el 2 de junio.

Francia ha comenzado a levantar lentamente un tercer confinamiento nacional a pesar de registrar casi 20.000 nuevos casos cada día y de que las salas de cuidados intensivos siguen saturadas.

El 19 de mayo se permitirá la reapertura de restaurantes, cafés y bares con servicio al aire libre y se reabrirán tiendas, museos y cines. Tres semanas después, los lugares de culto y los estadios deportivos podrán admitir hasta 5.000 personas y los turistas extranjeros podrán visitar el país.

Macron ha dicho que el certificado sanitario, que puede ser digital o en papel, frenará la propagación del virus en eventos con multitudes de más de 1.000 personas. No se utilizará para los locales de uso cotidiano, como restaurantes y cines, ni para acceder al transporte público.

La legislación pasa ahora al Senado.

(Información de Richard Lough y Elizabeth Pineau; editado por Gareth Jones, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente